PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Cómo se puede mejorar la salud mental de los abogados y que trabajen mejor?

|

De todos es sabido que la salud mental es, en general, un tema que en la sociedad española se ha erigido como un tabú en los últimos años; como un obstáculo para el progreso de aquellas personas que tuvieran la valentía de sacar a la luz el sufrimiento de un trastorno de esta clase.

Hoy en día, ya entrados en el año 2018, seguimos ante el mismo inmovilismo y atrancados en un modelo social que estigmatiza a aquel que alza la voz para concienciar a la sociedad de la existencia de una problemática que, por más que la queramos negar, existe.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Además, si esta problemática la trasladamos a la abogacía –una profesión caracterizada por una elevada carga de responsabilidad y por la precisión en la elaboración del trabajo, la necesidad de captar clientes, la presión de lograr un resultado favorable al cliente o, si ese resultado no es del todo favorable, la de minimizar el quebranto– o al estudio de las ciencias jurídicas, podemos ver como la posibilidad de sufrir problemas vinculados con la salud mental es muy elevada.

Manel Atserias y Tomás  Gabriel García Micó, son dos juristas que han puesto en marcha desde septiembre del pasado año el Instituto de Salud Mental de la Abogacía https://saludmentalabogacia.org/ (ISMA, una entidad que quiere analizar esta cuestión de la salud mental de los abogados y buscar soluciones prácticas en su mejora.

Manel Atserias es licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y colegiado nº 42.025 del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB). Tras sus estudios universitarios, llevó el caso mediático #NoPayNoCoach, (titulaciones deportivas de los entrenadores de baloncesto) por asuntos propios.

PUBLICIDAD

Actualmente, tras haber participado en el programa Comparative, International, and European Law (CIEL) del Máster Avanzado en Ciencias Jurídicas de la UPF en la UCD Sutherland School of Law, está pendiente de entregar su Trabajo de Fin de Máster.

Manel es asesor jurídico de la Federación Catalana de Entidades de Salud Mental en 1a Persona, la Asociación TOC 2.0 y el Campus Gaudeix del Bàsquet (anteriormente, UB Barça). Asimismo, es miembro activo del Grupo Local UPF de la Asociación Europea de Estudiantes de Derecho y defensor de la Fundación Internacional del Trastorno Obsesivo Compulsivo (Boston, EE.UU.).

PUBLICIDAD

Recientemente, en enero de 2018, se ha unido al ISMA el también abogado Tomás Gabriel García Micó, en calidad de vicepresidente y secretario del Consejo de Gobierno de la mencionada institución.

PUBLICIDAD

García Micó, también de Barcelona, es un jurista que cuenta con el título de Máster Universitario en Abogacía expedido por el Instituto de Educación Continuada-UPF (actualmente, Barcelona School of Management).

Tomás Gabriel García Mico.

Desde el mes de julio de 2016 se halla inscrito en el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona como colegiado ejerciente (nº 43.200). Durante más de tres años, ha trabajado en una de las firmas de abogados más prestigiosas a nivel nacional y ha podido ver la abogacía desde dentro, incluyendo la defensa de los intereses de los clientes en los juzgados y en sala.

Su próximo proyecto académico consiste en cursar el Doctorado en Derecho Civil. Sus áreas de especialidad son el Derecho de la Salud, entendiendo como tal el Derecho Farmacéutico y el Derecho Sanitario; el Derecho de Daños, el estudio de las sinergias entre la Medicina y el Derecho (en especial, el campo de la robótica quirúrgica) y, con carácter transversal a todo lo anterior, la bioética.

Pocos datos sobre la salud mental de nuestros abogados

Atserías y García Micó son conscientes de los pocos datos que hay sobre la salud mental de los abogados españoles. “A nivel nacional solamente se ha efectuado un intento de valorar el estado de la salud mental de los abogados. Este intento se ha plasmado en el informe de la Fundación Instituto de Investigación Aplicada a la Abogacía, “Análisis de las características de las patologías y lesiones del abogado en España”. En este estudio, se cuantifica que, cerca del 3% de los abogados españoles sufre un problema de salud mental”, indica el primero.

Para García Micó “Este porcentaje, alejado de lo que indicaban las estadísticas de otros países de nuestro entorno (como Francia, donde el 52% de los abogados mostrarían un elevado nivel de alteración mental; o Italia, donde cerca del 15% de los abogados sufren trastornos vinculados con la ansiedad), se debería, según el propio informe, a la existencia de un subregistro que no había sido posible cuantificar. Ello es, los abogados españoles que sufren de algún trastorno causado por estrés o ansiedad, no lo comunicaron en las encuestas porque no estaban diagnosticados por un experto”.

PUBLICIDAD

Para Atserías “No obstante, la existencia de esta problemática en el campo de la profesión de la abogacía es, indudablemente, una realidad palmaria. Por ello, es indispensable abordarlo con rigor científico y siempre trabajando por y para el beneficio de la abogacía, los estudiantes de derecho y las empresas en las que trabajan o trabajarán”.

Y señala que es necesario que “todos los profesionales unidos lograrán la normalización de una problemática ocultada por parte de muchos abogados y estudiantes por miedo a que se les penalizara o discriminara”.

¿Qué podemos hacer para mejorar la salud mental de los abogados?

Desde el ISMA proponen algunas ideas para mejorar las estructuras organizacionales para mejorar el bienestar de los trabajadores, que mejorarían su eficiencia y sentido de pertenencia.

Al mismo tiempo se cree que ello redundaría redundando ello en un mayor beneficio para la empresa) y, en definitiva, incrementarían sustancialmente la ratio de fidelización de los abogados con las firmas lo que, a su vez, reduciría proporcionalmente la elevada tasa de rotación de estos profesionales.

