PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Qué es la innovación?

Javier Puyol es el socio director de Puyol Abogados, una boutique legal especializada en el mundo de las nuevas tecnologías y el cumplimiento normativo. Confilegal.
|

La innovación consiste en utilizar conocimiento para construir un nuevo camino que lleve a una determinada meta.

Cada proceso de innovación es específico para cada caso, y muy probablemente no sirva para abordar otros retos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Es por ello que resulta complicado definir de forma estricta un método para innovar.

A veces se dice también que carece de lógica, porque aborda problemas que aún no se han descubierto o crea necesidades.

Casi a modo de consenso puede afirmarse que la innovación se asocia al progreso de la sociedad: innovar es aumentar el valor de la sociedad y de lo que ella hace.

PUBLICIDAD

Innovar es, de hecho, una necesidad vital que en todo momento realizan los seres humanos con el fin de progresar.

Obviamente, la frecuencia e intensidad con la que se realizan los procesos de innovación depende de una gran cantidad de circunstancias que afectan a la persona, como por ejemplo su condición social o económica[i].

PUBLICIDAD

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) define innovación, como: “la introducción al mercado de un nuevo, o significativamente mejorado, producto (bien o servicio), de un proceso, de un nuevo método de comercialización o de un nuevo método organizativo en las prácticas internas de la empresa, la organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores”.

PUBLICIDAD

Del mismo modo, la innovación se entiende como la generación de valor, a partir del desarrollo de una nueva solución para resolver un problema u oportunidad.

Entonces, esta nueva solución (innovación), puede ser un cambio en el modelo de negocios o puede ser un cambio tecnológico, lo cual define el tipo de innovación que se está realizando.

Pero la innovación también se puede definir como un cambio que introduce novedades.

Una definición simple, pero que a la vez alberga una gran cantidad de lecturas posibles.

En el ámbito coloquial y general, el término se utiliza de manera específica en el sentido de nuevas propuestas, inventos y su implementación económica.

PUBLICIDAD

En cambio, en el sentido estricto, se dice que las ideas sólo pueden ser innovadoras cuando se implementan como nuevos productos, servicios o procedimientos.

Cuando alguien innova, aplica nuevas ideas, productos, conceptos, servicios y prácticas a una determinada cuestión, actividad o negocio, con la intención de ser útiles para el incremento de la productividad.

La innovación comprende dos partes diferenciadas

Sea cual sea la definición que se utilice, todas se resumen en dos partes claramente diferenciadas, que son las que se citan seguidamente:

a). La primera, la creación de algo nuevo y su puesta en valor.

Para que haya innovación tiene que haber una innovación novel, es decir, algo que se haya inventado -en cualquier ámbito-, pero que además sea nuevo y no se haya hecho antes o de la misma forma.

Esta novedad puede surgir tanto de un descubrimiento científico como de la recombinación en una nueva manera de conocimiento y tecnología ya existentes.

Y la novedad puede darse de varias maneras: aumentando la eficiencia, la comodidad o el coste.

Supone, en definitiva, que la innovación debe constituirse como una condición, un estado permanente de las personas de una empresa para cuestionar lo que hacemos considerando la participación de todos los colaboradores, esto conlleva aspectos de comunicación, organización, existencia de debate, liderazgos modernos, entre otros.

b). La segunda parte habla de la puesta en valor del producto y, por lo tanto, de su comercialización sin éxito. 

Una invención no es innovación.

Con el concepto de invento se engloban desde las nuevas ideas hasta la construcción de prototipos o el desarrollo concreto de una concepción, pero en la fase previa al mercado.

En cambio, la innovación requiere la salida al mercado para ser definida de ese modo.

La innovación puede surgir de manera casual (por ejemplo, el descubrimiento de la penicilina) o tras una búsqueda sistemática, por ejemplo, vía I+D (Investigación y desarrollo)[ii].

Principales características de la innovación

De las indicadas definiciones, se pueden establecer las principales características que definen el concepto de la innovación, y que son las que se citan a continuación:

a). La innovación es una acción, un proceso, una actividad. Así, la innovación requiere hacer cosas.

b). Esa acción requiere un cambio o una modificación que implique diferencias significativas. Debe afirmarse que la innovación siempre requiere cambios.

c). Es un cambio necesita ser introducido en el mercado, aplicándose para la mejora de los resultados. En este sentido, la innovación requiere que la acción tenga un beneficio en el mercado.

d). Pero, además, la innovación requiere, además, que la misma sea sostenible en el tiempo.

3 categorías de innovación

Según Larry Keeley, las distintas clases de innovación que existen se estructuran en tres categorías:

a). La llamada “innovación en la estructura.

