PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El CGAE se pone serio con los deudores impulsando un registro de morosos y un sistema de pagos “online”

EL CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA ESPAÑOLA HARÁ SU PRESENTACIÓN EN EL XII CONGRESO, QUE SE CELEBRARÁ EN VALLADOLIDVictoria Ortega la presidenta del Consejo General de la Abogacía España (CGAE). Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

En el XII Congreso de la Abogacía, que tendrá lugar entre el 8 y el 11 de mayo próximos en Valladolid, se presentará un sistema de pagos  seguro que pretende agilizar las relaciones entre la abogacía y su entorno.

Junto a él, otra herramienta, ya operativa, el nuevo registro de impagados judiciales.

Ambas herramientas impulsadas desde el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) serán presentadas el próximo viernes en ese marco.

El cobro de los asuntos y las deudas generadas por sentencias son uno de los quebraderos de cabeza de los abogados, junto con el de la captación de esos clientes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este sistema de pagos tiene dos líneas de actuación.

Hay una primera para desbloquear el problema de las consignaciones judiciales que, a juicio de muchos letrados no funcionan.

Hay veces que el dinero puede llegar a estar tres meses bloqueado en un Juzgado.

La idea que plantea el CGAE es establecer un sistema seguro de pagos que lo certifique un tercero independiente sobre que ese pago se ha producido.

PUBLICIDAD

Esta cuestión, además de las consignaciones judiciales, ayudará al abogado a justificar que ha hecho un pago.   

En la web del CGAE habrá un enlace mientras que el registro de morosos tendrá su web propia.

El ejemplo más claro es cuando el abogado ha llegado a una transacción con la otra parte en un pleito.

PUBLICIDAD

Con este sistema ya no hará falta quedar físicamente con el otro letrado para formalizar la operación.

El sistema certificará que se harán los pagos.

PUBLICIDAD

Con esta nueva herramienta, se trata de evitar el trámite a veces lento de las consignaciones judiciales y acudir a esta nueva plataforma donde la transferencia se hace en 24 horas y la certificación de la misma la tendrán las partes en cuestión de minutos, con un tercero de confianza que será el propio CGAE justificante.

La herramienta se está ultimando y también podrá ser utilizada por graduados sociales o administradores de fincas.

De acuerdo con fuentes del CGAE, podría haber hasta 25.000 millones en cuentas de consignación de los juzgados. Muchas son fianzas, depósitos y garantías.

PUBLICIDAD

El dinero de la abogacía podría oscilar entre 4.500 o 5.000 millones.

La mecánica de funcionamiento de dicha plataforma presenta el CGAE como tercero de confianza, receptor de transferencias y documentos al mismo tiempo.

En el momento que reciba ambas actuaciones, autorizará dicha operación. La citada operación se puede hacer en minutos y la transferencia inmediata con una certificación segura.

La otra línea de actuación es que esta aplicación puede ser útil para resolver contratos, mandar finiquitos y otras cuestiones similares. Lo que se presentará en Valladolid es el desarrollo de esta herramienta, su complejidad hace que aún no esté operativo.

Frenar los impagos

La otra herramienta que ya estará operativa desde el propio Congreso de Valladolid es un registro de impagados judiciales.

Desde el CGAE indican que toda la deuda que gestiona la abogacía no está en ningún sitio registrada  y no es visible.

Los registros de morosos existentes al parecer solo llegan al 15 o 20% del total de esa deuda.

Se trata con esta herramienta de mejorar la solvencia de los abogados y de los propios intereses de los clientes.

Y que el propio abogado, que tendrá acceso gratuito al citado registro, sepa realmente la solvencia de ese cliente antes de trabajar con él.

Cuestiones como el impago de las pensiones de los alimentos, de los propios alquileres o gastos de escalera, o una compra venta de una mercancía es una deuda que no está en ningún tipo registrada. 

La única registrada es la que tiene que ver con los bancos, compañías telefónicas, marcas blancas de electrodomésticos. Cuando se deja de pagar se mete en un fichero de morosos.

Sin embargo, el grueso de la deuda comercial que hay en nuestro país no está en ningún lugar y realmente la gestionan los propios abogados.

De acuerdo con el  CGAE, en el 2017 hubo 2,4 millones de sentencias que se ejecutaron, detrás de ello hay mucho dinero que se maneja.

Frente a la mecánica tradicional de los registros de morosos que contienen deuda precontenciosa por el pago pendiente de alguna factura, este registro ofrecerá más seguridad jurídica porque solo se van a inscribir las sentencias firmes judiciales.

Los propios abogados que tengan deudas pendientes aparecerán en dicho registro, como ciudadanos que son

De esta forma, el abogado al que se ha encargado un asunto podrá saber, con la consulta al citado registro, la solvencia de la otra parte.

Con autorización del  cliente, el abogado inscribe la deuda ya ratificada por dicha sentencia firme en el fichero de morosos siguiendo todos lo requisitos de la Ley Orgánica de Protección de Datos y de Garantías de los Derechos Digitales (LOPDGDD).

Deuda clara por sentencia firme

Eso supone que, en primer lugar, haya que notificar al deudor la existencia de la deuda, apercibirle que si no la paga le puedes inscribir en un fichero de morosos y transcurridos treinta días se le incluye en el fichero de morosos y se le vuelve a notificar.

En cuanto a las posibles incidencias que puedan surgir, por ejemplo, que la deuda no es de esa persona o ya la pagó, al parecer con el uso de dichas sentencias ya firmes se prevé que se reduzca de forma notable en la práctica.

Por utilizar el sistema habrá que pagar una pequeña cantidad, porque hay que hacer dos requerimientos al propio deudor, uno de esa deuda y otro de la inclusión posterior en el fichero de morosos.

No obstante, la consulta para los abogados de esta gran base de datos será gratuita.

De ese modo podrá saber si ese cliente es solvente o no.

Otra de las grandes ventajas de este registro de impagos judiciales es su relación con el sistema financiero en su totalidad que carece de esta información.

A partir de ahora la van a tener porque podrán consultar el citado registro y las sentencias firmes donde queda reflejada determinada deuda.

Esa consulta será de pago en todos los colectivos, salvo como ya hemos comentado para los propios abogados.

El procedimiento pasa por registrar la sentencia en dicho registro.

Este mandará una notificación al deudor donde se le informa que hay una deuda en la propia resolución judicial que se le envía.

En esa comunicación se le informará que si no paga la misma se le incluirá en el fichero de morosos.

Este es un fichero propio del CGAE con sentencias firmes donde hay deudas que se conecta con el resto de ficheros que hay en el mercado.