1.- En primer lugar, es necesario garantizar en los trabajadores el respeto a su derecho a la desconexión digital.

“Se trata de una figura no reconocida en nuestro ordenamiento jurídico, pero que ya empieza a ser reconocida en otros países de nuestro entorno, como en Francia con el llamado droit à la déconnexion recogido en la Loi nº 2016-1088, de 8 de agosto de 2016; o en la sede central de Volkswagen en Alemania, donde desde el 2011 el acceso al correo electrónico laboral queda bloqueado en los teléfonos de los empleados entre las 18.15 y las 7.00 del día siguiente”, apunta Gabriel García.

Y destaca que “con el reconocimiento de este derecho laboral garantizaríamos que la conciliación de las vidas laboral y familiar fuera efectiva, pues cada trabajador tendría su proporción del día de plena dedicación al trabajo y otra parte de plena dedicación a su vida personal”.

2.- En segundo lugar, implementar jornadas laborales intensivas y más breves.

Para este experto “una gran parte de los problemas de salud mental que sufren los abogados se debe a que están desde muy pronto por la mañana hasta última hora de la noche en sus respectivas oficinas trabajando. Este modelo enquista el presencialismo y, como contrapartida, disminuye súbitamente la productividad de los trabajadores”.

Para Garcia “ un  modelo laboral como el sueco, en el que se han implantado jornadas laborales de seis horas, y en el que se ha reportado un 20% más de productividad y un 50% menos de absentismo laboral”.

3.-En tercer lugar, la implantación de sistemas efectivos de coaching interno, que permitan al abogado expresar libremente sus inquietudes, preocupaciones y temores con personas especialmente designadas al efecto. La figura del coach debe asegurar la confidencialidad de la información recibida, debiendo serles exigidos determinados requisitos formales de aptitud..

A juicio de García “o cualquier abogado de una firma puede ser apto para ser coach, pues requiere de aptitudes como (i) la garantía de confidencialidad, (ii) la humanidad, (iii) capacidad de escuchar y (iv) ofrecer consuelo y propuestas de solución al abogado.

El derecho a la desconexión digital del abogado, contar con jornadas de trabajo intensivas y más breves y desarrollar sistemas de coaching interno en los despachos son algunas recetas para mejorar la salud mental

Planes del futuro del Instituto de Salud Mental

El Instituto de Salud Mental es un proyecto ambicioso y que tiene como finalidad servir como plataforma que permita concienciar a la población de la existencia de problemas de salud mental en la abogacía, así como en los estudiantes de Ciencias Jurídicas.

Manel Atserias, asesor jurídico de la Federación Catalana de Entidades de Salud Mental en 1a Persona, la Asociación TOC 2.0 y el Campus Gaudeix del Bàsquet.

Para cumplir con este objetivo, Manel Atserias explica a CONFILEGAL los proyectos que tienen en marcha:

  1. “En una primera fase, se efectuaría una radiografía de la situación de la salud mental de los colectivos mencionados anteriormente en España, mediante encuestas y estudios que ejecutaría el Comité Científico del ISMA”, destaca su presidente
  2. “En una segunda , y una vez detectado el estado de la salud mental de los colectivos destinatarios del ISMA, se trazaría la estrategia a seguir para afrontar los problemas de salud mental detectados de una forma saludable”:

En puridad, se trataría de redactar, por parte de otro comité del ISMA, denominado Comité de Bienestar, un plan de acción que recogiera las medidas transversales que pueden beneficiar a todos los anteriores operadores en su conjunto; así como, también, aquellas medidas o políticas organizacionales específicas para cada uno de esos colectivos.

“Finalmente, en la tercera fase, el ISMA pretende instituirse como un organismo que vele por la implementación de estas medidas y que colabore estrechamente con empresas y administraciones para que todos los colectivos antes mencionados se vean beneficiados por las mejoras que se pretenden implementar en la sociedad”, destaca Atserías.

Ha llegado el momento de  concienciar a la población de la existencia de problemas de salud mental en la abogacía

Eventos importantes que debes apuntar en tu agenda

A lo largo de los próximos meses, el ISMA organizará diferentes eventos a tener en cuenta: Un primero, conferencia de presentación oficial “ en las instalaciones del Instituto Superior de Derecho y Empresa (ISDE)

Al mismo tiempo sus rectores tienen previsto acudir a la  próxima 25th Edition de la Annual OCD Conference, que se celebrará en Washington D.C. los días 27 a 29 de julio del presente año.

En esta reunión” queremos reunirnos con   (i) senadores americanos adscritos al Committee on Health, Education, Labor and Pensions; (ii) miembros de la American Psychological Association, (iii) integrantes de las comisiones de salud mental de las principales universidades implantadas en esa ciudad, como son la George Washington University y la Georgetown University; y (iv) presentar su candidatura para dar una ponencia en la Annual OCD Conference”.

Este proyecto está abierto al apoyo tanto a nivel empresarial como institucional y de los propios expertos en salud mental.

“Ya contamos con el interés y apoyo del ISDE – Instituto Superior de Derecho y Economía (institución presidida por  Jordi Pintó), el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña (institución presidida por el Decano D Josep Vilajoana i Celaya)”, explica Manel Atserías

Junto a ellos,  también hay que destacar “la Asociación TOC 2.0 sobre Transtorno Obsesivo Compulsivo (i presidida por Dra Blanca Bueno  y la Federación Catalana de Entidades de Salud Mental en 1ª persona (institución presidida por  Edgar Vinyals i Rojas), apunta García.