PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

7 consejos básicos para innovar con éxito en un despacho de abogados

María Jesús González-Espejo es Codirectora del Instituto de Innovación Legal y Socia directora de Emprendelaw.
|

Cada vez son más los despachos de abogados que dan un paso adelante y deciden incluir en sus agendas estratégicas un eje de trabajo llamado: innovación, otorgando al mismo el significado de dedicación de recursos humanos, financieros y tecnológicos a  la mejora de cualquier forma de los procesos, productos y servicios, organización, operaciones, precios, uso de tecnología, venta, marketing y comunicación, la gestión de la protección de datos, la prevención del blanqueo de capitales o de los riesgos laborales, la gestión de los conflictos de interés, etc.

La mejora debe aportar a la organización algo realmente nuevo, que incluso, puede no serlo ya, para otras organizaciones. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En nuestra experiencia cuando se adopta esta decisión es importante dar los siguientes pasos: 

Escoger a Las personas adecuadas para liderar y ejecutar

No es realista ni aconsejable involucrar a todo el equipo en este tipo de procesos. Lo mejor es trabajar en base a proyectos, asignando su desarrollo a pequeños equipos. 

Valorar las opciones organizativas posibles y escoger la más adecuada

Comité de trabajo, nueva empresa, nueva área de servicios, dirección de innovación, etc. las fórmulas organizativas para dar soporte al proceso de innovación son variadas y ninguna a priori, mejor que la otra. Cada organización tendrá que valorar las diferentes opciones para identificar la más adaptada a sus necesidades y posibilidades. 

PUBLICIDAD

Involucrar no sólo a los abogados, sino también a los responsables de las áreas de apoyo

No pueden faltar en este tipo de proyectos y que en nuestra opinión son las de Recursos Humanos; Desarrollo de Negocio; Gestión del Conocimiento; Tecnología y Finanzas.

Todos ellos tienen seguro un rol fundamental que jugar en cualquier proyecto innovador pues éstos exigen la inversión de dinero, la dedicación de personas que a veces además tienen que formarse, la gestión del cambio, el análisis y la investigación (en campos donde un buen experto en marketing y en gestión del conocimiento pueden aportar un gran valor) y por supuesto, la adquisición de software y hardware. 

PUBLICIDAD

Dedicar tiempo y esfuerzos a la investigación y análisis antes de tomar decisiones

Y ponerse a ejecutar e involucrar en la medida de lo posible a toda la organización en el proceso de identificación de proyectos. El Legal Design Thinking y sus numerosas y testadas herramientas de trabajo, pueden ayudarnos a realizar estas tareas con mejores resultados.

PUBLICIDAD

En nuestra experiencia la puesta en común, los mapas de empatía, la visualización de las ideas, los juegos de rol y otros muchos ejercicios dan como resultado la identificación de muchos más proyectos en los es que posible innovar. 

Aplicar el filtro siguiente +I-T-D = GRAN IMPACTO, CORTO PLAZO Y MENOR DEDICACIÓN DE RECURSOS

A la hora de escoger los proyectos por los que empezar, puede ser interesante este filtro y quedarse sólo con aquellos que respondan a los tres criterios. En nuestra experiencia, sobre todo al inicio, lo ideal es priorizar los proyectos que puedan tener más impacto, midiendo éste en términos de productividad, mejora organizacional, beneficio generado para los clientes, etc., así como, aquellos cuyos resultados vayan a ser visibles en el plazo más corto y exigen una menor dedicación de recursos humanos, tecnológicos y financieros. De esta forma es posible generar confianza en la organización y lograr más apoyos para los siguientes proyectos. 

Medir resultados

Y para hacerlo, habremos debido definir correctamente los KPIS o parámetros relevantes desde el inicio del proyecto.  En este tipo de proyecto hay siempre quien “hace resistencia al viento” y para acallarles, nada como los datos. Por ello cada proyecto debe tener objetivos claros y parámetros de medición objetivos y concretos. 

Ser transparente y compartir los resultados, sean buenos, mejorables o malos

Porque la comunicación es una de las herramientas fundamentales sobre la que construir la innovación en una organización y una regla básica que hay que aceptar a la hora de innovar es que de los fracasos se aprende.  

Conclusiones

La inclusión de la innovación como eje estratégico en un despacho debe ser fruto de decisiones informadas y meditadas.

PUBLICIDAD

La experiencia aconseja aplicar el mismo principio que aplican los informáticos en sus desarrollos, primero sacar adelante un “producto mínimo viable” y luego mejorarlo poco a poco.

Es mejor no intentar hacer el todo, sino transformar el despacho colocando un ladrillo de innovación tras otro; poniendo siempre como eje de todo a las personas, que serán responsables de su desarrollo y a las beneficiarias del mismo, y fijar objetivos claros, con parámetros para medir y contarle al resto de la organización los resultados, con independencia de la bondad o maldad de los mismos.

Lo importante es atreverse y probar y es que como dijo Séneca “No nos atrevemos a muchas cosas porque sean difíciles, son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”.