PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los separatistas utilizaron niños y ancianos contra la Policía siguiendo el manual de Gene Sharp

Sobre estas líneas, uno de los hechos a los que se refirieron los policías. El Español.
|

“A lo largo de los últimos días lo hemos estado escuchando una y otra vez de boca de los agentes de la Policía Nacional y de los Guardias Civiles que fueron enviados a impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017. Frente a ellos se encontraron a ancianos, a inválidos, a niños y, por supuesto, a mujeres en primera fila. Lo han relatado ante el tribunal que está enjuiciando a los procesados por aquellos hechos”, afirma Juan Antonio de Castro de Arespacochaga, analista de inteligencia y coautor del libro “Soros, Rompiendo España”. 

“De esa forma, pusieron las cosas muy difíciles a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado el cumplir las órdenes de la magistrada instructora del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El boicot es uno de los recursos fundamentales que Gene Sharp, el que fuera director del Albert Einstein Institution, desarrolló en su manual para derrocar dictaduras por métodos no violentos titulado ‘De la dictadura a la democracia’, y que los separatistas están aplicando en el conflicto”, añade De Castro.

Según relató el agente 102.764 el pasado 16 de abril en el Salón de Plenos de Tribunal Supremo ante la Sala de lo Penal que está juzgando a los 12 encausados, “ponían a niños y gente de avanzada edad en primera línea, luego, en las siguientes iban adolescentes con ‘bragas’ [en la cabeza, semicapuchas] que eran quienes aprovechaban [la protección infantil] para darnos” patadas y demás.

El agente 76.766 declaró: “No me pareció lógico ver a un hombre con el niño a hombros”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Aquí hay personas mayores, ayudadnos, pedimos a los Mossos” relató otro agente, el 710004.

El Ministerio del Interior ya denunció el 30 de septiembre –la víspera del referéndum ilegal– que en algunos colegios electorales ocupados se estaba “utilizando tanto a menores de edad como a ancianos con la única finalidad de intentar impedir una posible actuación por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

La utilización de personas vulnerables, afirmaba Interior, “demuestra la irresponsabilidad tanto de los dirigentes de la Generalitat como de las organizaciones a favor de la independencia que están impulsando y apoyando estas ocupaciones”.

PUBLICIDAD

En opinión de De Castro, esta estrategia no es en absoluto espontánea sino que responde a unos cálculos muy meditados.

Se contraponen a los miembros más débiles frente a los agentes del orden, que se ven, por ello, cohibidos a utilizar la violencia, y frente a los medios de comunicación que asisten como testigos a los acontecimientos.

“A ello se unió la falta de colaboración de los miembros de la policía autonómica catalana, los ‘Mossos d’Escuadra’, lo que contribuyó a extender y reforzar la estrategia de desobediencia que es la esencia del manual de Sharp para conseguir los fines que se buscan que, hasta ahora, era derrocar dictaduras, y que, en el caso de Cataluña, es romper un país democrático y miembro de la Unión Europea”, señala.

PUBLICIDAD

Otro de los recursos, muy utilizados en el conflicto catalán, son las caceroladas.

PUBLICIDAD

“No hay nada original ni inventado en la manipulación del conflicto de Cataluña. Son recetas que ya se han aplicado en otros países antes”, añade. 

“Hasta ahora se han implementado muchas de las tácticas no-violentas del manual de Sharp, tales como las 30 y 31, gestos groseros o insultantes y abrumar a funcionarios, la 32 y la 56, molestar a funcionarios, repudio verbal y boicot social selectivo a soldados o policías, la 34, vigilias, la 129, rehusar a ayudar a agentes gubernamentales, no darles información, etc., 137, rechazo a las órdenes de dispersar una reunión o encuentro, la 141, desobediencia civil a leyes calificadas de ‘ilegítimas’, y 172, ocupaciones no violentas; después de invadir no salirse, quedarse”, revela.

“Haciendo balance, en nuestro libro hemos identificado la aplicación de dos terceras partes de las recetas de Sharp”.

La Albert Einstein Institution, entidad financiada por el financiero estadounidense George Soros, ha contribuido, con su información, a derrocamientos como el del gobierno serbio de Slobodan Milósevic y la supresión del sistema político entonces imperante, o los cambios de gobierno de Ucrania o de régimen, como cuando se desmembró la desaparecida Unión Soviética, según De Castro. 

PUBLICIDAD