Los expertos recomiendan protocolos familiares flexibles que ayuden a la sucesión en las empresas

Los expertos recomiendan protocolos familiares flexibles que ayuden a la sucesión en las empresas

|
23/5/2017 04:58
|
Actualizado: 04/4/2022 11:29
|

En un país como el nuestro donde junto a la pyme la empresa familiar es otro elemento que abunda mucho en el tejido empresarial, parece lógico que los rectores de cada empresa busquen mecanismos que ayuden a consolidar la empresa y a organizar la sucesión en cada una de ellas. El protocolo familiar, es el modelo que recomiendan los juristas expertos en esta práctica. Debe ser un documento flexible que abarque muchos campos para así evitar luego sorpresas desagradables.

En el derecho positivo español, y como concepto aplicable en el ámbito de la empresa familiar encontramos referencia al Protocolo Familiar en el Real Decreto 171/2007, de 9 de febrero por el que se regula la publicidad de los protocolos familiares.

El artículo 2 del citado Real Decreto define el Protocolo Familiar como “aquel conjunto de pactos suscritos por los socios entre sí o con terceros con los que guardan vínculos familiares que afectan una sociedad no cotizada, en la que tengan un interés común en orden a lograr un modelo de comunicación y consenso en la toma de decisiones para regular las relaciones entre familia, propiedad y empresa que afectan a la entidad”.

Hace unos días tuvo lugar una jornada organizada por ADEFAM y KPMG para revisar la nueva generación de protocolos familiares, Rafael Aguilar, socio del área Legal de KPMG Abogados, recordó que las empresas, a medida que van creciendo, se convierten en estructuras piramidales, con convivencia de varias ramas familiares, en las que suele ser más común que surjan conflictos.

La Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM) agrupa en estos momentos a 93 empresas familiares madrileñas, todas ellas líderes en los respectivos sectores en los que operan. Su facturación agregada es de 13.066 millones de euros, el equivalente al 7,13% del PIB de la Comunidad de Madrid. En conjunto dan empleo a 191.681 trabajadores. Entre sus asociados, muchas ya disponen de ese protocolo familiar a medida de cada empresa.

Es necesario que el protocolo familiar sea lo más automático posible a la hora de dar respuesta a las situaciones sobrevenidas

Por ello, a juicio de este abogado a la hora de elaborar un protocolo familiar, “lo principal es hacer un buen diagnóstico de la situación, con el fin de poner sobre la mesa todo aquello que se quiera regular”. Asimismo, puede ser conveniente llevar a cabo una reorganización de la estructura societaria, agrupando a cada una de las ramas familiares en sociedades holding intermedias a través de las cuales ostenten la participación en la empresa original, con la finalidad de mantener la estructura accionarial lo más sencilla posible.

“El protocolo familiar no debe ser un ejercicio legal, sino más bien un modelo de armonización de los intereses en el seno de la familia empresaria y, en este sentido, cuantas más situaciones se regulen, mucho mejor. Es necesario que el protocolo familiar sea lo más automático posible a la hora de dar respuesta a las situaciones sobrevenidas”, asegura Aguilar, quien se muestra partidario de establecer mecanismos de resolución de conflictos a través de figuras como la mediación, con el fin de desincentivar que las ramas familiares intenten alargar la búsqueda del conflicto a través de fórmulas judiciales o arbitrales.

Mantener la unidad familiar

Por su parte para otro experto como Iñaki Frias, socio del Área de Derecho Mercantil y Responsable del Área de Empresa Familiar del despacho Rousaud Costas Durán (RCD)  las ventajas de implantar dicho protocoloreside en la posibilidad de conservar y mantener por un lado la unidad entre los miembros de la familia (entre sí y con la empresa) así como sentar las bases para tomar las decisiones adecuadas en la gestión de la empresa a presente y futuro.”

Para este experto a lo largo de estos últimos años gracias “a la experiencia y casuística adquirida durante estos años ha posibilitado en una mejora sustancial del proceso de elaboración de un Protocolo de Empresa Familiar”.

Sobre si en dicho documento hay que regularlo todo, este experto jurista señala que “debemos tener en cuenta que cada familia y cada empresa familiar tiene sus propias características y necesidades. De esta forma, se tiene que analizar en detalle y con mucha profundidad cada caso concreto, para saber regular e introducir en el Protocolo Familiar aquellas cuestiones que den respuesta a las necesidades que dicha familia y empresa presenten en cada momento concreto y no otras”.

Desde su punto de vista “de todas maneras, lo importante no es solo el contenido del Protocolo, sino también el proceso de elaboración del mismo, mediante el cual los miembros de la familia dialogan y alcanzan situaciones de consenso sobre la familia y su empresa”.

En cuanto a los conflictos y a la forma de resolverlos ya existen algunos protocolos familiares que incluyen una cláusula para acudir a la via extrajudicial, para Frías “Ésta puede ser una buena solución, siempre que se regule el procedimiento adecuadamente, se sienten las bases de forma detallada, y se obtenga el compromiso y la disposición de todos los implicados a formar parte de dicho proceso”.

Lo importante no es solo el contenido del Protocolo, sino también el proceso de elaboración del mismo, mediante el cual los miembros de la familia dialogan y alcanzan situaciones de consenso

Nuestros expertos coinciden en la necesidad de que cualquier empresa familiar cuente con su propio protocolo familiar “es una de las mejores fórmulas para planificar de forma adecuada y a tiempo la sucesión en cada empresa”. Sobre datos de empresas que puedan contar con dicho protocolo, no existen muchas estadísticas pero todos coinciden en que cualquier empresa de estas características “disponga de dicho protocolo familiar”.

También subrayaron que el mapa de riesgos de la empresa familiar está configurado por seis campos sobre los que es necesario prevenir y regular situaciones de conflicto: condiciones de empleo en la empresa familiar, reparto de dividendos, criterios para la valoración de la compañía, sucesión en la empresa familiar, conformidad y toma de decisiones en la empresa familiar, e información a los familiares propietarios.

 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Áreas y sectores