Esta categoría reúne las innovaciones relacionadas con la estructura y configuración del negocio, de la organización o de la empresa.

Pueden ser innovaciones relacionadas con:

– El modelo de negocio.

– La producción de “network”, redes y relaciones de la organización.

– La estructura organizativa.

– Los procesos de gestión

b). La “innovación en la oferta”

Esta categoría se enfoca en los productos y servicios que ofrece la compañía y en las innovaciones que están relacionadas con:

Las funcionalidades de esos productos o servicios y los sistemas de los productos o servicios

c). La “innovación en la experiencia”.

Se incluyen en esta sección las innovaciones relacionadas con los sistemas de interacción con los clientes y consumidores de la organización.

Reúne la innovación generada: En el servicio que da la organización, en los canales de interacción con cliente o consumidor, alrededor de la marca y en la relación con el cliente.

Esta categorización persigue crear un proceso sistemático para combinar los varios tipos de innovación y así poder crear un sistema de innovación eficiente que modifique y mejore la empresa creando valor[iii].

Buque insignia

La innovación se ha convertido, por tanto, en el buque insignia de las grandes compañías en su camino hacia la transformación digital.

El emprendimiento nunca antes había tenido tanto protagonismo y cabida en la sociedad, y cada vez son más los que se embarcan en esta aventura.

Por ello, puede afirmarse que apostar por la innovación constituye el primer gran reto de futuro al que hay que enfrentarse para avanzar. Pero dar el salto no es siempre una tarea segura y con garantías de éxito.

El miedo al fracaso puede ser un importante obstáculo a salvar, y no hay mejor manera para superarlo que contar con esta posibilidad.

Consecuentemente con esta afirmación, puede indicarse que convivir con el fracaso y gestionar la incertidumbre son las mayores habilidades que necesitan los emprendedores e innovadores, siendo necesario promover una cultura corporativa que aprecie y potencie la toma de riesgos, la creatividad y la experimentación para resolver retos de forma diferente.

Para innovar, además, hace falta además tener claro qué necesidad se quiere satisfacer, no perderse por el camino, y disponer del conocimiento y los recursos que permitan abordar el proceso, tanto a nivel humano, como técnico, tecnológico o económico, sin olvidar tampoco la importancia de la perseverancia y paciencia como factores clave en la innovación[iv].

¿Qué es, en suma, la innovación?

Al hilo de ello, se puede considerar que una innovación es la implementación de:

a). Nuevos productos o procesos.

–  Productos (Bienes o Servicios).

–  Procesos.

b). De Innovaciones organizativas,

–  Prácticas de la empresa.

–  Organización del trabajo.

–  Organización de las relaciones externas.

c). De Innovaciones comerciales,

–  Diseño o envasado del producto.

– Método de asignación de precios.

– Colocación del producto.

– Promoción.

Todos estos elementos constituyen innovaciones, aunque sólo sean nuevos elementos para la empresa[v].

No es gratis

Debe tenerse presente que la innovación tiene un coste, no es gratis. El coste no sólo es económico, sino también de gestión.

Y no resulta sencillo ni barato gestionar algo tan caótico como la innovación, cuyos resultados son imprevisibles.

A pesar de esto, el coste de hacer innovación siempre es inferior al coste de no hacerla (en término de costes futuros o ganancias que no se tendrán)[vi].

Todo ello conlleva a afirmar, que siempre la innovación responde a la existencia de ideas originales que generan valor, social o económico, de forma sostenible.

 

[i] Cfr.: ¿Qué es la innovación? Escuela de Organización Industrial. 2015.

[ii] Cfr.: ABANCA. ¿Qué es la innovación? ¿Cómo podemos definirla? Abanca innova. 11 de octubre de 2017.

[iii] Cfr.: Blog de la Fundación Bankinter.

[iv] Cfr.: NIETO, Marta, 28 de junio de 2018.

Nieto señala que: “la innovación abierta significa besar a muchas ranas, pero también encontrar grandes princesas y príncipes. Aprender del fracaso durante el proceso es realmente importante” y recoge afirmaciones llevadas a cabo por Miguel Arias, Director Global de Telefónica Open Future.

[v] Cfr.: Manual de Oslo. 2005.

[vi] Cfr.: ¿Qué es la innovación? Escuela de Organización Industrial. 2015.

Obra citada.

 

por Javier Puyol.

Javier Puyol es abogado, socio director de Puyol Abogados, magistrado excedente, exletrado del Tribunal Constitucional, exdirector de la Asesoría Jurídica Contenciosa del BBVA, consultor en tecnologías de la información y comunicación, administrador concursal, árbitro y mediador civil y mercantil, profesor universitario y académico de la Real Academia de Jurisprudencia.