PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EL control judicial de los laudos preocupa a la comunidad arbitral
De izda. a dcha., Julio González Soria, Carmen Sánchez-Cortés, David Arias y José Antonio Cainzos. CEA.

EL control judicial de los laudos preocupa a la comunidad arbitral

|
27/6/2016 07:57
|
Actualizado: 26/6/2016 18:31
|

Los expertos en arbitraje reclaman más juzgados para que se ejecuten los laudos y que el control judicial de los laudos sea siempre de manera formal.

Atrás quedan aquellos laudos anulados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en junio del año pasado que levantó la polémica en nuestro país sobre si España era un país apto para el arbitraje.

Un año después las aguas volvieron a su cauce y el XI Congreso del Club del Arbitraje celebrado en Madrid ha servido para profundizar en este tema del control judicial y en la propia ejecución de los laudos. España es un país con cierta celeridad en materia de ejecución de laudos. En menos de un año se puede tener la ejecución del laudo. Así pasa en el 90 por cien de los casos.

Más de 350 expertos juristas de 28 países acudieron a este evento, para debatir, entre otros asuntos, sobre los nuevos factores en la ejecución y anulación de laudos arbitrales.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Otras cuestiones que se abordaron tiene que ver con la seguridad jurídica que ofrece el arbitraje como sistema alternativo de resolución de conflictos entre Estados, empresas, y agentes económicos, además de profundizar en el tema de las ayudas del Estado en el Derecho de la Unión Europea y el arbitraje de inversión.

Entre los ponentes participantes hay que destacar a Juan Antonio Xiol, magistrado del Tribunal Constitucional y expresidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, Andrea Carlevaris, secretario general de la Corte de Arbitraje Internacional de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), principal centro de arbitraje mundial, Juan Serrada, presidente de la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA), Adolfo Díaz-Ambrona, secretario general de la Cámara de España y la Corte Española de Arbitraje, y Antonio Sánchez-Pedreño, presidente de la Corte de Arbitraje de Madrid.

Entre los asistentes, juristas como Urquiola de Palacio, socia directora de Palacio y Asociados.

Su valoración de este XI Congreso del Club del Arbitraje es muy positiva. “Cuestiones como la problemática que supone la ejecución del laudo y el control judicial del mismo son elementos a tener en cuenta en cualquier proceso arbitral”, afirmó De Palacio.

PUBLICIDAD

En España se ejecutan los laudos en menos de un año en 90 por ciento de los casos

La abogada destaca que hay un mayor cumplimiento de los laudos domésticos en la mayor parte de los casos, “casi de forma automática, no hay que instar una ejecución”, afirma.

“Si hay que ir al tribunal para la ejecución del laudo se hace dentro de unos plazos razonables”, revela.

Otra cuestión son los laudos extranjeros que comportan otra complicación mayor.

PUBLICIDAD

“Tardan algo más, de momento creo que no hay que hacer cambios legislativos para agilizar este tipo de cuestiones.”, añade De Palacio.

Otra cuestión sería que además del juzgado 101 de Madrid para ejecución de laudos, hubiera alguno más en ciudades como Barcelona o Madrid “agilizaría la aprobación de los laudos extranjeros”, concluye.

PUBLICIDAD

José Antonio Caínzos, socio de procesal de Clifford Chance, es copresidente, junto con David Arias, del Club Español del Arbitraje: «Hemos tenido más asistentes que nunca. 350 inscritos de 25 países representados interesados en conocer la problemática de temas muy actuales».

José Antonio Caínzos,

José Antonio Caínzos, socio de procesal de Clifford Chance, y copresidente del Club Español del Arbitraje.

Dicha entidad tiene 900 socios y está presente en 40 países.

PUBLICIDAD

Para este jurista, cuestiones como la ejecución y el control judicial del laudo están funcionando relativamente bien en nuestro país.

«Hay que dejar que la ley del 2003 de arbitraje madure. No soy partidario de cambios legislativos en estos momentos. Es fundamental difundir estas actividades y ver también como se hace en otros países», apunta.

Sobre la ejecución del laudo, señala que el tiempo varía en función de la ciudad sede del arbitraje, pero que en una ciudad como Madrid «donde existe el juzgado de instrucción 101 especializado en esto temas puede estar por debajo del año».

A su juicio, sería deseable que una ciudad como Barcelona contemplara un juzgado de este tipo.

Respecto al cambio de las Audiencias Provinciales a los TSJ para el control de los laudos cuenta que «fue un cambio que introdujo el legislador pese a que desde el Club del Arbitraje pedimos que se fuera directamente al Tribunal Supremo y su Sala Primera para la unificación de criterios».

En su opinión se debe tener por seguridad jurídica en un escenario a medio plazo.

Caínzos destaca que la relación entre magistrados y árbitros es buena: «A través de actos de este tipo es bueno que cada parte vea lo que hace. Los árbitros no queremos sustituir el trabajo de los jueces. Creo que la ley del 2013 de Arbitraje deja claro cuáles son las competencias de cada uno y tenemos que consolidar lo existente en esta materia».

Tras la inauguración, Carmen Sánchez-Cortés, secretaria de Estado de Justicia, atiende a los periodistas. Este profesional le pregunta si hemos recuperado nuestra Marca España en arbitraje tras aquellos laudos anulados hace un año por TSJ de Madrid. «Respetamos las resoluciones de los tribunales de justicia. Es posible que hay que introducir mejoras pero hay que hacerlo escuchando a la comunidad jurídica».

Los expertos en arbitraje reclaman que sea la Sala de lo Civil del Supremo la responsable de la nulidad de los laudos

Según la secretaria de Estado, el arbitraje es propio de sociedades libres y maduras. «Si se acude a un arbitraje lo hace porque tiene elementos competitivos como la especialización y la capacidad de respuesta en un tiempo menor».

