PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Adolfo Suárez Illana, presidente de ONTIER: “Nuestro modelo de gestión está en evolución permanente”

Adolfo Suárez Illana, presidente de ONTIER, en la sala de reuniones de la empresa, en el madrileño Paseo de la Castellana. Confilegal.
|

Recién acabada la convención anual de socios de la firma en México, la actividad de Adolfo Suárez Illana, como presidente de ONTIER es incesante. Esta entrevista tiene lugar pocos minutos antes que reciba al embajador de Puerto Rico en Madrid en la biblioteca de la oficina del bufete en Madrid.

Suárez que se define políticamente incorrecto no esquiva ningún asunto planteado y se muestra satisfecho de la evolución de su despacho de abogados.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, el despacho sigue con su plan de expansión internacional. Italia será el país número 14 en donde estará presente el bufete global de origen español y el cuarto en Europa tras España, Portugal y Reino Unido. ONTIER ofrece como despacho multidisciplinar asesoramiento jurídico en energía, derecho administrativo, concursal, laboral, contratación nacional e internacional, propiedad intelectual y derecho del entretenimiento. “Nos centramos en el cliente, sobre todo y eso hace que nos planteen muchas cuestiones”, indica.

ONTIER cuenta con 19 sedes en 13 países: Reino Unido (Londres), España (Madrid, Oviedo, Santander y Sevilla), Portugal (Lisboa, O Porto), Estados Unidos (Miami), China (Shanghái), Colombia (Bogotá), Perú, (Lima), México (México DF), Brasil (Sao Paulo y Rio de Janeiro), Venezuela (Caracas), Bolivia (Santa Cruz y La Paz), Paraguay (Asunción) y Chile (Santiago). Aquella marca que lanzó el despacho Ramón Hermosilla & Gutiérrez de la Roza (RHGR) para internacionalizarse en abril del 2012 ha acabado por convertirse en un despacho global.

¿Qué balance puede hacernos de la última convención mundial de México de ONTIER celebrada hace unos días?

PUBLICIDAD

Todo son buenos noticias. Van pasando los años y se van sumando los socios al proyecto. Eso significa que estamos presentes en más países con otras oficinas. Al mismo tiempo el crecimiento de la firma se advierte en la facturación y entrada de nuevos clientes.

La celebración que acabamos de realizar en Méjico ha sido importante, por varios motivos. En primer lugar nos sentimos muy a gusto en este país, donde arrancamos la firma por nuestra cuenta y ahora es un despacho puntero en aquel país.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, este año anunciamos la adhesión de un nuevo socio en Italia y la apertura de oficinas en Roma como en Milán. A partir del próximo 1 de enero de 2017 la sede de Roma ya estará operativa y seis meses después abrirá la oficina de Milán.

PUBLICIDAD

Con estos datos, el modelo ONTIER a nivel de gestión de despachos funciona y goza de buena salud en estos momentos…

Estamos en evolución permanente. Cada socio que se incorpora con nosotros o cada cliente que decide trabajar con el despacho pone a prueba lo que hacemos. Se trata de ser flexible y adaptarte a tu entorno

Nosotros siempre tuvimos claro que deberíamos internacionalizarnos desde la perspectiva de empresa de servicios jurídicos que somos más que como un partnership al uso. Está funcionando y estamos contentos con la evolución del mismo.

suarez-illana-3
Adolfo Suárez Illana, presidente de ONTIER, reconoce que su apellido sirve para abrir puertas, pero luego hay que mantenerlas abiertas. Confilegal.

Esta forma de ver las cosas desde este despacho se consolida en un momento de cambios importantes en la abogacía como profesión…

Es razonable que los despachos se planteen cambios en el “partnership” o sociatura, sabiendo que la propia evolución de nuestra profesión ha cambiado bastante en estos años. De aquella profesión tan personal donde unos pocos gestionaban los asuntos jurídicos hemos pasado al modelo empresarial, colectivo, que es el que necesitan los despachos para ser rentables.

PUBLICIDAD

Este cambio importante debe llevar aparejado una serie de cambios a nivel interno de los propios bufetes a nivel de mentalidad e incluso de organización y de estructura. Nosotros decidimos convertirnos en una empresa de servicios jurídicos porque creemos que es lo que se adecua a estos tiempos de transformación.

