PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Mujeres juristas asociadas en la red «Women in a Legal World» impulsan el liderazgo femenino desde la mentoría

Foto de familia de esta red de ayuda mutua de mujeres juristas; fue tomada a finales del año pasado. WLW.
|

Un grupo de mujeres juristas siguiendo una idea de la abogada y experta en arbitraje Marlén Estévez, han puesto en marcha la red de profesionales Women in a Legal World (Mujeres en el Mundo del Derecho), o WLW, por sus siglas en inglés, inspirada en la iniciativa Mirada Plural, un grupo de mujeres directivas que se reúnen varias veces al año para conocerse y aprovechar sus sinergias.

La idea parte de la propia Estévez que propuso a su entorno más cercano de mujeres juristas, de distintos ámbitos del sector legal, poner en marcha dicha red de contactos organizando encuentros periódicos para estrechar lazos entre sus integrantes y fomentar el Networking.

PUBLICIDAD

La red al completo se ha reunido tres veces en los meses de septiembre y noviembre de 2018 y enero de 2019. Al mismo tiempo  se han planificado reuniones bimestrales a lo largo del resto de 2019.

PUBLICIDAD

En el primer encuentro tomó parte espontáneamente la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, para felicitar animar  a impulsar la iniciativa.

A la segunda se invitó a intervenir a Fernando Rivas entrenador de Carolina Marín, triple campeona del mundo y campeona olímpica de bádminton.

PUBLICIDAD

En la tercera asistió  la periodista Gloria Lomana, quien expuso su experiencia de liderazgo en un sector típicamente masculino como el de los medios de comunicación.

Hace unos días WLW organiza un taller de liderazgo intergeneracional, dividido en dos sesiones gestionado por Sara Pérez Tomé y Sara Molina.

Dos profesionales del mundo del asesoramiento y de la gestión de personas y, además, curiosamente, madre e hija, que explicaron la importancia de una buena gestión del liderazgo en las organizaciones.

PUBLICIDAD

Molina también es socia de este movimiento de mujeres juristas por su vinculación al mundo del marketing jurídico y desarrollo de negocio.

“Es una gran oportunidad de fomentar el talento femenino y darnos cuentas que las mujeres podemos alcanzar cualquier reto que nos propongamos a nivel profesional. WLW es una iniciativa transversal a cualquier iniciativa del sector jurídico”, relata.

PUBLICIDAD

La próxima acción es el lanzamiento de un programa de «Mentoring» (o mentoría en español), que se define como una relación profesional en la que una persona con experiencia (el mentor) asiste a otro (el mentorado o «mentoree») en el desarrollo de habilidades y conocimientos específicos que mejorarán el crecimiento profesional y personal de la persona con menos experiencia.

Este programa está dirigido a ayudar a abogadas jóvenes y estudiantes de Derecho a desarrollar al máximo su potencial profesional con la colaboración de las socias de WLW. 

 Se trata de que tengan un referente para que puedan impulsar su carrera profesional sin tantas trabas. 

Es el caso de cuando algunas de ellas se quedan embarazadas, en ese momento surge la duda de quedarse en casa con los niños o seguir su carrera profesional

La responsable del programa de mentoría es Clara Cerdán, una jurista, experta en arbitraje, que tras trabajar en diferentes despachos de abogados de primer nivel se introdujo en el mundo de la empresa donde ha alcanzado el puesto de directora general de la Asesoría Jurídica y Secretaria del Consejo de una conocida constructora.

PUBLICIDAD

“El cambio está en seguir trabajando y no desengancharnos del mundo laboral. Tenemos que creernos que somos capaces de emprender lo que nos propongamos”, apunta.

LUCHAR POR LA FLEXIBILIDAD LABORAL Y LA CONCILIACIÓN

“Hay que luchar por la flexibilidad laboral, por la conciliación de la vida laboral y personal y la corresponsabilidad. Son cuestiones que tenemos que abordar hombres y mujeres porque somos complementarios. La empresa que apueste por ello estará mejor gestionada”, aclara Cerdán.

La iniciativa pretende transferir el saber acumulado en las personas más seniors para que puedan aportar sus experiencias como referente y guía en el camino a la inserción laboral.

Por último, en este tipo de actividades se generan  vínculos profesionales y personales entre mentoras y alumnas.

Para Cerdán“WLW es un proyecto apasionante cuya proyección última es el bien social. También quiere potenciar  en el futuro la presencia de mujeres líderes en posiciones de toma de decisiones en el mundo jurídico. Aprender enseñando e inspirar liderando es el mejor ejercicio de responsabilidad social que podemos y debemos hacer para mejorar nuestro entorno”.

FOMENTAR LA RED DE CONTACTOS PROFESIONALES

Bajo la iniciativa de WLW subyace  la idea de que las mujeres no dan importancia ni prestan atención suficiente al «networking», la red de contactos personales.

La idea que proponen es fomentar  el Networking al más alto nivel. De tal manera que cada integrante de WLW pueda disponer en poco tiempo  con una red amplia de referentes femeninos a los que acudir cuando surgieran oportunidades de negocio, intervenciones públicas, colaboraciones en medios, se requiriera asesoramiento a organizaciones, o fuera necesario cubrir vacantes, etc.

Por otra parte, a pesar de que desde hace décadas muchas mujeres eligen la carrera de Derecho como base para su desarrollo profesional, la realidad es que proporcionalmente muy pocas llegan a ser públicamente reconocidas y a alcanzar una posición de máxima responsabilidad en sus respectivas organizaciones.

Como todo, esta situación se debe a una pluralidad de factores entre los que destaca el hecho de que el jurídico es un entorno dominado, todavía, por un modelo productivo y organizativo eminentemente masculino.

Un modelo diseñado hace siglos a la medida de quienes tenían entonces la exclusiva en el acceso a la profesión de abogado, y que ha evolucionado bien poco a pesar de la incorporación masiva de mujeres al sector en las últimas décadas.

Las fundadoras de esta red pensaron que, para mejorar la situación y dotar a más mujeres de visibilidad en el sector, lo primero que había que hacer era conocerse unas a otras personalmente, descubrir afinidades, compartir preocupaciones, ideas y proyectos, y generar vínculos.

En definitiva, había que apoyarse unas en otras para ganar todas visibilidad respecto de las demás.

IMPULSORAS

El germen de WLW lo constituyen, además de Marlén Estévez  y Clara Cerdán: lo integran profesionales de todos los ámbitos del mundo jurídico como directoras de despacho de abogados como  Sonia Gumpert, directora de Recursos Humanos y de asesoría jurídica como María Llosent de Nárdiz Marina Pozas,  abogada especializada en derecho inmobiliario  Silvia López,  periodista experta en temas jurídicos como Noelia Marcos,  Ana B. Martínez,  como directora de presidencia de un Colegio Profesional como Cristina Sancho y Lidia Zommer, expertas en comunicación y marketing jurídico.

Estas profesionales se han movilizado e invitado a aproximadamente un centenar de mujeres juristas que lideran el sector desde diferentes ámbitos: socias de despachos, directoras de asesoría jurídica de empresas, catedráticas, decanas de colegios de la abogacía, procuradoras, registradoras, magistradas y juezas, consultoras, periodistas…