Los expertos en FinTech piden desarrollar “entorno de pruebas controlado” que ayude impulsar esta práctica

Un entorno para el FinTech menos regulado multiplicará las posibilidades de este entorno que ya supera los 7.000 empleos en nuestro país".
|

La Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), en su condición de asociación representativa de la gran mayoría de entidades del sector FinTech e InsurTech en España, tiene entre sus objetivos más ambiciosos conseguir el desarrollo de un Sandbox. Por esta razón, tras su primer hito de presentación del Libro Blanco regulatorio para las FinTech, este colectivo ha presentado su propuesta “El Sandbox para las FinTech e InsurTech”, en colaboración con el despacho Hogan Lovells.

El Sandbox es  un entorno de pruebas controlado o espacio seguro de pruebas en el que las entidades o proyectos innovadores, que se encuentran en fase embrionaria, pueden emprender su actividad bajo la modalidad de exención, para el caso de actividades que pueden situarse bajo el paraguas del regulador con la normativa actual o bien bajo la modalidad de no sujeción para aquellas actividades aún no reguladas por su carácter innovador, como es el caso de operaciones con criptomonedas, ICOs (Initial Coin Offering en inglés) y neobanks.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Para Rodrigo García de la Cruz presidente de la AEFI, destaca que “Un entorno de pruebas controlado, sin duda ayudaría a aligerar la carga burocrática, incentivar la innovación y la competencia, a la vez que proporciona seguridad jurídica a las FinTech y a los clientes. Uno de los primeros obstáculos a los que se enfrentan es, precisamente, el complejo sistema burocrático y si somos capaces de avanzar, estamos seguros de que se multiplicará el universo FinTech e InsurTech que ya supera los 7.000 empleos en nuestro país”.

La AEFI, que ha cumplido dos años de vida, afronta esta nueva etapa con muchos retos, entre los que estacan seguir apoyando el ecosistema de startups innovadoras que fomenten la transformación digital, la transparencia y la competencia en el sector financiero y asegurador. Otra de las iniciativas será la creación de un Código de buenas prácticas en el sector. El objetivo de la AEFI es seguir agrupando FinTech e InsurTech hasta superar los 200 asociados en 2019.

Cuenta con más de 114 empresas asociadas y es miembro de 23 alianzas internacionales. Además, es fundadora de la Alianza FinTech IberoAmérica, cuyo principal objetivo es el desarrollo del sector FinTech en el ámbito internacional y especialmente en Iberoamérica para competir con mercados más maduros donde la industria y la regulación van a una mayor velocidad, estableciendo un espacio de colaboración para impulsar el emprendimiento, la competitividad y la inclusión financiera.

PUBLICIDAD

Por su parte, Jaime Bofill, socio del área de Seguros y Reaseguros de Hogan Lovells, señala que “España debe situarse al nivel regulatorio de otros países europeos, como por ejemplo Gran Bretaña, y regular la creación del Sandbox cuanto antes, configurando este marco de la forma más amplia y audaz que nuestra legislación permita”.

Reunión de una de las últimas juntas directivas de la AEFI.

¿Qué Beneficios se consiguen para nuestro país?

Para estos expertos, la puesta en marcha de esta iniciativa supondría  la reducción de costes y tiempo de lanzamiento al mercado de los productos y servicios innovadores de FinTech e InsurTech. Al mismo tiempo posicionaría a nuestro  país en el circuito internacional de inversiones extranjeras en sectores tecnológicos financieros punteros.

PUBLICIDAD

De esta forma, haría de España un miembro de pleno derecho del grupo de países que, como Reino Unido, Australia, Japón, Canadá, Hong Kong o Singapur, ya han dado un paso adelante para la atracción de entidades tecnológicas que operan en el sector financiero.

PUBLICIDAD
  • Otras ventajas tienen que ver que con el Sandbox se facilitaría la entrada al mercado de nuevas compañías, todo ello en beneficio de una mayor competencia y del cliente final (por ejemplo, con más y mejores productos y servicios, rebaja de los precios o innovación tecnológica).
  • También podría ayudar a la creación de un grupo potente financiero a nivel europeo y latinoamericano. En este sentido, la AEFI ha liderado la creación de la Alianza FinTech IberoAmérica, siendo esta la mayor iniciativa global que agrupa a Asociaciones de su misma naturaleza.
  • Desarrollar el  Sandbox facilitaría la entrada al mercado de nuevas compañías, todo ello en beneficio de una mayor competencia y del cliente final.

