PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los accidentes con patinetes eléctricos se podrían triplicar este año

Los expertos piden una regulación desde el Código de la Circulación para estos vehículosLos expertos señalan que la regulación tiene que venir de la DGT y no de los ayuntamientos.
|

La falta de medidas sobre la seguridad vial podría triplicar los accidentes con patinetes eléctricos a lo largo de este año. Los expertos prefieren una regulación uniforme desde el Código de la Circulación y no que, cada ayuntamiento, establezca sus normas.

Patinetes eléctricos, monociclos, «hoverboards», «segways»… Hasta sus nombres resultan nuevos, pero lo cierto es que los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) forman parte de nuestro paisaje urbano desde hace apenas dos años, un plazo que, en el caso de las empresas de alquiler, alcanza poco más de 6 meses.

PUBLICIDAD

Las ventajas de estos vehículos son numerosas: son económicos, ligeros, no contaminan y, además, no necesitan seguros ni permisos para poder circular por nuestras ciudades, lo que, a priori, podría parecer positivo para la Seguridad Vial.

PUBLICIDAD

Pero los expertos advierten de que urge abordar cuanto antes el fenómeno de los VMP, entre ellos el patinete eléctrico, para evitar que crezca su siniestralidad.

LA SOCIEDAD PERCIBE «UN PELIGRO» EN LOS VEHÍCULOS DE MOVILIDAD PERSONAL

El pasado año, el 90% de los accidentes entre un VMP y otro usuario de la vía, fueron causados por los primeros.

PUBLICIDAD

Estos siniestros los sufrieron mayoritariamente jóvenes de 29 años de media, un 33% de ellos  en la calzada y un 57% contra otros vehículos.

Así lo señala la Fundación Línea Directa en un reciente estudio en el que se indica que el 96,5% de los españoles reconoce que no sabe “nada o casi nada” de la normativa aplicable a estos vehículos y casi el 70% reclama una ley clara y común a todo el país.

En este momento, la sociedad percibe a los VMP como un peligro: casi 25 millones de españoles, un 72%, consideran que son una amenaza para la seguridad vial y el 95% cree que sus usuarios “no respetan las normas de circulación y van por donde quieren”.

PUBLICIDAD

Aunque el Real Decreto que prepara la DGT limita la velocidad de los Vehículos de Movilidad Personal a 25 Km/h, este borrador delega en los ayuntamientos la regulación de las principales demandas de los españoles.

El 96% de los ciudadanos pide que los VMP circulen fuera de la acera y el 79% que sus conductores lleven casco.

PUBLICIDAD

Además, un 84% de los encuestados quieren que los usuarios de VMP tengan carné o formación.

 273 ACCIDENTES Y 5 VÍCTIMAS MORTALES EN 2018

La falta de experiencia de muchos de sus usuarios y la ausencia de una normativa homogénea han sembrado el caos en nuestras calzadas y aceras.

Según datos de la Fiscalía de Seguridad Vial, en 2018 hubo 273 accidentes con Vehículos de Movilidad Personal en los que se registraron 5 víctimas mortales.

Pero si no se toman medidas, el futuro puede ser peor.

El estudio de Fundación Línea Directa titulado “Vehículos de Movilidad Personal (VMP): ¿amenaza u oportunidad para la seguridad vial?», recoge conclusiones y la opinión de la población sobre este medio de transporte, para lo que se han hecho casi 2.600 entrevistas por toda la geografía nacional.

PUBLICIDAD

Se ha hecho foco en las ciudades pioneras en este tipo de transporte, como Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia, con casi 1.000 entrevistas específicas en estas capitales.

«URGE UNA UNIFORMIDAD EN LA REGULACIÓN DE LOS VMP POR PARTE DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE TRÁFICO»

Fernando Fanego, consejero de la sección de Responsabilidad Civil del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) y abogado de Nexum legal, señala que “es importante que se haga una regulación rápida y eficiente de los patinetes eléctricos. Es más, debe ser la Dirección General de Trafico (DGT) quien lo haga para que exista una uniformidad en esa regulación. Ceder esta potestad a los Ayuntamientos puede generar problemas de que esa uniformidad en la regulación no sea la apropiada. Lo estamos viendo en el tema de las VTC y los taxis”.

Para este letrado “se trata de evitar la espiral de accidentes y que el número de siniestros se incremente de forma peligrosa. Es necesario afrontarlo de forma directa y evitar el libre albedrío».

A juicio de Fanego, las consecuencias de un atropello con este tipo de vehículos pueden ser peligrosas.

«Si el patinete es alquilado», aclara este abogado, «la compañía debe tener una póliza de responsabilidad civil general para cubrir los daños a terceros.  Habrá que ver qué ha contratado con la aseguradora. Si se tiene en propiedad, habrá que hablar con la compañía aseguradora de nuestra vivienda, para que sepamos que es lo que cubre. En algunas ocasiones, el propio seguro de hogar cubre este tipo de asuntos. De no existir seguro, habrá que afrontar la responsabilidad de ese siniestro y sus consecuencias”.

«CON ESTOS VEHÍCULOS NACE UNA NUEVA SINIESTRALIDAD Y LA ADMINISTRACIÓN TIENE OBLIGACIÓN DE FIJAR LÍMITES»

Para Natalia Huertas, abogada del despacho Vosseler Abogados, especializado en accidentes de tráfico, “el incremento del uso de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) como nuevo medio de transporte, implica el nacimiento de una nueva modalidad de siniestralidad que nos afecta a cada uno de nosotros y a nuestras familias”.

Para Huertas, «es de vital importancia establecer una regularización clara y precisa y que se transmita desde la educación mediante cursos de formación a los más pequeños, de forma que se adapten progresivamente a nuestro día a día de forma pacífica y con total seguridad”.

Ambos juristas piensan que “la Administración tiene la obligación de reestablecer el orden y fijar los límites necesarios para su correcto funcionamiento. Obligatoriedad de contratación de una póliza de seguro que garantice la cobertura de los daños que puedan ocasionarse, establecer zonas de aparcamiento a fin de evitar el descontrol en las aceras y establecer el uso de casco para la protección del propio usuario conductor”.