¿Qué negocios surgirán a raíz de la crisis del Covid-19?
9 de cada 10 empresas tradicionales afirman haber visto reducida su demanda.

¿Qué negocios surgirán a raíz de la crisis del Covid-19?

El componente digital está presente en estas nuevas empresas que se aprestan a competir con las compañías tradicionales
|
11/7/2020 06:42
|
Actualizado: 13/7/2020 12:21
|

Negocios en internet, empresas relacionadas con el sector salud, alimentación, dependencia, logística o energía limpia, son algunos de los nuevos actividades empresariales que empiezan a emerger tras el Covid-19, en un contexto en el que 9 de cada 10 empresas tradicionales afirman haber visto reducida su demanda.

Según datos del Registro Mercantil Central se crearon cerca de 95.000 negocios en 2019, más de 27.000 pertenecían al sector de la construcción y más de 9.000 a hostelería, a las que habría que añadir un millar dedicadas al turismo.

Construcción, hostelería y turismo representaron casi cuatro de cada 10 empresas creadas.

En este contexto durante los tres últimos años, ganaron peso relativo y crecieron significativamente las empresas creadas dentro de los sectores de energía y energías alternativas, siendo estos sectores de gran valor añadido y, por tanto, muy importantes para la competitividad actual y, sobre todo, futura de nuestra economía.

En el ‘Informe Radiografía de las cadenas de suministro españolas: Afectación del COVID-19, retos y perspectivas de reconstrucción‘, publicado por BDO, se indica la necesidad de alinear la oferta con la demanda, ya que el 83% de las compañías consideran que las previsiones previas al Covid-19 no son válidas.

Por ello, apuestan por llevar a cabo de forma inmediata tres acciones clave: reducir el gasto, impulsar la planificación y desarrollar nuevos planes de contingencia.

Varios expertos en derecho mercantil explican a Confilegal cómo se están desarrollando actualmente estos nuevos negocios.

Negocios con componente digital

Josep M. Balcells, socio responsable de Mercantil e Internacional del despacho Toda & Nel-lo, destaca que los sectores que tendrán más oportunidades de lanzamiento y posterior crecimiento son “telecomunicaciones, tecnología, todo lo relacionado con teleconferencias, programación, videojuegos, redes sociales, productos farmacéuticos y sanitarios y sector logístico, donde hay que reseñar empresas de mensajería, envíos, servicios a domicilio”.

“De algún modo se prevé un ‘boom’ de los negocios virtuales y a distancia por encima de lo presencial», afirma.

También señala que “sectores como el energético y la biotecnología pueden experimentar crecimientos espectaculares para favorecer nuevas energías limpias y remedios frente a virus y otras amenazas biológicas”.

En cuanto ayudas existentes para estos negocios, Balcells apunta que “las ayudas más inmediatas y horizontales son los créditos ICO, que se otorgan de forma generalizada y masiva para todos los sectores y tipos de empresas que estén sufriendo falta de tesorería como consecuencia de la crisis provocada por el Covid-19”.

Josep M. Balcells, socio responsable de Mercantil e Internacional del despacho Toda & Nel-lo.

“Asimismo, en algunas comunidades autónomas se están potenciando ayudas para implementar programas de I+D con el fin de promover la creación de nuevas empresas de alto valor añadido (‘Start-ups’) y mejorar las prestaciones de las ya existentes”, destaca.

Este experto en derecho mercantil cree que las empresas deberían suscribir cláusulas antipandemia en sus contratos con terceros.

“Sería aconsejable que incluyan cláusulas de protección Covid-19 antipandemia o en general cláusulas de fuerza mayor que les permitan cancelar anticipadamente el contrato en caso de imposibilidad de cumplimiento”.

“También es recomendable incluir cláusulas ‘rebus sic stantibus’, que posibiliten una renegociación de las condiciones comerciales si las circunstancias han cambiado tan radicalmente que convierten el negocio en inviable o ruinoso para alguna de las partes”.

En cuanto al futuro de las empresas tradicionales dedicadas al turismo, comercio y hostelería considera que “el coronavirus va a acelerar la evolución de las empresas tradicionales. Pensamos que aumentará la especialización en el sector turístico y la oferta personalizada y específica”.

Al mismo tiempo revela que “lamentablemente está habiendo y habrá también casos de cierre de establecimientos turísticos, lo que abrirá hueco a proyectos nativos, más digitalizados, con menos intermediarios y más procesos automatizados”.

Este jurista recuerda que “muchas empresas tradicionales son las principales generadoras de empleo actualmente. Cuentan con el conocimiento de sus respectivos sectores, por lo que el periodo de Covid-19 les impulsa a innovar y mejorar sus procesos para resultar más competitivas y rentables en un mercado mucho más hostil y exigente”.

El negocio está en el Covid-19

Para José María Pastrana, socio de mercantil de Ceca Magán, algunos de los nuevos negocios que se pueden poner en marcha tienen que ver con “empresas o sectores que produzcan o desarrollen productos y servicios para combatir el Covid-19 (vacunas); defensivos (pagos contactless, aplicaciones de rastreo de infectados) o que garanticen el suministro de utilities ante un posible rebrote (alimentación, distribución, EPIs)”.

