PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

10 pautas para que un abogado senior se convierta en emprendedor y monte su despacho

|

En este escenario global, donde la tecnología es una herramienta donde bien usada puede mitigar las distancias entre los grandes bufetes y las pequeñas boutiques, se han situado, con un hueco de mercado claro, profesionales seniors de la abogacía que hace ya algún tiempo decidieron ser sus propios jefes.

CONFILEGAL hace ya seis meses pudo contar las experiencias profesionales de varios abogados expertos, ahora al frente de sus propios despachos. Curiosamente ninguno estaría dispuesto a volver a una situación anterior, con lo cual parece que las satisfacciones superan a las decepciones.

PUBLICIDAD

En esta ocasión le hemos pedido a Carlos Molina, socio director de 50pro, firma especializada en desarrollar el emprendimiento en las profesionales liberales, su opinión para explicar a muchos de nuestros lectores cómo emprender y emprender con éxito, cuando ya eres un abogado senior con inquietudes de seguir trabajando en otro entorno.

PUBLICIDAD

De esta amena conversación surgen estas pautas que confiemos ayuden a algunos de nuestros lectores a posicionarse dentro del competitivo mercado de la abogacía española. Con ello nos daríamos por satisfechos, sin lugar a dudas.

1.-Toma la decisión con calma, sin prisa: El diseño estratégico del despacho lleva tiempo

“Estos profesionales que ya tienen claro que van a trabajar por su cuenta, deben aclarar que tipo de despacho quieren poner en marcha. Si uno especializado en un nicho de mercado concreto u otro más de corte generalista”, apunta Molina.

PUBLICIDAD

Para este experto “está decisión hay que tomarla con calma. Tiene que saber con qué medios humanos, financieros y tecnológicos va a contar. Si va a trabajar con otros profesionales en el propio bufete o desarrollará acuerdos con otras firmas en aquellos temas que no cubra jurídicamente”.

2.-Definir un Plan de Negocio lo más realista posible

“Es fundamental que dejemos escrito lo que vamos a hacer.  Conocer los ingresos y costes que esperamos tener en los próximos meses. Parte clave contar con una estrategia de marketing global para fidelizar algún cliente de nuestra anterior firma que quiera acompañarnos y captar otros que nos ayuden a pagar los gastos de la firma”.

En opinión de Molina “hay que tener claro las prioridades del despacho pero todo es importante al final; desde la ubicación del bufete, su imagen corporativa o cómo nos vamos a dar a conocer. Todo esto nos ayudará a arrancar en serio”.

PUBLICIDAD

3.- Orientar el despacho a los clientes

“En una estructura de este tipo, uno de los aspectos más importantes es la venta de nuestros servicios y saber diferenciarnos. Es evidente que si arrancamos ya el bufete con algún cliente tenemos una parte ganada. Lo más importante es seguir creciendo de forma razonable buscando siempre que los ingresos estén por encima de los gastos que tengamos”.

Para nuestro interlocutor “con los clientes tenemos que ser creíbles, es decir. Aquello que les hemos prometido ofrecer, cuando hicimos labor comercial y estamos a punto de cerrar ese acuerdo de colaboración, tenemos que ser capaces de darle. En muchos casos, una de las claves de crecer en un mercado como el de la abogacía es esta credibilidad”.

PUBLICIDAD

4.- Búsqueda de socios y financiación externa

Una vez definido el Plan de Negocio y nuestras prioridades tendremos claro si hay que buscar socios en nuestra firma y nueva financiación para que el proyecto sea viable a corto y medio plazo. El propio Plan de Negocio ayudará a nuestros potenciales inversores a darse una idea de lo que queremos poner en marcha”.

Carlos Molina es consciente que aún las entidades bancarias no han abierto el grifo de los préstamos como hace algunos años. “Ante esta situación, hay que buscar alternativas, contar con un cliente grande estable puede ayudar en estos momentos y ser el inicio de nuestro negocio”.

Junto con esta alternativa, destaca nuestro experto otras interesantes “en los últimos meses las compañías de fintech, entidades financieras con alto componente tecnológico, han entrado en el capital de muchos negocios. Es posible que alguna de ellas le pueda interesar nuestro negocio e invertir en él. Hay que dejar claro qué retribución pueden recibir por el dinero que nos adelanten”.

Carlos Molina, socio director de 50pro, firma especializada en desarrollar el emprendimiento.

5.- Mantener el control del despacho siempre

Derivado de estas negociaciones para Molina es “fundamental siempre no perder el control del despacho y dimensionar bien las inversiones que nos lleguen. En muchos casos se puede hacer un análisis de financiación por etapas en el propio Plan de Negocio”.

6.- Controlar bien los costes

En este tipo de negocios como en el de cualquier empresa de servicios, resulta clave “el control de los costes desde el principio para que no se disparen demasiado. En este contexto parece lógico pensar más en el alquiler de un inmueble que será nuestro despacho más que en su compra que nos puede inmovilizar mucho capital que puede hacernos falta durante un tiempo importante”.

PUBLICIDAD

7.- Decidir si emprendes solo en compañía

Es otra de las cuestiones que igual al principio no se tiene en cuenta “pero a veces vemos que el negocio está tocando techo y es el momento de contar con más profesionales. Todo depende del modelo de bufete que vayamos a poner en marcha. Si estoy muy especializado en una práctica puedo esperar a que crezca; por el contrario, si la firma tiene vocación multidisciplinar igual hay que contar con profesionales expertos en esa materia”.

Para nuestro interlocutor “si al final nuestro emprendedor se decide por compartir aventura empresarial con otros expertos tiene que buscar expertos de otras jurisdicciones que le aporten valor. Y lo que es más importante, que de cara a ese inversor quede claro que este grupo de profesionales es tan sólido que puede gestionar dicho despacho”.

8.- Contar con el marketing y la tecnología como herramientas para crecer

La viabilidad del negocio jurídico tiene también en la estrategia de marketing “siempre alineada al Plan de Negocio y en el uso de la tecnología dos puntales destacados”.  Gracias a ambas herramientas las empresas en general, y los bufetes en particular son conocidos, crean imagen de marca y pueden ser gestionados de forma eficiente.

A juicio de este experto “este tipo de actividades siempre ayudan en el crecimiento de la firma. Por sus características, incluso se pueden externalizar con proveedores serios y solventes de cara a que nos den el servicio que necesitamos, por lo menos en la primera fase de crecimiento del despacho”.

9. -Hay que crear un proyecto sólido y adaptable al entorno

Al final, “desde ese Plan de Negocio que se puso en marcha cuando nuestro bufete era solo una idea, al momento actual en el que trabajamos y facturamos debemos ser capaces de ir armando un proyecto sólido y solvente que inspire confianza en clientes y e inversores”.

Al mismo tiempo “tenemos que ser capaces de crear un modelo de negocio flexible que pueda adaptarse a otros escenarios, si vemos que en una primera etapa no se consiguen los resultados previstos. No se trata de cambiar de estrategia de forma continuada pero si de estar dispuesto a dar un golpe de timón si es necesario.

10.- No tirar la toalla a las primeras de cambio: Sé tenaz y sigue adelante

Por último, Carlos Molina advierte que “ser emprendedor no es sencillo. Pero no por eso debemos a las primeras de cambio abandonar el proyecto. En muchos Planes de Negocio también se diseñan, junto al escenario ideal, otro más duro que podamos pasar en algún momento”. Y recuerda que emprender “al final se aprende como tantas otras cosas”.