PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ontier: Un programa de ordenador puede ser considerado un producto sanitario

Joaquín Muñoz, director del area TIC (tecnologías de la información y la comunicación) de la firma Ontier, explicando la importancia del nuevo nicho de mercado mHealth (salud a través de dispositivos móviles).
|

La apuesta por las tecnologías y el derecho desde Ontier es evidente. Si hace dos meses anunciaban el fichaje de Joaquín Muñoz como director del area tic (tecnologías de la información y la comunicación) del despacho y la puesta en marcha de la actividad. Este viernes la firma organizó el Primer Encuentro entre expertos del sector sanitario sobre software y aplicaciones móviles como una de las primeras actividades de esta nueva área de negocio. Un nicho de mercado a potenciar.

Ningún despacho que se preste de transversal puede dejar al lado la tecnología y el derecho. Ontier en su crecimiento exponencial, con 19 sedes en 13 países, cubría hace poco esa vacante con la incorporacion de Joaquín Muñoz, socio de Abanlex y abogado conocido por la defensa de los intereses de Mario Costeja, en el fallo sobre el derecho al olvido que revolucionó esta actividad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según confesaba el propio Muñoz a Confilegal, poco antes de comenzar este encuentro de expertos en tecnología sanitaria “la actividad del área de tecnología y derecho está siendo muy transversal y recurrente para otras áreas de la firma. Cuestiones relacionadas con privacidad, protección de datos y registro de marcas y patentes son cuestiones que nuestros clientes reclaman”.

Al mismo tiempo, esta área en la que también se ha incorporado Pablo Uslé, otro abogado de experiencia en materia tic (tecnologías de la información y comunicación), pretenderá ofrecer respuestas a los desafíos que las empresas tengan en relación a los grandes cambios de Internet que provienen de Internet de las cosas, drones o “big data” (macrodatos o datos masivos, en el sector de tecnologías de la información y la comunicación es una referencia a los sistemas que manipulan grandes conjuntos de datos), actividades que ya cambian la forma de entender lo que es la tecnología.

Sobre la reunión auspiciada por Ontier el pasado viernes, se trató de analizar el desarrollo de aplicaciones móviles en el sector sanitario, lo que los expertos llaman ya “mHealth”, una abreviatura para “mobile health”, o salud móvil, que, según la Organización Mundial de la Salud, “es la práctica de la medicina y la salud pública soportada por dispositivos móviles como teléfonos móviles, dispositivos de monitorización de pacientes, asistentes personales digitales y otros dispositivos inalámbricos”.

PUBLICIDAD

Junto con Muñoz asistieron Manuel Rodríguez, gerente de Everis Health, José María Barranco, de Zafra, jefe de operaciones de Insulclock, y Lara Rincón, “country manager” (directora de país) en España de 3 Prima,

LAS TENDENCIAS DEL MHEALTH

La sesión se inició con un análisis de las últimas tendencias en el sector mHealh. Manuel Rodríguez, gerente de Everis Health, explicó que las grandes multinacionales ya empiezan a posicionarse en el sector de las apps de salud.

PUBLICIDAD

Esto se debe a que las propias necesidades de transformación del sector sanitario, en el que la tendencia al empoderamiento del paciente y la digitalización fomentan el camino hacia las apps. Una tendencia que, según comentó Rodríguez, ya es muy fuerte en Estados Unidos donde “el 80 por ciento de los profesionales de salud usan ‘apps’ y ‘smartphones’”.

PUBLICIDAD

En Europa y en España, en particular, el incremento del uso de estos dispositivos y aplicaciones va en aumento aunque, según comentó el gerente de Everis Healh, su avance depende en gran parte del apoyo de las instituciones.

“En España, ya se están haciendo cosas específicas, sobre todo en materia de asistencia domiciliaria y ambulancias”, añadió.

Sin embargo, para lograr su implantación global es fundamental el apoyo de las instituciones sanitarias así como la definición de una estrategia en la materia”, destacó.

Por ahora, agregó, son las “apps” vinculadas a los temas de “fitness” (en español, bienestar, referido a la actividad física y muscular realizada de forma repetida, varias veces por semana,  que tiene el objetivo de que nos sintamos mejor, tanto física como psicológicamente, y que se se realiza en un gimnasio que tenga sala de musculación; en fitness también se cuida la alimentación y se supervisa la saludlas que dominan el mercado de aplicaciones de salud y bienestar de la Apple Store.

CLAVES JURÍDICAS 

La intervención de Joaquín Muñoz, responsable de Nuevas Tecnologías y Propiedad Intelectual de Ontier, y de Pablo Uslé, abogado del citado despacho en esa área, se centraron en analizar las claves jurídicas del mHealth

PUBLICIDAD

Muñoz destacó que un software, un programa de ordenador en sí, puede ser considerado perfectamente un producto sanitario y que por eso es vital que ofrezca ciertas garantías, tanto a los profesionales que lo utilicen como a las instituciones y pacientes.

Además, para que un “software” sea considerado producto médico, comentó, es fundamental saber los fines a los que le ha destinado su fabricante, como por ejemplo “el diagnóstico, el control, el tratamiento o el alivio de una enfermedad, lesión o deficiencia” y, además, si se utiliza como accesorio de un producto sanitario.

“Un ‘software’ no se considera producto sanitario cuando sólo almacena información o no realiza acciones sobre pacientes individuales”, destacó.

El socio de Ontier también quiso abrir el debate sobre si los dispositivos móviles o aparatos que alberguen dichos softwares también deberían reconocerse como productos sanitarios en sí mismos.

Un punto en el que Muñoz considera que habría que establecer ciertos requisitos, pues en muchas ocasiones “el propio aparato sí se incorpora como producto sanitario”.

Al final de la jornada, Tres Prima e Insulclock mostraron a sus asistentes sus desarrollos en materia de realidad virtual y seguimiento en administración de insulina, respectivamente, destacando las principales barreras que han encontrado en el lanzamiento de sus proyectos y su visión de las tendencias en el sector, dando paso al debate entre los asistentes.

El encuentro concluyó con una mesa redonda en la que participaron activamente los asistentes, procedentes de todos los sectores económicos: sanitario, farmacéutico, comunicación, “startups” (compañías emergentes), etc.