PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El despacho Montero Aramburu elige a Isidro del Saz como socio director de la oficina de Madrid

Fue uno de los impulsores de la oficina de Roca Junyent en Madrid y ahora lidera un proyecto en la capital de España con una veintena de profesionalesLos tres nuevos socios, junto a los dos socios directores del bufete. De izquierda a derecha, Armando Fernández-Aramburu, Isidro del Saz, María Martínez-Avial y José Antonio Cadahía, Enrique Montero.
|

Tener tamaño para ser competitivo y convertir Madrid como centro de operaciones, junto con la oficina central de Sevilla, son los objetivos del despacho Montero Aramburu, fundado en la capital hispalense en 1971. Así de claro lo tiene Isidro del Saz, nuevo socio director de la oficina en la capital de España.

Este despacho, con oficinas también en Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canarias, Huelva y Córdoba, cuenta con más de 150 profesionales, entre abogados y economistas, integrados en un colectivo que aglutina a un total de 225 personas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En 2017 facturó 14,5 millones de euros.

Los socios directores del despacho, Enrique Montero y Armando Fernández-Aramburu, aseguran que “la experiencia de Isidro y sus demostradísimas capacidades de gestión y liderazgo hacen de él el profesional más adecuado para estar al frente de la oficina de Madrid, en un momento en que afrontamos con mucha ilusión y energía el gran reto de situar a Montero Aramburu entre los principales despachos del país”.

Consolidar Madri

Del Saz, uno de los pilares de Roca Junyent hasta hace algo más de un año -no en vano fue uno de los impulsores de la oficina de Madrid-, explica que hay que darse cuenta de la importancia que tiene la capital de España para muchos asuntos. “En esta ocasión estoy ilusionado con el reto de volver a posicionar una marca desde este escenario madrileño”, asegura.

PUBLICIDAD

Una vez que las experiencias de Andalucía y Canarias para este despacho son rentables, el proyecto que este fiscalista amante de los retos profesionales tiene en sus manos es, por tanto, consolidar la firma en Madrid.

Reconoce que el proyecto que le plantearon los socios directores de Montero Aramburu “le convenció plenamente” en este nuevo giro profesional.

PUBLICIDAD

“Al mismo tiempo hay que reconocer que muchos clientes nos han seguido y responden a esta relación de confianza, en algunos de los casos de años, y a los equipos de profesionales que también han aceptado incorporarse a un reto nuevo”.

PUBLICIDAD

Para Del Saz esto refleja que “junto al prestigio de una gran marca, el cliente busca a su profesional de cabecera, que conozca bien el mercado y su negocio. Cualquier tipo de relación profesional que se ponga en marcha se basa en la confianza”.

“Una confianza que los abogados nos la tenemos que ganar día a día con un servicio excelente, empatía y un conocimiento demostrable del sector de actividad en el que se desenvuelven”, añade.

Esta firma ha evolucionado en los últimos años de ser un despacho centrado únicamente en el ámbito tributario a diversificarse en el resto de las jurisdicciones de la abogacía de los negocios. Ha impulsado diferentes asuntos en material procesal, civil y laboral, de tal forma que el área tributaria se ha reducido al 33% del total.

En la oficina de Madrid ya coexiste una plantilla cercana a los veinticinco profesionales. Eso ha hecho que la firma cambiara de oficinas a una nueva sede más amplia en el céntrico Barrio de Salamanca.

“El despacho va a apostar por este proyecto porque ven que es un mercado en el que se puede crecer más. Estamos hablando al mismo tiempo de una oportunidad y de una necesidad”, explica el propio Del Saz, quien se muestra convencido que se pueden hacer muchas cosas.

PUBLICIDAD

Junto a el, y también procedentes de Roca Junyent, se han incorporado como socios, José Antonio Cahadía y María Martínez-Avial. Estos profesionales, al igual que Del Saz se han incorporado con sus equipos, con lo cual las nuevas incorporaciones se sitúan en un total de once abogados.

Un proyecto en el que aportará su experiencia previa

Para Del Saz este reto profesional que ahora asume es similar a cuando tuvo que afrontar la expansión y desarrollo de la oficina de Roca Junyent en Madrid.

“Hay muchas similitudes, sobre todo a nivel de filosofía institucional, aunque es evidente que los tiempos han cambiado. Esto que estoy viviendo en Montero Aramburu, salvando las distancias, fue lo que viví en el anterior despacho hace años”, aclara.

Respecto a las claves para gestionar bien una oficina de un despacho de estas características, nos explica que “se basa en trasladar confianza a los clientes y hacer negocio. Y a nivel de gestión, se trata de una oficina dependiente de otra mayor. Lo más importante es que se encuentre el equilibrio adecuado entre las necesidades locales del despacho y hacerlas compatibles con la filosofía general de la firma, cuestión que no siempre es sencilla”.

Asimismo, como socio coordinador de este proyecto se ha designado a Javier Valdecantos Lora-Tamayo, incorporado a Montero Aramburu hace más de dos décadas y actual responsable de su Departamento Mercantil.

Isidro del Saz es licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales, especialidad Hacienda Pública, por la Universidad Autónoma de Madrid y máster en Sistema Fiscal Español por la Escuela de Economía. Desde 2012 es vocal del Consejo para la Defensa del Contribuyente del Ministerio de Hacienda.