PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Garzón teme que Assange sea extraditado a EEUU porque ‘podría ser torturado como Chelsea Manning’

Anuncia que harán todo lo necesario a nivel nacional e internacional para defender los derechos del fundador de WikiLeaks, porque entienden que es una "persecución política"Baltasar Garzón, abogado coordinador de la defensa de Julian Assange. Foto: Carlos Berbell
|

Baltasar Garzón, coordinador de la defensa jurídica del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha informado que no tiene «garantías» de que Reino Unido no vaya a extraditar a su patrocinado a Estados Unidos diga lo que diga el Gobierno de Ecuador.

Garzón teme que sea extraditado.

PUBLICIDAD

«Allí podría ser condenado a muerte o sufrir torturas como las que padeció la también filtradora Chelsea Manning, un caso similar», ha señalado el exmagistrado, director del despacho de abogados ILOCAD (International Legal Office for Cooperation and Development).

PUBLICIDAD

El fundador de WikiLeaks fue detenido ayer en la Embajada de Ecuador en Londres después de que el Gobierno de Ecuador le retirase el asilo que ostentaba desde 2012 y la nacionalidad que le concedió bajo mandato de Rafael Correa.

«Aunque Ecuador dice que Gran Bretaña se ha comprometido a no extraditar a países con pena de muerte, y EEUU, la tiene reconocida, nosotros no hemos visto ese compromiso», ha señalado el exmagistrado, y ha apuntado que la exsoldado «Chelsea Manning sufrió torturas y así lo desveló el Relator contra la Tortura en su momento».

PUBLICIDAD

«Tenemos motivos serios y fundados de que eso se puede producir. No se han dado esas garantías y hay casos y precedentes de que Gran Bretaña ha extraditado a personas sin ese tipo de garantía. Habrá que esperar, porque la justicia de Gran Bretaña tendrá que hablar con quien corresponda para el proceso de extradición que esperamos que como todos, será largo«, ha indicado.

Chelsea Manning trabajó como analista de inteligencia para el Ejército estadounidense. Es la primera gran fuente de WikiLeaks. El pasado 5 de abril fue enviada a prisión después de que se negara a declarar ante un juez federal de EEUU sobre su divulgación de secretos militares en 2010.

Permanecerá en la cárcel hasta que testifique o hasta que el gran jurado que lleva el caso haya completado sus investigaciones sobre WikiLeaks, ha dictaminado el juez federal Claude Hilton, de Alexandria (Virginia, EEUU).

PUBLICIDAD

LAS ACTUACIONES QUE LLEVARÁN A CABO PARA PROTEGER A ASSANGE

Garzón ha avanzado algunas de las medidas que ha puesto en marcha el equipo jurídico para «proteger» a Julian Assange, como presentar de nuevo denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos cuya última resolución al respecto habría incumplido Ecuador al no evaluar la necesidad de mantener el asilo antes de retirarlo; o movilizar a los relatores de Naciones Unidas sobre justicia, torturas y detención arbitraria para que supervisen el proceso.

Asimismo, ha informado que acudirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, además, presentará una querella porque «Wikileaks, Assange y sus defensas han sufrido un ataque informático de filtración masiva de datos de las reuniones que se han mantenido en la embajada», hecho que ha tildado de «muy grave» porque ha acarreado «un intento de extorsión con identificación de personas».

PUBLICIDAD

Para el exmagistrado de la Audiencia Nacional, en este contexto y habida cuenta de las condiciones en que estaba viviendo Assange no habían generado ningún problema «hasta que cambió» el Gobierno en Ecuador, decir que se cesa el asilo porque ha vulnerado el protocolo de convivencia «no es cierto».

«La interpretación que ha hecho sobre el asilo es presidente Lenin Moreno es arbitraria y no tiene consistencia. No es cierto el incumplimiento por parte de Julian Assange del protocolo de convivencia y en ninguna norma internacional está previsto que por el incumplimiento de esas normas se pueda dar por finalizado el asilo», ha asegurado.

Sobre las pruebas que Ecuador dice tener al respecto, Garzón sostiene que demostrarán su falsedad.

«No se puede mentir a la ciudadanía ni siquiera por razones políticas. No es cierta la vinculación con hackers rusos ni el incumplimiento de un protocolo de convivencia que le ha llevado a una situación mucho peor que en un régimen penitenciario. Tendremos la ocasión de revelar todas las circunstancias y hay que ser valiente; si se ha puesto fin a ese asilo, que se digan las verdaderas razones», ha apostillado.

Ha insistido, además, en que «Rusia no tiene nada que ver con Julian Assange» y lo afirma «categóricamente».

PUBLICIDAD

También ha descartado que éste participase en la filtración de más documentación sensible una vez había renunciado a la presidencia de Wikileaks o que su polémica posición a favor de los independentistas en Cataluña haya incidido en este desenlace.

«No creo que tenga más valor que el que en su momento se le dio y también se extrapoló, porque no fue como se presentó», ha añadido.

Baltasar Garzón ha afirmado que tampoco es cierto el incumplimiento por parte de Julian Assange de las medidas del protocolo de convivencia y que, en cualquier caso, en ninguna norma internacional está previsto que, por el incumplimiento de un protocolo de convivencia, se pueda expulsar y dar por finalizado unilateralmente el asilo.

Además, ha destacado que WikiLeaks, Julian Assange, sus defensas, y los abogados han sufrido un ataque un informático de filtración masiva, de invasión de los datos de las reuniones que se han tenido dentro de la embajada, «obteniendo documentos, vídeos y audios de reuniones y vida de aquel en el interior de la legación».

Ha anunciado que se ejercerán acciones legales de forma inmediata al respecto. «Ha habido incluso un intento de extorsión con identificaciones de personas concretas», ha señalado.

‘ES UNA PERSECUCIÓN POLÍTICA’

En lo que se refiere a la situación personal de Julian Assange, ha dicho que hace un año y dos meses se presentó ante la juez en Webminster la posibilidad de rendir cuentas por el quebranto de la medida cautelar de libertad vigilada con tobillera, que éste tenía desde 2010 cuando ingresó en la embajada de Ecuador en junio de 2012.

«Por tanto, nada que decir respecto de la decisión judicial en este concreto caso. La impugnaremos, en su caso por la vía procesal correspondiente», ha apuntado.

Además, ha subrayado en que harán «todo lo necesario a nivel nacional e internacional» para defender los derechos de Julian Assange».

«Entendemos que es una clara persecución política que arranca precisamente de la publicación masiva por parte de WikiLeaks en 2010 de informaciones muy graves, atentatorias a los Derechos Humanos, claramente definidas como procesos también de corrupción y de graves delitos en la Guerra de Irak», ha explicado.

Y ha añadido que «eso es por lo que el Gobierno de Ecuador, el presidente Rafael Correa en su momento, le otorgó un asilo que se ha mantenido hasta que ahora, por mano del presidente Moreno, arbitrariamente, se le ha puesto fin”.

Respecto a la suspensión de la nacionalidad ecuatoriana que Julian Assange tenía concedida desde hace más de un año, Garzón ha afirmado que se trata de «un hecho gravísimo y realizado sin respeto a ningún tipo de procedimiento».

Ha dicho que hará constar ante la justicia ecuatoriana todas estas circunstancias.

«No se puede secuestrar la opinión a un periodista”, ha sentenciado.