¿Cómo se podría implementar este Sandbox?

Desde AEFI comentan a CONFILEGAL que la articulación de dicho SandBox se haría desde una triple acción normativa:

1. La creación y publicación de un Real Decreto-Ley como marco regulatorio básico inicial

Desde esta colectivo empresarial se piensa que el Real Decreto-Ley, es una forma de regulación rápida y sencilla: esta norma se aprueba con carácter de urgencia por el gobierno y posteriormente es ratificada por el parlamento, por lo que su tramitación y aprobación es ágil.

Como primer paso, sería necesario la exención a las entidades que vayan a beneficiarse de una licencia Sandbox del cumplimiento de la normativa actual sobre sector bancario, asegurador y mercado de valores que pudiera afectarles. Dicha norma fijaría, además, los requisitos de entrada al Sandbox.

Es decir que las entidades que se beneficien del banco de pruebas demuestren su naturaleza innovadora y así se incentive la competencia en el mercado, aportando con ello beneficios tangibles para los consumidores y usuarios.

PUBLICIDAD

Estos requisitos deberán ser apreciados, comentan desde AEFI,  por las autoridades de supervisión competentes en cada área: Banco de España para actividades bancarias; DGS para actividades de seguros y reaseguros; CNMV para actividades de inversión y asesoramiento financiero, o bien por una única autoridad supervisora a la que le sean concedidas atribuciones y facultades para ejercer de supervisora en el entorno FinTech e InsurTech.

2. La aprobación de uno o varios reglamentos de desarrollo

En este sentido, la AEFI considera la posibilidad de crear uno o varios reglamentos en relación con la diversidad de materias a tratar, financiera puramente, bancaria y de seguros. Es decir, se deberá valorar la posibilidad de crear un reglamento para cada materia o uno único que desarrolle la materia en general. Se trataría, en fin, de completar y desarrollar los requisitos iniciales de acceso al Sandbox establecidos por el anterior Real Decreto-Ley.

La aprobación de uno o varios reglamentos de desarrollo de esa norma legal permitiría de forma ágil profundizar en los requisitos técnicos a cumplir para que las entidades puedan beneficiarse de una licencia de Sandbox, que siguiendo el modelo de éxito probado en otras jurisdicciones (Reino Unido, Australia o Singapur), harían referencia a parámetros como: duración de las pruebas, número máximo de clientes, tipología de clientes, limitación del riesgo expuesto en los productos.

3. Papel de reguladores / supervisores en cada ámbito para la concesión de licencias o la firma de protocolos individuales para cada proyecto

En este sentido, la propuesta de La AEFI considera que el papel del supervisor podría circunscribirse a cuatro fases principales:  En la primera fase de solicitud, debería recibir los proyectos y resolver sobre su admisibilidad en el Sandbox por el supervisor.

En la siguiente fase de evaluación, trataría de valorar los datos aportados por la FinTech. La fase de evaluación terminará con resolución del órgano supervisor mediante la que se pronunciará sobre la concesión o no de la licencia Sandbox.

Una tercera fase experimental: con la aprobación de la licencia Sandbox, la entidad     entrará en la fase experimental o propiamente de Sandbox, donde irá puntualmente informando al supervisor de los avances realizados.

Además, desde AEFI creen que  la entidad deberá informar y notificar a sus clientes que el servicio financiero ofrecido está en ese momento operando dentro del marco del Sandbox, así como de los riesgos que ello conlleva.

4. Por último habría una Fase post-experimental o de salida

Al llegar al término del periodo del Sandbox, se evaluarán los resultados y, la autoridad supervisora decidirá sobre la caducidad de la licencia, la concesión de una prórroga (para el caso de las actividades probadas aún no se encuentren reguladas) o la obtención de una licencia ordinaria cuando la FinTech o InsurTech haya alcanzado la capacidad necesaria para cumplir con los requisitos habituales.