PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El dólar estadounidense nació sobre el ejemplo del Real de a Ocho de plata español, el «Spanish Daller»

Los jóvenes Estados Unidos tomaron como referencia, para su dólar el Real de a Ocho, la moneda del imperio español, todavía potencia mundial preponderante en el siglo XVIII; las dos barras del dólar tienen su origen en las dos torres de Hércules.

El Reino de España fue, durante más de 300 años ininterrumpidamente, la mayor fábrica de moneda del mundo.

Nuestro Real de a Ocho de plata se constituyó como la moneda universal del comercio durante tres siglos.

La mayor duración jamás obtenida para una divisa de referencia.

Además, el modelo del Real de a Ocho fue copiado para el surgimiento del dólar estadounidense, el dólar de Canadá, el yuan chino, el yen japonés, los pesos de las repúblicas independientes americanas, el peso filipino y otras muchas monedas alrededor del mundo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Estas reproducciones, bastante fidedignas a la originales de plata, que aparecen en las fotos las compré en una tienda en Cartagena de Indias, Colombia, hace unos cuantos años.

El llamado Real de a Ocho, dólar español, peso duro o simplemente duro, acuñado desde mediados del siglo XVI, moneda de plata de la Monarquía española y difundido por ésta durante más de tres siglos, fue la moneda más importante del mundo hasta entrado el siglo XIX, marcando el techo de la economía mundial y sirviendo de divisa obligada al referenciar en ella las monedas circulantes de los otros Estados de su época.

Tres Reales de a Ocho del autor de este artículo, Pedro Arnuero.

El comercio español con China, utilizando como base a las Filipinas, hizo que el Real de a 8 se difundiera también en el sudeste asiático.

En una época donde el valor de la moneda estaba determinado por su contenido intrínseco de plata u oro, la fineza del Real de a 8 hizo que esta pieza se tornara extraoficialmente en la moneda de cambio para el comercio internacional sostenido en Asia Oriental.

PUBLICIDAD

La llegada de comerciantes estadounidenses a China a fines del siglo XVIII impulsó más el uso del «Spanish daller», como se denominaba en inglés al real de a 8.

El Real de a 8 se convirtió entonces en la divisa de más amplia difusión durante el periodo colonial en América, y por su elevado valor intrínseco así como por su fineza, se siguieron usando en norteamérica y en el sudeste asiático hasta el siglo XIX.

Cuando estas monedas de plata llegaron a Europa, fueron comparadas con las grandes monedas de plata que acuñaba Austria: el «thaler» (traducido al español como tálero).

PUBLICIDAD

No obstante su fama en Europa, el tálero austriaco no tenía la difusión del real de a 8 a nivel mundial, pero su nombre en francés y en inglés («thaller» y «daller»), sirvieron para que en Estados Unidos el real de a 8 recibiera el nombre de «Spanish daller», del cual derivó posteriormente la denominación «Spanish dollar», reducido luego a simplemente dólar.

El dólar estadounidense se inspiró en el Real de a Ocho español.

Existen diversas teorías de que el símbolo «$» del peso y el dólar tiene su origen en las bandas y columnas de Hércules del escudo español que aparece en el reverso del real de a 8.

PUBLICIDAD

El símbolo de la S barrada es sustancialmente anterior a la acuñación de los columnarios.

En los documentos españoles, la S barrada se usaba para indicar ‘suma total’; sin embargo, por la diferente notación a la hora de anotar divisas, los ingleses creían que esa S barrada significaba ‘peso’ (peso fuerte, real de a 8, o peso de 8 reales).

Para una cantidad de 2.345 pesos, un documento español reflejaría «$ 2345 p.», pero un inglés entendería que el primer signo es el de la divisa, mientras que los españoles lo escriben después.

PUBLICIDAD