PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Percival Manglano: «La ley para luchar contra las usurpaciones se ha quedado corta»

Fue consejero de economía y hacienda en el gobierno regional de Madrid de Esperanza Aguirre; ahora abre un despacho de abogados Tras dejar la política, empieza un nuevo proyecto profesional como abogado. Foto: segnorasque.com.
| | Actualizado: 27/08/2020 13:57

Abogados convertidos en políticos hay unos cuantos, pero políticos que hayan dejado su actividad profesional por la abogacía, no tantos.

Percival Manglano, quien fuera concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, entre 2015 a 2019, durante la legislatura de Manuela Carmena y consejero de Economía y Hacienda con Esperanza Aguirre (2011-12), prepara el lanzamiento de su propio despacho de abogados para el próximo otoño.

Sobre esto y la situación actual del país habla con Confilegal.

Considera que “hay que usar la política fiscal como palanca de reactivación económica. Nunca puede ser un impedimento a la recuperación del país, como por desgracia Unidas Podemos tiene en su programa y el Gobierno de Pedro Sánchez está tentando a hacerlo”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En este contexto vislumbra que empeorará la justicia y su litigiosidad, “estamos a las puertas de más concursos de acreedores, problemas en los arrendamientos de locales de negocio o el repunte de las ocupaciones de viviendas”.

OCUPACIONES: ES NECESARIO UN CAMBIO LEGISLATIVO

Respecto a dichas ocupaciones de viviendas aclara que “es evidente que la solución pasa por un cambio legislativo. La ley que existe para luchar contra las usurpaciones no es suficiente clara y contundente y se ha quedado corta”.

Desde su punto de vista “habría que endurecer las penas de cárcel para las usurpaciones y que las personas jurídicas pudieran también actuar para desalojar a los llamados okupas. Una aberración que habría que evitar es que los okupas puedan empadronarse con la vivienda que acaban de ocupar. Esto hay que evitarlo”.

Para Manglano, “la proposición de ley que va a presentar el PP sobre la okupación va exactamente en la dirección adecuada, para realizar los cambios legislativos tanto en el Código Penal como en otras leyes que endurezcan la acción contra los okupas”.

PUBLICIDAD

CRITICA LA GESTIÓN DEL GOBIERNO DE LA PANDEMIA

Además, se muestra crítico con las medidas tomadas por el Gobierno durante la pandemia de Covid-19. “No creo que debamos presumir de que hemos tenido el confinamiento más duro de los países de nuestro entorno. No es una medalla. Si se ha hecho así es porque las medidas preventivas del Ejecutivo fueron un fracaso importante. No se escucharon los avisos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se ha reaccionado tarde”, apunta.

Manglano advierte que el verdadero «escudo social» que hay que proteger, en referencia al lenguaje utilizado por el Gobierno,  son las empresas, claves en la protección de los derechos de las personas, ya que “son las que dan empleo e ingresos. Por desgracia, ya hay 90.000 empresas que han echado el cierre este año. Tampoco es lógico que se criminalice a los empresarios, como hemos oído a la ministra de Trabajo. No son el enemigo de nadie”.

De su etapa en la Consejería de Economía madrileña, entre los años 2011 y 2012, recuerda que había una situación económica compleja. “Equilibrar las cuentas públicas no fue nada fácil. Eso lo hicimos manteniendo los impuestos bajos en Madrid, como seña de identidad”.

PUBLICIDAD

En ese periodo de tiempo, Manglano pudo impulsar la normativa de apertura de establecimientos comerciales en toda la Comunidad, sin ninguna restricción. “Madrid sigue siendo la única región de España con esta libertad de horarios comerciales”.

CAMBIA LA POLÍTICA POR LA TOGA

Desde hace unos días, Manglano es abogado colegiado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). Ahora planea montar su propio bufete, tras haber superado el examen de acceso, celebrado por el coronavirus el pasado mes de julio de forma online. A principios de agosto ya supo que era apto para ejercer la abogacía.

PUBLICIDAD

Del Colegio de Abogados de Madrid, el más grande de Europa, “espero recibir la formación adecuada, como cualquier abogado que acaba de colegiarse. Ahora estoy pensando en cuales me voy a matricular. Junto con ello, es importante que el ICAM haya creado un espacio de ‘coworking’ para abogados que empiezan y que tengamos una dirección de correo corporativa y acceso al ‘Windows Office’”.

Atrás han quedado quince años dedicados a la política con diferentes responsabilidades. Sobre su paso por la política hace un balance positivo, pero ahora es el turno de la abogacía.

“Había empezado a estudiar Derecho por la UNED en el 2014. Primero era la curiosidad intelectual pero me fue atrapando esta disciplina. Eso hizo que en el 2018 me empezara a plantear dedicarme a la abogacía”.

PUBLICIDAD

Acabó el grado en Derecho en el 2018 y realizó el Máster de Acceso de la Abogacía en ICADE Comillas. “El primer año de forma presencial y el segundo hice las prácticas en dos despachos, en De Carlos Remón y en CMS Albiñana & Suárez de Lezo. Terminadas las prácticas y el máster faltaba el examen para ya colegiarme como abogado, lo que se hizo el 4 de julio por internet”.

Manglano tiene ahora previsto ejercer como abogado poniendo en marcha su propio bufete profesional, “quisiera centrar mi proyecto profesional en la parte procesal, civil y mercantil. Me veo como abogado de sala porque me gusta hablar en público y veo interesante lo de diseñar una estrategia de defensa o de demanda”.

En los próximos tres años, agrega, «la idea sería centrarme en el tema de los litigios, además del arbitraje y la mediación, es decir, volcado al mundo de la empresa y de los particulares”.

Proyección internacional

Junto con ello cree que “también podría abordar los llamados ‘public affaires’ y así aprovechar mi experiencia en política». El despacho tendrá un componente internacional importante. «He vivido doce años fuera de España y tengo muchas relaciones con EEUU, Francia, Reino Unido e Indonesia, un país donde viví hace veinte años”.

Manglano estudió Historia en La Sorbona (París), posteriormente pasó por el Instituto de Estudios Políticos de la capital francesa, un centro referencia en ciencias sociales por formar a los responsables de la toma de decisiones en los sectores público y privado durante los últimos 140 años.

Luego en EEUU, Manglano realizó un máster de Economía y Relaciones Internacionales en la John Hopkins University. “Ahora se trata de retomar dichos contactos internacionales, para así asesorar a inversores y empresas multinacionales en nuestro país y a empresas españolas que quieran internacionalizarse”, indica.

Tras dejar la política, confiesa que tiene una gran ilusión por dedicarse al mundo de la abogacía y ver cómo crece su proyecto profesional en el que va a volcar todos sus conocimientos. “Aunque tenga 47 años tengo la ilusión y las ganas de un joven de 25”.