¿La clave está entonces en ver el negocio como una empresa de servicios jurídicos?

Creo que sí. De hecho el “cambio revolucionario” de ONTIER si se quiere entender así es el concebir el despacho como una empresa. Y esta forma de ver la profesión trasladarlo a todas nuestras actividades.

Eso hace que nuestras cuentas de resultado, planes de inversión, presupuestos o planes de negocio se adapten a esta coyuntura desde nuestra internacionalización que ha sido una apuesta estratégica muy pensada.

Que nosotros nos impliquemos en la gestión y accionariado de cada despacho que se abre en cualquier parte del mundo produce cambios sustanciales. Esos cambios los tiene que asumir nuestra profesión porque a nivel mundial esto no es nada nuevo realmente. Nuestra forma de ver el negocio es irrenunciable en este proceso de expansión internacional.

El “cambio revolucionario” de ONTIER si se quiere entender así es el concebir el despacho como una empresa. Y esta forma de ver la profesión trasladarlo a todas nuestras actividades

¿Está forma de ver el negocio se ha resentido en su forma artesanal de ver el derecho?

No hemos dejado de ser artesanos. Somos una empresa de artesanos y de servicios jurídicos. No abandonamos el acompañamiento al cliente que es clave en esta relación de confianza que mantenemos con ellos. Tampoco la búsqueda de la excelencia y la persona. La mentalidad empresarial es compatible con la visión del abogado del negocio.

Sobre esta cuestión le diré que elegimos antes a la persona que al abogado para que se incorpore a nuestro proyecto. Hay que darse cuenta que la trayectoria personal es importante y luego puede macar la relación contigo. Ese es el primer paso, luego profundizamos en su perfil como abogado y proyección profesional. Siempre apostamos porque tengan una carrera larga con nosotros.

¿Cómo han asimilado esa transición hacia ese modelo de gestión empresarial del despacho?

Se ha hecho sin traumas y desde diferentes perspectivas. Hemos logrado crear equipos de trabajo muy competitivos de cara a nuestros clientes. Y saber gestionar de forma estratégica nuestra presencia en diferentes jurisdicciones que de otra forma sería imposible hacerlo. De esa forma el cliente es atendido por el mismo despacho, con el mismo nivel de calidad, en cualquier parte del mundo.

_mg_4183
No han dejado de ser una empresa de artesanos de servicios jurídicos, asegura Suárez Illana. Confilegal.

Lo que más llama la atención del fenómeno ONTIER es que esta marca ha fagocitado al despacho que la lanzó hace cuatro años…

No sabría decirle si la marca ha absorbido al despacho o si el propio despacho ha crecido con la propia marca ONTIER. Lo que sí teníamos claro es que esa profesionalización del despacho y su conversión en empresa de servicios jurídicos llevaba aparejada una cuestión fundamental que es la despersonalización y la creación de una marca.

Hace un año situaron su sede corporativa en Londres ¿Qué ventajas ha reportado para el despacho ubicarse allí?

La valoración de esta experiencia es muy positiva. No ha sido una medida coyuntural ni a corto plazo. Es algo muy pensado y de carácter estratégico. Londres, junto con Nueva York son los dos grandes mercados jurídicos que existen en el mundo. Apostamos por Londres donde teníamos un despacho y ahora se han desplazado los servicios centrales y nuestra sede.

A través del despacho de Londres podemos acceder a un tipo de cliente o inversor que tiene el objetivo puesto en Iberoamérica, plataforma que nos ayuda a realizar este tipo de gestiones de forma más sencilla. En la actualidad seguimos apostando por este tipo de actuaciones.

¿Y desde ahí, como se ve el conflicto generado por el “Brexit”?

Lo primero que hay que advertir que los ingleses sueles ser prácticos y listos. Han cometido un error en esta salida que me cuesta trabajo que no enmienden en el futuro. No tengo ahora datos que pueda ofrecerle sobre esta cuestión.

