Primera sentencia en Bizkaia que libera a unos padres del aval hipotecario de su hijo

|

Es frecuente que los hijos soliciten un préstamo para comprar una casa y el banco reclama el aval de los padres para concedérselo. Si el hipotecado no paga, la entidad va a por los bienes de los progenitores, algo que muchas veces ellos desconocen. Por eso, un juez de Bilbao ha declarado “nula por abusiva” y por falta de transparencia la cláusula de afianzamiento o aval que unos padres prestaron a su hijo para la compra de una vivienda.

El bufete bilbaíno Montero, Rocha y Asociados, que se ha encargado de la defensa de este asunto entiende que es una gran victoria  judicial que beneficiará a muchas familias en circunstancias similares.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Se trata de la primera sentencia de estas características en Bizkaia y abre la puerta a miles de reclamaciones porque, según explica José Montero, socio director del bufete bilbaíno, “el 80% de las hipotecas entran dentro de este mismo supuesto”.

En este caso, un joven con ingresos discretos e inestables pidió una hipoteca Blue joven a BBVA y la entidad requirió el aval de los padres y de los hermanos.

Cuando el hipotecado empezó a tener problemas para pagar, el banco escribió a sus progenitores advirtiéndoles de que podría embargar su vivienda. Ante este aviso, el padre del joven, por el miedo de perder su propia vivienda, empezó a abonar las cuotas de la hipoteca de su hijo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ahora, el Juzgado de Primera Instancia Nº11 de Refuerzo de Bilbao ha fallado a favor de esta familia de Barakaldo al entender que el aval era abusivo y además el banco “no explicó bien a los padres y hermanos” lo que éste implicaba y sus consecuencias.

Por lo tanto, de ahora en adelante BBVA solo podrá reclamar al hipotecado, no a sus avalistas. “Es una sentencia revolucionaria. Siempre y cuando se cumplan las mismas condiciones técnicas descubiertas con las que se ja generado protocolo específico de este bufete, como ocurre en la mayoría de los casos, este fallo beneficiará a miles de familias”, se felicita Montero, que recalca que la entidad no aplicó el debido “doble control de transparencia”.

Montero, Rocha y Asociados llevan años acumulando victorias judiciales pioneras en relación a cláusulas abusivas, como las cláusulas suelo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En este sentido, fruto de su arduo trabajo este bufete bilbaino, que logró una revolucionaria sentencia en noviembre de 2016 gracias a la que una pareja vizcaina se le aplicó ya entonces la retroactividad total, unos 14.000 euros, un mes antes del que el TJUE se pronunciara en el mismo sentido, alcanzó un hito al conseguir la nulidad de los argumentos de los “acuerdos trampa”, entre Banca y afectados por las cláusulas suelo.