PRISIÓN para cuatro de los presuntos integrantes del clan de los CANTONES

PRISIÓN para cuatro de los presuntos integrantes del clan de los CANTONES

|
19/8/2015 00:00
|
Actualizado: 19/8/2015 00:00
|

El juez del Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla ha acordado la prisión provisional, comunicada y sin fianza, para cuatro de los detenidos del clan conocido como los Cantones, acusados de tres presuntos delitos, a decir, «contra la salud pública, por formar parte de una organización criminal y por tenencia ilícita de armas».

Estas personas han entrado en prisión tras ser detenidas en una operación de la Policía Nacional en Sevilla en la que se incautaron un total de 2,5 kilos de cocaína, siete kilos de hachís, 38 relojes de lujo, joyas por un valor aproximado de 80.000 euros, 12 vehículos de alta gama, armas simuladas -dos pistolas-,cinco rifles de aire comprimido, una escopeta, además de varios sistemas de cámaras de seguridad y 40.000 euros en metálico.

Según ha informado en un comunicado el TSJA, tras escuchar a los siete detenidos que en la tarde de este martes pasaron a disposición judicial -entre ellos cuatro hombres y tres mujeres todos ellos españoles-, el juez ha resuelto la prisión para cuatro de ellos y la libertad provisional para los otros tres -con la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días-.

No obstante, continúa el secreto de sumario por las operaciones que todavía siguen en marcha.

Cabe recordar que fue la Policía Nacional en Sevilla la que desarticuló a esta presunta organización criminal que articulaba «la mayor actividad de compra-venta de droga en la capital hispalense», y que se saldó con la detención de los nueve presuntos integrantes del grupo.

Asimismo, esta investigación policial se inició en octubre de 2014, cuando se identificó a los presuntos integrantes de la organización y localizaron sus domicilios, así como los lugares dedicados al almacenaje de la sustancia estupefaciente.

El presunto líder de la organización, detenido también en esta operación, era supuestamente el encargado de gestionar la compra y adquisición de la droga a los diferentes proveedores.

En un nivel inferior, otro de los componentes del grupo se encargaba de supervisar la recepción y entrega de la droga, mientras otros integrantes se responsabilizaban del transporte y almacenaje de la misma, mientras que en el último escalón de la organización se encontraban los que tenían como misión captar y localizar a los posibles clientes de la droga, a su vez otros traficantes asentados en la provincia.

MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA GUARDAR DROGA

Como «medida importante de seguridad», almacenaban la droga en diferentes locales de Sevilla durante cortos períodos de tiempo y de manera fraccionada, llegando a distribuir hasta un total de cinco kilos de cocaína y siete kilos de hachís a la semana, aproximadamente, según cálculos de la Policía.

Entre otras medidas de seguridad resalta la utilización de hasta 80 teléfonos móviles diferentes con la renovación de terminales y tarjetas de telefonía cada 15 o 20 días para evitar su localización, así como sistemas de videovigilancia en los domicilios de los principales integrantes de la organización.

Supuestamente, las ganancias obtenidas con la venta de la droga eran blanqueadas a través de un entramado empresarial basado en la rama de las inmobiliarias, centros de estética y hostelería puestos a nombre de sus mujeres, también detenidas en la misma operación.

DETENCIONES E INCAUTACIONES

A través de la investigación se tuvo conocimiento de que el día 15 podrían recibir nuevamente sustancias estupefaciente, por lo que la Policía organizó un dispositivo para detener y aprehender dicho material.

Durante todo ese día se llevaron a cabo las detenciones de todos los integrantes del clan, localizando al presunto líder de la organización en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), otro supuesto integrante en Camas y el resto, hasta un total de nueve, en sus domicilios de Sevilla. (EP)

Noticias Relacionadas: