Confilegal
España: la pesadilla de 10 sistemas de gestión procesal distintos que, en muchos casos, ni se hablan
Mundo Judicial, Política

España: la pesadilla de 10 sistemas de gestión procesal distintos que, en muchos casos, ni se hablan

José Muelas
3 Septiembre, 2016

En España somos unos fieras en esto de la informática y la justicia. Como la Justicia ya no iba mal de por sí, la falta de planificación (o la sobra de avidez) ha dado lugar a que casi cada comunidad autónoma tenga un sistema de gestión procesal distinto, atención al dato:

SISTEMAS DE GESTIÓN PROCESAL DE JUSTICIA

Hasta 10 sistemas de gestión procesal distintos que, en muchos casos, “ni se hablan” entre sí.

No me hablen ustedes de Steve Jobs, ni de Bill Gates ni de Richard Stallman, para tíos listos, nosotros.

¡Viva España!

Hemos gastado 10 veces lo que habría bastado gastar una sola vez, y todo para liar un carajal informático que ni Silicon Valley hubiese conseguido liar aunque pusiera todo su empeño en ello.

Como digo: “semos” los mejores.

Un niño de 11 años habría optado por copiar o usar en todas las Comunidades Autónomas el mismo sistema, en lugar de gastarse 10 veces el dinero para hacer algo que ya estaba  hecho; pero, claro, eso es porque los niños de 11 años no perciben los complejos problemas jurídico-financieros de la coyuntura política.

Ustedes ya me entienden.

Pienso en esto y, mientras espero unas horas a que LexNet decida admitirme un escrito, un amigo me sugiere por whatsapp que deberíamos hacer una comparativa entre los diversos programas existentes.

– ¿Un ‘benchmarking’? -le dijo.

A lo que él me responde:

– No sé qué carajo es un ‘benchmarking’, pero aquí alguno o algunos se han gastado un pastizal en software y hardware para hacer una mierda como el sombrero de un picador (mi amigo es hombre de metáforas poco elaboradas).

Y mientras LexNet sigue sin digerir un folio DIN-A4 a una cara, pienso que mi amigo tiene razón, que, ahora que ya tenemos 10 programas distintos para hacer la misma cosa, bien podríamos compararlos y ver cual funciona mejor y cual peor y, de paso, acabada la comparativa, podríamos correr a gorrazos a los responsables de los peores programas, que eso no devolverá el dinero malgastado a las arcas públicas, pero es una actividad que relaja mucho y contribuirá sin duda a serenar los ánimos del electorado en estos tiempos convulsos.

Luego, una vez elegido el mejor de los programas, podríamos instalarlo en todas las comunidades de forma que todos los sistemas se entendiesen entre sí y de este modo mejorase sensiblemente el funcionamiento de nuestra administración de justicia.

En este punto habría que establecer un premio especial porque, si elegido un programa, el mismo no puede ser compartido por todos debido a que los responsables no eligieron convenientemente las licencias, tendremos entonces que volver a correrlos a gorrazos.

HEMOS PAGADO 10 VECES LO QUE SE PODÍA COMPRAR CON UN SOLO PAGO

Esto, sin duda, tampoco solucionará el problema de no poder compartir el programa, pero, nuevamente, proveerá de paz a muchos administrados, alejará de las arcas públicas bastantes farfollas y saneará el tejido de una buena parte de nuestra clase política. Todo esto son beneficiosos efectos colaterales que, no por menos obvios, debemos minusvalorar.

Si seguimos hasta el final con el método de los gorrazos podremos, con un poco de fortuna, llegar a encontrar el programa ideal y, de paso, también a deshacernos de una buena caterva de pastueños semovientes que ramonean en el erario público.

Sé que el método propuesto no resulta muy dospuntocero ni hipstermillenial, pero a mí, al pronto, me parece bastante efectivo.

Estoy plenamente convencido de que esto de que cada Comunidad Autónoma haya invertido un pastizal en desarrollar su propio sistema no ha tenido nada que ver -por supuesto- con comisiones, ni sobres, ni ninguna de esas cosas que con harta frecuencia suele denunciar sin pruebas el populacho ignorante.

Es mucho más “diecinuevepuntocero” atribuirlo a un inesperado efecto secundario del principio de Hanlon, diagnóstico este que resulta mucho más científico.

Si España fuese una empresa privada tengo para mí que todos estos dirigentes estarían, sin duda, despedidos.

Hemos pagado 10 veces lo que se podía comprar con un solo pago; gracias a ese gasto no sólo no hemos obtenido lo que necesitábamos sino que ahora, además, necesitamos organismos de coordinación y armonización (más sueldos, más pasta) y todo para que el resultado sea justo el contrario del pretendido.

Por eso, a esta hora incierta de la madrugada y -sin duda- fruto de la desesperación que produce LexNet, se me ocurre que sí, que igual mi amigo tiene razón, y que lo que hace falta aquí es una buena tanda de gorrazos bien despachados.

No creo que pase.

José Muelas

José Muelas

José Muelas es abogado y miembro destacado de la "Brigada Tuitera".


Leave a Reply

1 Comment on "España: la pesadilla de 10 sistemas de gestión procesal distintos que, en muchos casos, ni se hablan"

avatar
Sort by:   newest | oldest | most voted
A. Obenza
Guest
A. Obenza

En Galicia se está utilizando el Programa Minerva y posteriormente el Minerva NOJ. Despúes de más de 10 años usando el sistema (y poniendo loco al CAU con mis quejas) , lo que veo es que cada “evolución” del programa no deja de ser un parche sobre otro parche, de otro parche y otro parche., y otro… ¿Después de tantos años viendo que el programa funciona “como funciona” alguien se va a creer que Lexnet va a ser mejor? Bendita inocencia!!

wpDiscuz