PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Diez consejos para gestionar el bienestar emocional de los abogados durante la crisis del coronavirus

La abogacía se enfrenta a uno de los retos más importantes de los últimos años, seguir manteniendo su relación con los clientes en un entorno complejoLa crisis del coronavirus pone a prueba la capacidad de reacción de todo el tejido empresarial.
|

Dice el refranero español que hay que estar “a las duras y a las maduras”, como frase que refleja la fidelidad de muchas personas a su entorno.

La crisis provocada por el coronavirus, una crisis peculiar porque de un día para otro ha modificado la vida de las personas, está poniendo a prueba la capacidad de reacción de todo el tejido empresarial y de los propios abogados, asesores de estas firmas.

Psicoterapeuta, coach, docente universitaria, consultora internacional y abogada, Marisa Méndez conoce a fondo el sector legal desde diferentes perspectivas.

Nadie mejor que ella para explicar qué claves hay que tener en cuenta en este momento en un sector tan competitivo como es el de la abogacía de los negocios.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Los despachos pueden introducir elementos flexibles en su relación con sus profesionales y al mismo tiempo hacer ver a sus clientes que están con ellos. Es lógico que ahora existan muchas dudas legales que deben resolverse”.

Para Méndez “la incertidumbre es el ingrediente esencial de cada uno de los diez días que llevamos de confinamiento en nuestras casas. Sin embargo, seguimos trabajando y las herramientas tecnológicas permiten que los despachos mantengan la comunicación con sus profesionales y de éstos con sus clientes”.

Marisa Méndez, psicoterapeuta, coach, docente, consultora internacional y abogada.

En opinión de esta experta “hay sectores preocupados por como rendirán sus equipos en la distancia, algo que no me parece preocupante en el sector legal. No tengo la menor duda de que el trabajo se sacará adelante y los clientes recibirán el mejor servicio”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, “sí me inquieta el coste en salud si no nos cuidamos y hay una hiperactivación prolongada, liberando cortisol de manera sostenida. No podemos olvidar que una de las mejores maneras de ayudar ahora es no enfermar”.

Esta experta hace un análisis de aquellos factores que se deben tener en cuenta para ser eficaces. “Tenemos que seguir trabajando sin renunciar a la salud física y emocional”. Esto, apunta, se puede organizar en dos niveles, ambos coordinados.

Desde los socios hacia los equipos

1. Impulsar la calma en la urgencia. “El sector es líder en lidiar con plazos urgentes y alta carga de trabajo. La recomendación para estos momentos, sobre todo para los responsables de los equipos, es practicar la calma”.

PUBLICIDAD

Calma para rebajar la agitación y pensar mejor. Calma para ver todas las aristas de los problemas y desafíos que se sucederán en las próximas semanas. Calma para comunicarnos de manera más efectiva.

PUBLICIDAD

“La recomendación es que cuando notemos esa hiperactivación excesiva en cuerpo y mente que ya nos afecta a la atención y al procesamiento de la información realizamos respiraciones profundas y lentas, escuchar esa música que nos calma y realicemos actividades que nos relajan y despejan. Eso rebajará la hiperagitación”, indica.

2. Contacto y Conexión. “Los abogados somos estupendos tomando distancia emocional para plantear las soluciones más duras en los momentos más difíciles, pero ahora es momento de conectar también a nivel emocional con los demás: equipo, clientes, proveedores”, apunta Méndez.

“Todos estamos preocupados por nuestro bienestar y el de la gente que queremos. Preocuparnos por la situación personal y emocional no será tiempo perdido, ya que reducirá la tensión emocional y el ruido de fondo antes de concentrarnos en pensar creativa y divergentemente en el negocio y los clientes”.

Recuerda que “estar en contacto con los clientes a través de los responsables de cliente y conocer su situación y su entorno es fundamental. Ahora más que nunca somos parte de su equipo de trabajo”.

PUBLICIDAD

3. Comunicación asertiva en doble dirección. El arma secreta de los mejores líderes es la comunicación asertiva, honesta y clara. “Se puede practicar desde ya hablando más despacio (ayudará también con el retorno de la comunicación a distancia), transmitiendo seguridad y calma, concretando y señalando las prioridades y especialmente no exagerando y no leyendo las intenciones de los demás”.

