PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El disidente kazajo Muratebek Ketebayev detenido en Madrid a petición de Interpol Kazajistán

|

Muratbek Ketebayev, ex viceministro de Economía de Kazajistán y uno de los líderes del proscrito partido de la oposición Alga!, fue detenido en Madrid el sábado por el Cuerpo Nacional de Policía a petición de Interpol Kazajistán y puesto a disposición del titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu.

Ketebayev posee el estatus de refugiado político desde diciembre de 2013, concedido por Polonia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“No se ha tenido en cuenta el estatuto de asilado político que posee Ketebayev y que le fue concedido por uno de los países integrantes de la Unión Europea”, explica su abogado José Pedro Alberca, del bufete Eversheds Nicea. “En consecuencia se ha decretado prisión provisional, por petición de la fiscal. Vamos a recurrir. No hay duda de que Ketebayev es un perseguido político por el gobierno de su país”.

Kazajistán reclama a Ketebayev por formar supuestamente parte de “un grupo criminal organizado que comete delitos contra el orden público y crímenes que ponen en peligro la seguridad nacional con el fin de derrocar el orden constitucional”.

Este país está gobernado por Nursultan Nazarbayev, que el 24 de abril de 2011 fue nombrado “Presidente Perpetuo de Kazajistán”.

PUBLICIDAD

Kazajistán, junto con la Rusia y Ucrania, han sido denunciados públicamente por ONGs defensoras de los derechos humanos por utilizar Interpol para perseguir a sus disidentes políticos, como en el caso del kazajo Alexandr Pavlov o de Bohdan Danylyshyn, que fue ministro de Economía del Gobierno de Ucrania hasta 2010.

Se da la circunstancia, además, que Kazajistán, a diferencia de Rusia y Ucrania, no forma parte ni es país observador del Consejo de Europa, la organización política que vela por el respeto a la democracia y el cumplimiento de los derechos humanos de los 47 países miembros.

PUBLICIDAD

“Hay que reformar la Interpol porque los dictadores evolucionan. Son muy listos y muy creativos. Y hacen uso de esta organización para capturar a sus disidentes. Es el momento de reflexionar para impedir que se siga haciendo”, declaró recientemente la diputada portuguesa, Isabel Santos, presidenta del Comité General de Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, durante su participación en la jornada “Abusos de los mecanismos de Interpol: ¿Hora de reformas?”, organizada el pasado mes de octubre en Madrid por la ONG Open Dialog Foundation.

PUBLICIDAD

“Estos países falsamente tipifican las actividades de los disidentes bajo supuestos delitos homologables en la Unión Europea. Las detenciones y la entrega posterior de las personas buscadas se producen sobre esos parámetros”, según el analista Jedrej Czerep, miembro de la mencionada ONG. “Interpol, de esa forma, se convierte, en muchos casos, en un colaborador involuntario y valiosísimo para capturar a las personalidades contrarias al régimen seudo democrático del país demandante”. 

Los participantes en esta jornada, que tuvo como objetivo llamar la atención sobre este estado de cosas, hicieron mucho hincapié sobre el mecanismo de la llamada “alerta roja”, actualmente en vigor. Un sistema automático pero con fallos evidentes porque no entra a conocer el fondo del asunto por el que se persigue a una persona.

Interpol, que este año cumple su centenario, podría estar por ello contribuyendo, con la entrega de los disidentes, a la vulneración de los derechos humanos cuya defensa establece el Consejo de Europa. 

España es el único país de la Unión Europea que tiene un convenio de extradición con esta república ex soviética en la que las más grandes empresas españolas tienen negocios. 

Este parece ser el caso de Ketebayev. Desde 2001 participa en iniciativas políticas que exigen reformas democráticas y de respeto por los derechos humanos en su país, Kazajistán. Primero formó parte de la formación política opositora Opción Democrática de Kazajistán y después en su sucesor, el Partido Popular Alga!.

PUBLICIDAD

Ketebayev se vio obligado a huir de Kazajistán ante la inminencia de su detención.

En junio de 2014 estuvo en Madrid participando, como invitado, en la conferencia “Represión y censura periodística en Kazajistán”, que organizó Reporteros Sin Fronteras y la mencionada ONG, donde reveló cómo funciona el régimen kazajo.

Recientemente, a principios de este mes de diciembre, fue invitado por el Parlamento Europeo para presentar un informe a un grupo de eurodiputados sobre los planes del régimen de su país para reprimir a la oposición y a los medios de comunicación críticos.

Ketebayev actuó en Madrid como testigo en el juicio de extradición contra Alexandr Pavlov, opositor y compatriota kazajo, quien finalmente permaneció en nuestro país. Pavlov afirmó que su “persecución” formaba parte de la estrategia del presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev, de eliminar o detener a cualquiera que se oponga a su régimen: “Tiene miedo de perder su poder y persigue a todos los que hablan en su contra en público”.