PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sandín, CEO Lefebvre: “Los pequeños despachos ya pueden igualar la ventaja competitiva de los grandes a través de la tecnología”

José Ángel Sandín, consejero delegado de Lefebvre en España, afirma que Sibila supone un salto cualitativo y cuantitativo en lo que a la preparación de cada caso se refiere porque es inteligencia artificial educada en inteligencia jurídica sobre una potente red semántica legal. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

El futuro se está haciendo presente de una forma imperceptible en el mundo de la abogacía y apenas nos estamos dando cuenta. Ese futuro no se llama Hal, como el ordenador de “2001, una odisea del espacio”, sino que es su “nieta” o “bisnieta”. La historia lo constatará en un futuro.

Se llama Sibila y es Inteligencia Artificial aplicada al derecho. Nació hace cuatro meses en Lefebvre. Junto con su hermano Neo, una base de datos gigante, es capaz de facilitar en minutos, toda la información sobre un caso que hoy necesitaría días de investigación y de mucho pensamiento. Porque también propone soluciones.

Según José Ángel Sandín, consejero delegado de Lefebvre, “los pequeños despachos ya pueden igualar hoy en día la ventaja competitiva de los grandes a través de la tecnología. Va a poder añadir nuevo valor a sus clientes, lo que antes no podían, a no ser que tuvieran un ejército de documentalistas. Y generar más negocio. Con Sibila”.

¿En qué consiste Sibila?

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sibila es la inteligencia artificial que opera sobre Neo, nuestra base de datos, una recopilación brutal de toda la información de la que disponemos. Es una funcionalidad donde tú puedes subir todos los documentos completos sobre un caso y ella te propone el recorrido de búsqueda. Esa es la gran diferencia. No tienes que seleccionar palabras.

La particularidad es que el acceso a esa información se hace a través de la inteligencia jurídica de Lefebvre, que se traduce en aplicar sistemas de inteligencia artificial a la consulta.

Pongamos un ejemplo. Supongamos que tengo que poner una demanda sobre la compra de un edificio. Los tipos que iban a comprarlo se han echado para atrás. Tengo que buscar referencias legales y plantear mi estrategia.

Ahí la potencia mayor está en basarse en tus escritos y los que tienes de la otra parte. Ahí hay una parte de Neo, que es Sibila, que te va a ayudar muchísimo. No necesitas plantear una consulta. Esta es la mayor dificultad que tienen los clientes en la consulta. ¿Qué pongo en el campo de búsqueda para que esta máquina me comprenda?

PUBLICIDAD

En este caso subirías los documentos de que dispongas a Sibila. Ella interpreta lo que motiva tu búsqueda. Identifica las referencias fundamentales de legislación jurisprudencial que pueden interesarte. Te propondrá todas las alternativas en las que pudieras estar interesado y tú seleccionarás, de todas ellas, cuáles te interesan más o menos. Las del primer rango o las del segundo rango.

Tu construyes tu consulta a través de propuestas.

Sibila le da la vuelta a la cuestión. Le dice al cliente: “Conozco tu problema. Déjame mostrarte lo que te planteo y tú confírmame si esta es la vía que quieres seguir o no”.

PUBLICIDAD

Y es tan fácil como coger esa demanda que te ha llegado, ese correo electrónico y arrastrarlo a Sibila.

La red semántica legal que hemos creado a lo largo de los años interrelaciona todos los conceptos.

PUBLICIDAD
“Sibila y Neo presentan un ahorro de tiempo brutal para cada cliente en la preparación de casas”, según Sandín. 

Neo es, por lo tanto, la base de datos.

Sí, es la base de datos. Contiene todo este universo de información analítica y de relación de jurisprudencia. Cuando buscas alguna información también te vamos a proponer soluciones, pero el paso potente es Sibila.

Esta manera de buscar, que le da la vuelta, y pone a disposición del cliente todo el conocimiento que tenemos de millones de consultas que hemos atendido a lo largo de muchos años y de la red semántica que hemos creado.

PUBLICIDAD

Resumiendo, ¿NEO es una base de datos? Sí, pero muy peculiar. Con Sibila, la inteligencia artificial que está por detrás, cambia todo, es un salto de gigante.

La competencia ya facilita las sentencias relacionadas…

Nosotros vamos muchísimo más allá. Porque ahí está la información de los mementos que aportan aspectos vitales para enfocar cada caso de la manera más precisa.

Sibila y Neo presentan un ahorro de tiempo brutal para cada cliente en la preparación de sus casos.