En esa comunicación es “fundamental ahora saber escuchar y recoger las opiniones de todo el equipo de trabajo. En un contexto tan atípico como el que se está viviendo resulta clave que dicha comunicación fluya en ambas direcciones. De esa forma, sabremos realmente cuál es el estado de nuestros profesionales”.

En este tipo de situaciones, afirma, “el papel de socio es de liderazgo en positivo. Tiene la oportunidad de ser uno de los principales apoyos del resto de los profesionales del despacho estando receptivo a recoger opiniones, ahora más que nunca, de su equipo”.

4. Organización y flexibilidad. “El despacho no debería mantener criterios rígidos en una situación tan excepcional como la que vive el país.  Por eso es muy importante que se marquen horarios y objetivos muy concretos, así como equipos con tamaños manejables para la supervisión y la agilidad”.

Ahora bien, “estamos cambiando en tiempo récord y en un entorno de incertidumbre y la flexibilidad será otro gran aliado. Será muy útil el preguntar para adaptar. Es el momento de confiar en los equipos y en recabar ideas”, apunta Méndez.

5. Atender cualquier problema que surja en el despacho. En este tipo de situaciones “puede suceder que notemos que alguien no alcanza a cubrir objetivos o tareas. La recomendación es, antes de juzgar, preguntar. Podemos encontramos que hay condiciones personales que estén afectando. De nuevo, conectar a nivel personal nos permitirá resolver problemas y anticipar otros”.

Para Mendez, “todo depende de la gravedad de la situación, pero hay que darse cuenta de que este tipo de situaciones no todo el mundo las encaja bien. Podemos estar ante un episodio de estrés o incluso en una depresión en ciernes. Es importante hablar con el interesado y ver realmente con qué nos enfrentamos y darle la ayuda que necesita”.

A nivel intrapersonal

En este sentido, Méndez considera que “es el momento de la responsabilidad en el autocuidado. Todas las recomendaciones que se están dando para el autocuidado cobran mucho sentido en nuestro sector”.

1. No descuidarnos. Para esta experta es fundamental que “no nos descuidemos a pesar de la urgencia y la responsabilidad. Estar sanos y mantener nuestro sistema inmune será la mejor vacuna y el mejor medio de seguir cuidando de otros, tanto a nivel personal como profesional”.

2. Hábitos saludables.  A su juicio, estos días “será muy importante llevar hábitos muy saludables de nutrición y de ejercicio físico, así como tomar el sol un rato cada día. También será esencial cuidar nuestro descanso, tanto el nocturno como los ‘breaks’ diurnos”.

3. Cuidado con el tiempo que pasamos cerca del ordenador. “El exceso de tiempo frente a las pantallas puede pasar factura alterando nuestro sueño. Por eso, será muy importante desconectar cada cierto tiempo del ordenador y no sentir culpa si necesitamos tomar más descansos a lo largo del día”.

4. Si te encuentras mal, coméntalo, no te encierres. “En caso de detectar en nosotros o en alguien del equipo que está desbordado emocionalmente – por tristeza o por miedo – y que las recomendaciones de autocuidado no son suficientes, se puede valorar darle un espacio en el que soltar esas emociones. La mayoría de los psicoterapeutas seguimos atendiendo online y por teléfono a los pacientes”.

5. Buscar tiempo personal. “En un momento como el que vivimos, hay que encontrar el equilibrio entre el tiempo de trabajo y el personal. Es fundamental mantener la interacción con la familia y buscar tiempos de encuentro para entender cómo lo están pasando y sus necesidades”.

Para esta experta, “la psicología del bienestar es un gran aliado del rendimiento que no siempre ha jugado en el equipo de los abogados. Es momento de ficharla y de incorporarla tanto a nivel global en los despachos como en un plano particular. Podemos rendir mucho y seguir cuidándonos. De hecho, si nos cuidamos rendiremos mejor”, concluye.