PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

5 consejos a pymes internacionales para evitar las demoras en los pagos y los impagos

Casi 3 de cada 10 pymes (28%) ven mermado su crecimiento como consecuencia de los retrasos en los pagos.
|

En la Unión Europea, destino principal de las exportaciones de las pymes españolas, casi 3 de cada 10 pymes (28%) ven mermado su crecimiento como consecuencia de los retrasos en los pagos, según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, empresa especializada en la gestión de cobro y prevención de impagos.

Esta realidad hace que el 28% de las pequeñas y medianas empresas europeas califique como elevado el riesgo que afronta a raíz de los intereses derivados de los impagos, máxime cuando más de la mitad de ellas, concretamente el 59%, recibe habitualmente peticiones para alargar los plazos de pago.

PUBLICIDAD

Como consecuencia, además, un 20% de las pymes en Europa considera que los impagos pueden poner en riesgo su viabilidad.

PUBLICIDAD

En este sentido, los expertos de Intrum proporcionan una serie de claves para evitar impagos en la exportación de bienes y servicios:

1.- Evitar destinos donde el impago pueda ser más probable

En comercio exterior es fundamental analizar el riesgo del mercado en el que se quieren vender bienes o servicios para establecer una estrategia adaptada a cada país.

PUBLICIDAD

Según el Informe de Intrum, el 90% de las empresas griegas y el 89% de las checas han solicitado una ampliación de pago en algún momento, lo que señala que es mejor no hacer negocio con ellas,  mientras, en el otro lado de la balanza en un país como es  Croacia solo el 33% de las compañías dice haber recibido esa petición.

2.- Usar formas de cobro que eviten retrasos en los pagos

Además, casi el 60% de las pymes europeas encuestadas no emplean el pago por adelantado. Aunque es una opción a veces poco atractiva en un mercado cada vez más competitivo, es la alternativa más simple ante perfiles de clientes o países con alto riesgo de impago.

3.- La mejor estrategia, la prevención

Contar con una empresa experta en gestión de cobros y prevención de impagos para protegerse de los posibles impagos es una buena opción para aquellos que no quieren estar constantemente pendientes de los pagos de sus clientes, ya sea a nivel nacional o internacional. 

PUBLICIDAD

Además de prevenir el impago, realizan un servicio de gestión completo de deudas, permitiendo que el empresario se dedique a lo que realmente importa, su negocio.

4.- Conocer la normativa de morosidad del país en cuestión

A pesar de que la directiva europea contra la morosidad lleva en vigor varios años, este informe muestra que sectores como la hostelería tienen un gran desconocimiento de ésta.

PUBLICIDAD

Tan solo 1 de cada 5 empresas europeas dedicadas a la hostelería conoce los recargos que se pueden aplicar cuando un cliente cuenta con facturas pendientes. Estar familiarizado con la normativa es fundamental para saber cómo actuar al respecto.

5.- Cuidar la redacción del contrato

Una de las claves de este proceso es que el contrato defina expresamente la ley que rige, puesto que, en caso contrario, se toma por defecto la ley del lugar donde se firme el documento. Además, es importante fijar los plazos, obligaciones y medios de pago, así como la divisa y la política de suministro.

Al mismo tiempo cada vez es más habitual que se establezcan penalizaciones en esos contratos y el fuero al que acudir, la alternativa que va entre los tribunales de justicia o una corte arbitral internacional.

2018, un año sin precedentes en lo que a empresas exportadoras se refiere

Según el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), en solo un año se ha producido un aumento del 26,5% en el número de empresas exportadoras, hasta alcanzar las 204.196 empresas que venden en el exterior, siendo las pymes las que registran mayores volúmenes de crecimiento.

La decisión de llevar un negocio más allá de nuestras fronteras supone un gran esfuerzo para las pequeñas y medianas empresas no exento de riesgos, ya que no sólo implica tener un buen producto, una estrategia bien definida y capacidad para llevarlo a cabo, sino también hacer frente a los posibles impagos.

PUBLICIDAD

Como ya nuestra publicación preguntó en otro reportaje a los juristas del bufete Alliantia, es fundamental hacer una planificación cuidadosa de dicha internacionalización.

Para Leopoldo Gandarias, consejero asociado del área fiscal de este bufete, es fundamental contar con un despacho de referencia que ayude al empresario en cuestiones, especialmente, laborales y fiscales.

“Hay que ofrecerles seguridad jurídica”, aclara.

Desde una asociación sectorial como la Asociación Española de Usuarios de Telecomunicación y de la Sociedad de la Informacion (AUTELSI), la  internacionalización de las empresas es algo inevitable para lo que es necesario contar con una estrategia transversal.

Son partidarios de realizar una auditoria legal que analice los riesgos en ese campo y  una protección de la marca y del negocio lo que obliga a realizar un inventario de activos intangibles.

Esta asociación ha analizado el impacto de las las TIC en la Internacionalización de las Organizaciones”.  

Tanto a nivel de  las nuevas tecnologías, telecomunicaciones, infraestructuras de comunicación, gestión comercial y aspectos regulatorios, legales y de seguridad en la internacionalización empresarial. 

Los retrasos pagos frenan crecimiento pymes

En el caso de nuestro país, España, algunas de las conclusiones del estudio son interesantes:

El Informe revela, entre otros detalles, que el 51% de las empresas españolas recibe peticiones para aceptar plazos de pago más largos. De ellas, el 42% termina cediendo ante sus clientes y acepta ampliar los plazos de pago, especialmente cuando se trata de grandes multinacionales.

En definitiva, la mitad de las empresas españolas recibe peticiones para alargar los plazos de pago.

Seis de cada diez compañías europeas reconocen pagar tarde de forma sistemática.

Sólo el 15% de las organizaciones considera que el riesgo deudor bajará en los próximos 12 meses. El 64% de las compañías españolas encuestadas ha aceptado pagos con retraso de multinacionales, un 20% más de las que lo hicieron en 2017.

Sin embargo, las empresas españolas pierden sólo un 0,7% de sus ingresos anuales por impagos, 1,3 puntos menos que en 2017.

De ahí que sea tan importante seguir los consejos de Intrum.