PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De socio a director de un bufete de abogados, un cambio cada vez más habitual

|

Los tiempos cambian que son una barbaridad. Hace diez años la aspiración de un abogado era ser socio de una gran estructura. Era un camino que conducía a la sociatura. Hoy en día, la rentabilidad marca el destino del socio. No todos llegan a ese hito y muchos prefieren crear su propio bufete de abogados. Aquí en CONFILEGAL te presentamos cuatro historias que prefirieron  encabezar su despacho a seguir en firmas de renombre.

Hace algo más de un año Santiago Milans del Bosch decidió dejar Cuatrecasas, despacho en el que estuvo diecisiete años, la mayor parte de ellos como socio del área penal económica. Reconoce que mucho de lo que aprendió en este despacho centenario le ha ayudado para poner en marcha Milans del Bosch Abogados, una firma centrada en el campo penal y administrativo y en los llamados pleitos complicados. “Somos ocho abogados que nos compenetramos muy bien. Mi papel es de repartir el juego como socio director y procurar que estén a gusto y rindan al máximo”, indica.

PUBLICIDAD
Santiago Milans del Bosch, tras abandonar Cuatrecasas fundó Milans del Bosch Abogados.

Nuestro interlocutor ya piensa en ampliar oficina en los próximos meses para que su equipo de trabajo siga trabajando con comodidad “cualquier crecimiento que nos planteemos se hará con cabeza y criterio. Queremos ser una boutique y tener un tamaño apropiado, lejos de las grandes estructuras jurídicas que ya he conocido en mi etapa profesional”.

PUBLICIDAD

Para Santiago Milans del Bosch lo más complicado ha sido en este año “la gestión del trabajo no solo como lugar de trabajo sino también como medio de vida. La parte económica es fundamental para que sea viable el despacho. Es algo que a los abogados no se nos enseña y que aprendemos sobre la marcha”.

Ahora, en este papel de socio director “hay que trabajar duro y hacer la previsión adecuada de ingresos para que agosto sea el mes en el que nos vamos de vacaciones y se planifica la actividad del despacho. En nuestro caso nos hemos introducido en la parte concursal, de Segunda Oportunidad al incorporase Juan José Arizcorbe como experto en estos temas en el propio bufete”.

PUBLICIDAD

Milans del Bosch subraya que “nosotros  nos ocupamos de los pleitos que otros no quieren o no pueden encargarse de ellos”.  De esta forma su despacho llegó a un acuerdo con la Fundación Villa Cisneros para asumir el proyecto Dignidad en el que se pretende aclarar los 350 asesinatos de ETA de los que sus familias no saben nada.

Santiago Milans del Bosch: “Con firmas de este tipo es más sencillo plantearse la conciliación de la vida personal y profesional de todos los abogados que trabajan contigo”.

De Valencia a toda España

Durante doce años Antonia Magdaleno lideró en Broseta el área de reestructuraciones empresariales y procesal  hasta que en el 2011 decidió dejar la firma y crear su propio despacho de abogados. Por sus manos pasaron los concursos más destacados de aquella época, desde Llanera, que fue la primera gran inmobiliaria que entró en crisis en el año 2007, e incluyendo Martinsa Fadesa, que fue en su momento la mayor suspensión de pagos, con más de 7.000 millones de euros de deuda. A éstos les siguieron otros procesos muy sonados, como los de Urazca y Viajes Marsans.

PUBLICIDAD
Antonia Magdaleno, creó en 2011 su propio despacho de abogados.

Es fundamental dar con las personas adecuadas para que tu despacho crezca de forma racional, sin sobresaltos

Sobre este cambio resalta que “al principio está el vértigo de dar el salto y cambiar de papel a nivel profesional. En este caso, ese salto lo dimos en plena crisis económica pero después de seis años de trabajo estamos satisfechos de donde estamos”.

PUBLICIDAD

Antonia Magdaleno Abogados y Economistas creado en el 2011 fue evolucionado y de estar especializado en insolvencias profesionales y concursos ya ofrece servicio en otras áreas del derecho. “Somos tres socias y un total de treinta profesionales entre abogados y economistas. Siempre tuvimos claro que era necesario que el abogado tuviera un apoyo en otros profesionales para realizar su trabajo”, indica. El despacho ya tiene oficinas en Madrid, Barcelona, Valencia Y Bilbao. “No creo que crezcamos mucho más. Tenemos una estructura flexible que se adapta muy bien a los clientes”, comenta

En cuanto a la gestión del despacho para Antonia “lo más complicado es llevar la planificación financiera de la firma y toda la parte contable. Sobre la gestión de personas ya estaba acostumbrada a llevar equipos de trabajo en anteriores situaciones. La verdad es que nunca me he arrepentido de la decisión que tomé en su dia de liderar mi propio proyecto profesional como abogada”.

Para nuestra entrevistada “hoy por hoy, poner en marcha tu despacho de abogados es una alternativa a tener en cuenta para aquellos abogados que no llegan a ser socios en sus estructuras o quieren dar un cambio profesional. No es tan complicado como parece”. Otro elemento que destaca es dar con las personas adecuadas, tanto a nivel de socio como de estructura para que la firma crezca sin sobresaltos.