Curiosamente en este escenario, este experto señala que faltan ayudas o bonificaciones para ponerlas en marcha.

Las medidas de ayuda promulgadas por el gobierno se refieren a empresas en funcionamiento, no existiendo actualmente medidas para la puesta en marcha de nuevas empresas a excepción de aquellas que contemplaba la Ley de Emprendedores y que fueron parcialmente derogadas”.

A este respecto recuerda que “como excepción a lo anterior, se ha anunciado la creación de un Plan de Choque por la Ciencia y la innovación que se dotará con 1.056 millones de euros, respecto del cual habrá que estudiar su concreta implementación”.

José María Pastrana, socio de mercantil de Ceca Magán.

Para Pastrana en este tipo de negocios es fundamental suscribir una cláusula covid-19 antipandemia, “sobre todo respecto a los contratos de distribución y suministro. “En todo caso, las cláusulas Covid-19 no dejan de ser cláusulas ‘rebus sic stantibus’ que protegen frente a eventos de fuerza mayor y que ya existían en nuestro sistema legal”.

En cuanto al futuro de las empresas tradicionales de nuestro país, dedicadas al turismo, comercio y hostelería, Pastrana está convencido de que “sujetos a todos los requisitos de salud y prevención, volverán progresivamente a recuperar su protagonismo en la medida en que no haya rebrotes del Covid-19”.

“Respecto del comercio, la tendencia es a un crecimiento exponencial del e-commerce, que se duplicó en nuestro país en los últimos diez años, se incrementó en un 28% durante el confinamiento y hoy representa el 20% del total de operaciones”, destaca.

“Cifra que se incrementara aún más hasta equipararnos con otros países europeos. También esperamos que a finales de 2020 todos los comercios online hayan adaptado sus protocolos de comunicación a las SCA de la normativa PSD2, mejorando la seguridad y experiencia de uso de los usuarios, lo que redundará en posibles crecimientos adicionales”.

Apostar por lo digital

Por su parte Carlos Ochoa, socio de Mercantil de BROSETA, recuerda que “una de las enseñanzas de la pandemia es que la digitalización es imprescindible prácticamente en todos los sectores y es de esperar que se incremente la creación de empresas del sector digital: formación online, teletrabajo, ciberseguridad, soluciones de firma digital, relación con el cliente (reservas, etc.), videojuegos y entretenimiento digital, etc”.

Además, resalta, «todo apunta a que otros sectores como el sanitario, farmacéutico, alimentación, dependencia, logística o energía limpia también van a concentrar una parte de la inversión en nuevos proyectos”.

Sobre la existencia de alguna ayuda para estos nuevos negocios, Ochoa, al igual que el resto de entrevistados, señala que “no me consta que se hayan aprobado con carácter general nuevas ayudas para la constitución de empresas más allá de las ya existentes, tanto sectoriales, como en materia bonificaciones y reducciones en las cuotas a la seguridad social que ya existen para nuevas contrataciones”.

Sin embargo, considera que “previsiblemente en los próximos meses veremos nuevas medidas que favorezcan la inversión, tanto cuando se materialice la ejecución de los fondos europeos para la reconstrucción como con la puesta en marcha de nuevos incentivos regionales en los próximos presupuestos”.

Sobre las cláusulas Covid-19 o antipandemia en los contratos con tercero, el socio de Broseta señala que “la llegada de la pandemia paralizó temporalmente las inversiones y las operaciones de compraventa de empresas que se estaban negociando”.

También revela que “en las ofertas previas a las compraventas de empresas ya era habitual prever cláusulas de efecto material adverso, aunque ahora han cobrado una gran importancia y se negocian con mucho mayor detalle”.

Carlos Ochoa, socio de Mercantil de BROSETA.

Ochoa señala que “en otro tipo de contratos, las empresas están tratando con mucha cautela algunas cuestiones que han generado problemática como consecuencia de la pandemia: imposibilidad de adquirir materias primas, retrasos de entrega por transporte, revisión de precios por incremento de costes de materias primas, suspensión de rentas en arrendamientos, etc.”.

“El hecho de haber vivido una situación inédita en las últimas décadas ha provocado que los contratantes sean muy sensibles a que pueda repetirse y lo abordan desde la vertiente práctica”, advierte.

Sobre el futuro de nuestras empresas tradicionales, las que han creado empleo hasta el momento señala que “las empresas dedicadas al turismo, tanto las receptoras (hoteles, apartamentos turísticos, comercios, hostelería) como las emisoras (agencias de viajes, transporte) están inmersas en la gestión de la incertidumbre de la reapertura de fronteras y el reto de que exista un posible rebrote”.

Considera que “tienen que apostar por extremar las medidas de limpieza e higiene, digitalización en los accesos y en la relación con los clientes y extender fórmulas flexibles de cancelación”.

“En concreto en la hostelería llevamos años viendo una concentración en el sector, un crecimiento en las franquicias en una búsqueda de la estandarización de procesos, marcas reconocibles en el ámbito internacional y economía de escala con los proveedores, algo que probablemente continúe incrementándose”.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales