PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Marruecos promueve la entrada en Ceuta sin control de más de 3.000 de sus nacionales en represalia por acoger en España al líder del Frente Polisario

Imagen de la entrada de ciudadanos marroquíes, promovida por el régimen de ese país, para castigar a España por haber acogido al líder del Frente Polisario en un hospital de Logroño. Foto: El Faro TV.
| | Actualizado: 18/05/2021 0:27

Más de 3000 ciudadanos marroquíes han penetrado hoy en Ceuta gracias a la dejación de funciones de la Policía de fronteras de ese país en represalia contra España por haber acogido al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, hospitalizado bajo identidad falsa en un hospital de Logroño, a petición del Gobierno argelino, enfrentado a Marruecos.

La oleada migratoria comenzó al filo de las 2 de la madrugada de ayer lunes por el espigón norte del perímetro fronterizo de Benzú, y durante la noche y todo el día se ha extendido también al Tarajal, en el extremo sur, por donde los marroquíes, en su mayoría jóvenes varones pero también mujeres e incluso niños, superaron la barrera fronteriza sin ningún control.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas se han visto desbordadas e imposibilitadas de impedir su entrada en lo que parece ser una nueva «marcha verde».

Entre los «invasores» había 700 menores, según El Faro TV.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Imágenes de la invasión pacífica de Ceuta promovida por el régimen marroquí. Fotos: El Faro TV.
Los ciudadanos marroquíes han entrado por los dos espigones de la ciudad. Foto: El Faro TV.
Ni la Policía ni la Guardia Civil han podido hacer nada ante la avalancha de marroquíes. Foto: El Faro TV.
Los «invasores» han entrado por el perímetro fronterizo de Benzú, en el norte, y por el sur, a través del Tarajal.

De acuerdo con el periódico digital marroquí RUE20, esta invasión de Ceuta es la consecuencia directa del llamado casi «Gali».

«Marruecos ha decidido suspender temporalmente la cooperación y la coordinación policial con sus homólogos españoles a la espera de que España corrija su error garrafal al recibir a un criminal y separatista como Brahim Gali», dice RUE20.

«Con esta decisión, Marruecos envía un mensaje potente y claro a los españoles, en particular, y a los europeos, en general: los cuerpos policiales y de inteligencia marroquíes no son una isla sino instituciones en permanente interacción con todas las instituciones diplomáticas y políticas», añade el diario digital.

Mohammed Dkhissi, drector central de la Policía Judicial, en el programa “Con Ramdani” en 2M TV, donde explicó esta represalia contra España. Foto: 2MTV.

RUE20 cita, como fuente de estas decisiones, las declaraciones de Mohammed Dkhissi, director central de la Policía Judicial, en el programa «con Ramdani», en el 2MTV, el segundo canal de televisión generalista de Marruecos, quien se refirió al respeto de las decisiones soberanas marroquíes.

PUBLICIDAD

El propio Dkhissi confirmó la suspensión de la cooperación policial con España y Alemania a causa de las actitudes hostiles contra los intereses marroquíes y por la acogida del líder de Polisario.

El pasado 8 de mayo, el Gobierno de Marruecos acusó a España en un comunicado de omitir de manera premeditada la situación de Gali, de 73 años, en lo que describió como “un acto premeditado, una elección voluntaria y una decisión soberana de España, que Marruecos reconoce plenamente”, aunque contraria a la “relación de buena vecindad” entre ambos países.

Ya entonces, Marruecos alertó de que extraería “todas sus consecuencias”, informa Europa Sur.

PUBLICIDAD

“Las consideraciones humanitarias no pueden ser una panacea que se conceda selectivamente [a Gali] en un momento en el que miles de personas viven en condiciones inhumanas en los campamentos de Tinduf”, en el Sáhara Occidental, ni “pueden explicar la inacción de la justicia española” contra el máximo responsable del Polisario pese a las “denuncias documentadas” existentes en su contra, según el Ministerio de Exteriores marroquí.

“Las consideraciones humanitarias no explican, además, que se sea cómplice de robo de identidad y falsificación de pasaportes, con la intención de eludir voluntariamente la ley”, denunció Rabat, en referencia al hecho de que Gali entró en España supuestamente bajo una identidad argelina falsa.

PUBLICIDAD

La «marcha verde»​ fue la invasión marroquí del Sahara español, iniciada el 6 de noviembre de 1975. El régimen del entonces rey Hassan II envió más de 50.000 ciudadanos de ese país a ocupar «pacíficamente» el territorio en un momento muy delicado para España, con el dictador, Francisco Franco, agonizando.

España demostró una clara debilidad durante la crisis. Tras la penetración de la marcha firmó con Mauritania y Marruecos los Acuerdos de Madrid, por los que cedió el territorio de su, hasta entronces, colonia a ambos países.