Hasta ahora, el cliente tiene que poner a un documentalista a ayudarle. Él mismo también busca. La lista de resultados, en muchos casos, no encaja. Y hay que leer documentos y documentos hasta que, al cabo de una mañana o de un día entero, de búsqueda de información, se obtiene una selección de documentos, con la inseguridad de no saber si se ha dejado alguno fuera.

Ese es otro problema.

Sibila acaba con todo eso. Da toda la seguridad que se precisa y ahorra un montón de tiempo. Porque lo hace en segundos.

Realmente está siendo muy apreciada por los clientes que la han probado.

¿Cómo se hacen las consultas? ¿Por escrito? ¿Viva voz…?

Ahora mismo, las consultas tienen que hacerse por escrito. Pero estamos trabajando en prototipos para que se pueda hacer viva voz cuanto antes. Nos hemos puesto en el lugar de un cliente a punto de entrar en una audiencia en un juzgado y tener una duda rápida y preguntarle a Sibila. Pronto podremos dar ese servicio.

¿Tiene algo que ver con otras soluciones de justicia predictiva, como saber estadísticamente de qué forma falla un tribunal con uno u otro ponente en casos similares?

Es verdad que esto ayudaría al abogado. Lo que hemos detectado es que los abogados tampoco consultan tanto este tipo de soluciones en el mercado. Por eso nos hemos centrado en este enfoque. Independientemente del juez, te voy a dar el mejor argumento para defender tu caso.

Y no tanto por hacer estadísticas sobre cómo falla cada juez. Podríamos hacerlo. Tenemos información, pero hemos decidido ir a lo que necesita el cliente, que es una solución perfecta al caso que está tratando.

El 90 por ciento del mercado de la abogacía en España lo realizan los pequeños bufetes. Ya sabe por dónde voy, ¿verdad? ¿Cuánto cuesta esto?

Lo hemos hecho muy asequible tanto para el abogado individual como a los bufetes de un número pequeño de socios. Desde que empezó la pandemia hemos hecho un esfuerzo enorme en poner información gratuita a disposición de nuestros clientes –y también para no clientes–, que resolvía los problemas.

Desde que salió Sibila, en junio pasado, hemos estado incluyendo en los productos para que se pudiera acceder a ello libremente.

A partir de ahora cobramos 600 euros anuales.

Es un producto que no está parado. La red semántica sigue mejorándose y ya tenemos una batería de novedades que van a publicarse y que mejoran la herramienta.

Creemos que ese precio comparado con el ahorro de tiempo se convierte en una ventaja competitiva.

Sibila fue lanzada el pasado mes de junio, en plena pandemia, y está teniendo una buena aceptación. 

¿No hay nada parecido a Sibila en el mercado?

Hay otras soluciones, pero lo que hemos identificado que hacen es proponer sentencias que pueden interesar. Punto. Y desde luego, no con esta reconstrucción de la pregunta que le proponemos al cliente.

Lo cual es interesante. Porque pueden estar proponiéndote sentencias que no te interesar porque no han entendido qué información querías realmente.

Nosotros sí le damos esa oportunidad al cliente de definir con nosotros a qué le das importancia, qué términos debes incluir en ese documento.

¿Todo el orbe legal está en Sibila?

En Sibila y en Neo. Todos los tipos de documentos que contiene nuestra base de datos, desde legislación, jurisprudencia, formularios, mementos, doctrina de autor… Todo está incluido en el producto. De tal manera que las propuestas que vamos a hacer al cliente no son sentencias, solo. Pueden ser textos de los mementos que pueden llegar a comprender esa demanda o ese contrato que quieres realizar.

Además, el tipo de documento que puedes subir no tiene límite. Puedes subir una demanda de cinco gigas, y lo vamos a analizar por completo. Y vamos a ser capaces, con la red semántica, de identificar los términos que pueden ser interesantes. Vas a poder analizar los documentos que te interesan. Los que no, los dejarás aparte. A partir de ahí te damos resultados más precisos.

Esto supone democratizar el acceso a la información.

Por 600 euros año te damos un analista jurídico inteligente, en lugar de dedicar horas interminables a la búsqueda de información, Sibila lo hace por ti.

Esto puede poner al despacho pequeño a una altura muy similar a un Cuatrecasas en lo Mercantil o a un Zarraluqui, en Familia, en la fase de la construcción de la estrategia.

Aquí la clave está en la red semántica. En que esté bien hecha. Al abogado le ayudamos a construir el caso. Le decimos esto va de esto, de esto y de esto. Y el abogado lo finaliza.

Ustedes son una multinacional. ¿En qué otros países han aplicado ya Sibila?

España está siendo pionera. A continuación nos van a seguir Francia, Bélgica y Holanda. Sibila marca un antes y un después en este campo.