SLJ Abogados, un despacho para litigación

Daniel Jiménez, abogado experto en litigación y arbitraje, después de cuatro años y medio en Ashurst, despacho internacional, como socio de esta práctica, decidió arrancar su proyecto profesional propio bajo la marca SLJ Abogados.

Daniel Jiménez, socio director de SLJ Abogados.

Hablamos con él en Sevilla, en vísperas de un juicio importante que gestiona su firma “En este cambio de mentalidad de socio a director de tu firma hay un periodo de transición. De ocuparte solo de tus asuntos y la gestión comercial como socio pasas a convertirte en hombre orquesta, del que depende todo lo que tiene que ver con el bufete”. Daniel Jiménez nos explica que ahora está llevando a cabo la transformación digital del despacho para seguir siendo competitivo “es una forma de conocer la otra parte del negocio como empresario que eres”.

PUBLICIDAD

Lo lógico es que cuando empieces con tu nuevo despacho ya tengas una cartera de clientes que te ayuden a posicionarte desde el principio

SLJ Abogados lleva tres años ya en el mercado jurídico como despacho procesal y de litigación. “Es evidente que la gestión económica y financiera es lo que más nos cuesta a los abogados que decidimos dar este paso en nuestras carreras profesionales. Para todo ello es fundamental tener una disciplina financiera que te ayude en tu trabajo diario y que sirva que el negocio funcione. En una gran firma esa preocupación la hacen otros, aquí tienes que ser tú el que sea prudente con los costes”, subraya.

A su juicio empezar un despacho desde cero es complicado “lo mejor es arrancar ya con una cartera de clientes que te den cierta estabilidad, para luego si vas creciendo buscas profesionales de tus mismas inquietudes que te ayuden a crecer. En estas estructuras la rentabilidad por abogado es mayor. Solo tienes que saber controlar tus costes”.

Nuestro interlocutor goza de un posicionamiento notable en el sector hotelero y turístico “al final esto es una ventaja porque hablas el mismo lenguaje que tus clientes y eso facilita la comunicación con ellos. De esa forma entendemos mejor la resolución de las disputas en las que se encuentra inmerso y eso es una ventaja respecto a otros compañeros que no tengan esa experiencia profesional”, aclara.  El despacho se ha especializado desde sus inicios en la litigación “creo que es un valor importante especializarte en algo y nosotros desde el principio lo tuvimos claro la litigación de asuntos complejos.  Tenía todo el sentido crear una firma de este tipo procesal civil y mercantil. Estoy satisfecho de la trayectoria del bufete”.

Compromiso social del los despachos es posible

Patricia Gabeiras fue de las socias más jóvenes del despacho Roca Junyent en Madrid. A los dos años de formar parte de esa estructura fue nombrada socia de un despacho que empezaba a dar sus primeros pasos. Miquel Roca vio en esta abogada una profesional muy preparada en temas jurídico y financieros, parte ésta poco cuidada por la mayor parte de los abogados. En el 2003 crea Gabeiras & Asociados su despacho del que es socia directora y que ha hecho el compromiso social y ético uno de los valores “Me vino bien estar en una firma que estaba en crecimiento para luego adaptar todo lo aprendido a mi proyecto profesional propio”.

Patricia Gabeiras, socia directora de Gabeiras & Asociados.

Para esta letrada experta en derecho financiero y bancario “otro de los cambios que víví fue el de dejar de llevar temas de gran calado a nivel jurídico y de cierta repercusión mediática por otros temas menores sin tanto relumbrón. Después de haber pasado por una gran firma legal le pierdes el miedo a los grandes temas cuando te enfrentas de nuevo con ellos”.

Pasar de socio a dirigir tu despacho no es fácil. Nadie te enseña a la gestión del bufete y aprendes sobre la marcha

A su juicio lo más complicado de estos trece años ha sido “crear y gestionar el equipo que constituye el bufete. Es fundamental que vean que se cuenta con ellos para todos y que junto a la retribución económica acceden a algunos incentivos sociales. Profesionales buenos técnicamente pero que quieran implicarse en un proyecto de este tipo es un reto. Creo que al final aquí lo hemos logrado y estoy orgullosa de todos ellos”.

Otra de las claves de la gestión del a firma es “tener niveles salariales similares a los de los grandes despachos. Que sepan que tienen una proyección profesional y al mismo tiempo mejores horarios que en una estructura jurídica mayor. Es la mejor manera de fidelizar a tu equipo de trabajo”. En un momento como el actual el propio cliente “quiere a un especialista que conozca su negocio y pueda darle ese asesoramiento de forma directa desde una relación de confianza”.

De cara al futuro, el crecimiento será controlado “La firma ya cuenta con veinte profesionales y no queremos ser una gran estructura donde podamos perder los valores fundacionales del bufete.  Creceremos a nivel internacional porque nos lo piden nuestros clientes”.