A su juicio esta práctica es necesaria en la economía donde los empresarios, para facilitar la inversión, deben contar con métodos de resolución de conflictos ágiles y que generen certidumbre.

Los expertos en arbitraje reclaman que sea la Sala Civil del Tribunal Supremo la que se encargue de la nulidad de los laudos para unificar doctrina.

CONTROL JUDICIAL ESPERADO Y ACOTADO

Para Julio González Soria, presidente del Comité Organizador de este XI Congreso y muchos años atrás presidente de la Corte de Arbitraje de la Cámara de Madrid: «Creo que hemos respondido a la expectación de los asistentes con temas de máxima actualidad. Para cualquier arbitraje es fundamental que la ejecución del laudo se haga en plazos razonables y los jueces hagan, siguiendo la ley, el control judicial esperado», comenta.

A su juicio «España es un privilegiado en lo referido al control judicial del laudo. Así se ha visto, hace años en las Audiencias Provinciales y, tras la reforma de la ley, los propios TSJ que ahora son competentes en esta cuestión. Se trata de que apliquen el Convenio de Nueva York, sin entrar en el fondo del tema como dice la Ley de Arbitraje actual».

Sobre los incidentes vividos en nuestro país, con varios laudos anulados desde el TSJ de Madrid, siempre relacionado con materia financiera, González Soria quiere dejarlo como un capítulo cerrado sin repercusión notable “Fue un episodio aislado que no hay que darle mayor trascendencia”, añade.

Peor está la cuestión en muchos países de América Latina, donde el control de los tribunales es mayor, pese a que tiene aprobadas leyes expositivas al respecto. «Aquí hemos abordado asuntos como el de poder ejecutar un laudo en un país cuando en el lugar de origen fue anulado o en proceso de anulación, cuestión cada vez más habitual», cuenta González Soria.

En este tipo de eventos viene muy bien hacer derecho comparado.

Nuestro interlocutor es partidario también de que el Supremo se haga cargo al final del control judicial de los laudos «lo que ayudaría a la unificación de doctrina”. Y destaca que el arbitraje ha crecido mucho en España “ sobre todo si vemos el número de claúsulas arbitrales que hay en los convenios entre empresas».

En este encuentro no falta Miguel Angel Serrano, socio responsable de la práctica arbitral en Crowe Horwarth en Madrid. Este profesional está muy vinculado al arbitraje desde hace muchos años.

«Las jornadas han sido muy interesantes y de plena actualidad abordando asuntos que interesan a todos», dice Serrano.

A su juicio, la ejecución de los laudos en nuestro país no genera muchos problemas, «los laudos se suelen cumplir de forma voluntaria la mayor parte de las veces en un noventa por ciento. Ese diez por ciento restante suele dar problemas y acudes a la vía judicial».

Para este experto, el sistema judicial funciona aunque a veces se observan ciertas carencias o disfunciones «lo que puede generar un cierto retraso en dicha ejecución de la que estamos hablando». A su juicio, «el cambio de Audiencias Provinciales a TSJ ha sido para bien aunque cuestiones como la nulidad de los laudos deberían residir en el Tribunal Supremo”.

LOS PERITOS FORENSES, MÁS IMPORTANTES

Otro de los asistentes fue Juan Jesús Valderas, responsable de forensic de FTI Consulting, uno de los diversos patrocinadores de este evento.

«Se han abordado temas centrales y críticos que ayudan a que el arbitraje sea una herramienta eficaz en su funcionamiento. La ejecución del laudo es fundamental para que el proceso arbitral sea efectivo”, cuenta Valderas.

Desde su punto de vista el problema radica en ese diez por ciento que necesita de la presencia judicial para ser ejecutado, no siempre con sencillez. «Hay que reconocer que los laudos anulados por TSJ Madrid en materia de ‘swaps’ han generado cierta inquietud en la comunidad arbitral».

Para este profesional, conocedor de lo que es el arbitraje «cada vez más si el asunto es complejo las partes suelen aportar la visión del perito forense, acostumbrada a trabajar con rigor este tipo de asuntos. Si hay por medio una cuestión fundamental técnica en el asunto, el papel de los peritos puede ser clave en la resolución del laudo».

A su juicio, en este tipo de asuntos podría ser el perito, por su formación, también árbitro.

‘NETWORKING ENTRE ÁRBITROS’

Alvaro López Argumedo, es socio de Uría Ménendez y uno de los árbitros más prestigiosos de nuestro país “Este Congreso del Club del Arbitraje ha servido para que los expertos en la práctica de muchos países intercambiemos conocimientos y abordemos cuestiones capitales que nos preocupan en estos momentos”

Nuestro interlocutor coincide con otros expertos consultados por CONFILEGAL porque Madrid ayuda a tener laudos ejecutados con más celeridad que en otros países de nuestro entorno.

«Desde esta perspectiva el arbitraje funciona con la eficacia que todos esperamos”, resalta.

Respecto al control judicial de los laudos» es evidente que la modificación de las competencias de las Audiencias Provinciales a los TSJ tenía buenas intenciones y estaba bien fundada. Lo que sucede es que las Audiencias habían consolidado una doctrina ya útil y no estoy seguro que se pueda continuar en los TSJ mencionados», opina López Argumedo.

Sobre si el Tribunal Supremo y su Sala Civil tendría que ocuparse de estos temas, López Argumedo que esta acción «ayudaría a la unificación de la doctrina y sus criterios y no me parece una mala idea que no pueda ponerse en marcha a medio plazo».

Para este experto, el sistema arbitral no necesita cambios sino «hacer bien las cosas con la normativa que tenemos».

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Lo último en Profesionales