Londres es una de las plazas más importantes del mundo. Es un socio estratégico, militar, económico y comercial de Europa y de EEUU y seguirá siéndolo. Otras cosas serán las condiciones en que se produzca esta circunstancia. Aún hay pocos datos sobre esta noticia que nos ha pillado a contrapié a todos.

Sobre la internacionalización de su firma, ¿cuál ha sido la causa de apostar especialmente por América Latina como lugar de crecimiento? La expansión de la firma hacia Iberoamérica tiene mucho de lógica para un despacho que en su origen es español y sus socios con vinculación a despachos de ese continente. Ha sido y es un salto natural pero también tiene mucho de estratégico porque hemos visto la falta de presencia de los bufetes anglosajones que no estaban fuertemente posicionados allí.

Hoy en dÍa somos el despacho internacional con más presencia en la zona. Ahora se trata de consolidar nuestra posición en estos países iberoamericanos. Se han iniciado conversaciones con varias firmas de República Dominicana, Ecuador y Argentina, así como de Centroamérica y el Caribe pero es sólo un paso.

Ahora con lo conseguido queremos convertirnos en el despacho de entrada para Iberoamérica. Y eso incluye un desarrollo en otras áreas geográficas en países de Centro Europa, Oriente Próximo y Rusia. También hemos investigado en la zona norte de Africa de habla portuguesa y en la propia Asia. Seguimos siempre buscando oportunidades de negocio.

suarez-illana-3
La expansión de la firma hacia Iberoamérica tiene mucho de lógica para un despacho que en su origen es español y sus socios con vinculación a despachos de ese continente, según Suárez Illana.

En este mapa de expansión, ¿cómo va a evolucionar la presencia de ONTIER en EEUU?

En Miami tenemos una oficina especial, es diferente a cualquier otra donde se ofrecen plenos servicios jurídicos. La concebimos como oficina de ayuda y gestión a los clientes que ya tenemos y no competimos con los grandes despachos allí. Al mismo tiempo puede ser un elemento que ayude a canalizar asuntos a nuestras oficinas de América Latina.

Ahora estamos estudiando implantarnos en Nueva York. La idea es que sea en el futuro una plataforma de captación de clientes, de ahí que estemos en contacto con diferentes despachos de la zona con los que buscamos una forma de colaborar, una vez conoce como trabajamos.

En la medida que hemos ido creciendo como firma, hemos notado la incorporación de otro tipo de cliente y de asunto donde ya sí competimos con los grandes despachos. Ese crecimiento de nuestra marca y prestigio nos ayuda penetrar en empresas más grandes con el respaldo que tiene tener una única organización detrás de ti.

¿Llamarse Adolfo Suárez abre puertas realmente en este negocio?

Es una exigencia llamarse así, no me cabe la menor duda. Y un compromiso con la excelencia. Luego este patrimonio que yo he recibido ayuda mucho en España y en el resto del mundo. Sobre todo a que se ponga la gente al teléfono en la primera llamada que haces. Luego el resto de la negociación tienes que ganártelo con tu saber hacer.

En mi caso, la ayuda de la excelencia a la que debo tender viene reforzado por el excelente equipo que me acompaña en ONTIER y que permite que esa segunda y tercera llamadas sean más sencillas de gestionar.

Llamarse Adolfo Suárez ayuda en la primera llamada a pasar filtros. Pero luego tienes que demostrar tu saber hacer en la negociación para que cuenten contigo

Le preocupa la situación actual, con un Gobierno que necesita del pacto para resolver diferentes cuestiones. ¿Esta situación va a afectar el negocio en nuestro país?

La situación es diferente a la habitual. Eso es cierto. Pero hay que ser preciso no hemos estado un año sin Gobierno como dicen algunos. Y es evidente que estamos mal acostumbrados a los Gobiernos con mayoría absoluta de una u otra forma.

Sin embargo, esto no fue siempre así. Le recuerdo que todo el proceso de la transición democrática se realiza con un gobierno en minoría. Todo esto nos va a obligar a un ejercicio especial de diálogo y de pacto. Es posible que de esta manera dichos pactos sean más duraderos.

Que exista un gobierno en minoría no creo que cause especiales problemas. El principal problema lo tendrá ese gobierno a la hora de negociar y sacar los temas adelante.