PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Cómo funcionan los ascensos y descensos de los árbitros de fútbol de Primera División?

|

El máximo responsable del arbitraje en el fútbol español es el Comité Técnico de Árbitros (CTA), que viene regulado en el Reglamento General de la RFEF (Real Federación Española de Fútbol).

Entre sus competencias más relevantes, el Comité Técnico de Árbitros clasifica técnicamente a los árbitros en función de las correspondientes evaluaciones, y propone al presidente de la RFEF los ascensos y descensos de categoría (artículo 29.b del Reglamento de la RFEF).

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La clasificación de los colegiados se realiza a través de las valoraciones que los delegados informadores llevan a cabo después de cada partido.

¿Cuántos árbitros ascienden y descienden cada temporada?

El Reglamento de la RFEF determina que en Primera División el número de árbitros será de 20 y en Segunda División será de 22.

En este enlace puede consultarse el listado actual de árbitros de Primera División.

PUBLICIDAD

Pues bien, al final de cada temporada, dos árbitros de Primera División descienden a Segunda División y dos árbitros de Segunda ascienden a Primera (artículo 170.4 del Reglamento de la RFEF).

Estos ascensos y descensos dependen de la clasificación de los árbitros, elaborada en base a las valoraciones que realizan los delegados informadores en cada jornada.

PUBLICIDAD

¿Cómo funciona la clasificación de los árbitros?

Los árbitros ascienden y descienden de categoría como los equipos: en función de su rendimiento.

PUBLICIDAD

Ahora bien, ¿quién valora el rendimiento de los árbitros? El cuerpo de delegados informadores.

Este cuerpo está formado por 45 delegados informadores elegidos por el Comité Técnico de Árbitros y contando con la aprobación del Presidente de la RFEF.

Generalmente, los delegados informadores son exárbitros y no pueden superar los 60 años de edad.

Como es lógico, un delegado informador no puede ser simultáneamente árbitro profesional.

Además, tampoco puede compatibilizar su trabajo con el de periodista o comentarista en cualquier medio de comunicación.

PUBLICIDAD

Según el artículo 174.3 del Reglamento de la RFEF, el delegado-informador debe informar y calificar la actuación del árbitro en cada partido a través del modelo oficial aprobado por la RFEF.

Concretamente, los delegados informadores deben evaluar la actuación técnica del árbitro, el control del partido, su personalidad, el régimen disciplinario y su condición física.

Dichos parámetros se concretarán en una nota, en base a la siguiente escala de evaluación:

9,0 – 10: Actuación excelente

8,5 – 8,9: Altamente encomiable actuación

8,0 – 8,4: Actuación correcta/eficiente

7,8 – 7,9: Normal (con un error claro importante)

7,5 – 7,7: Satisfactorio (con importantes puntos a mejorar)

7,0 – 7,4: Decepcionante (por debajo de las expectativas)

6,0 – 6,9: Muy insatisfactorio (pobre actuación)

5,0 – 5,9: Inaceptable (muy pobre actuación)

En función de las notas de cada partido, se va elaborando la clasificación de los árbitros. En este enlace se puede ver la clasificación al final de la temporada 2016/2017.

Sólo se puede ser árbitro en Primera División hasta los 45 años

Por un lado, se establece una edad máxima para arbitrar en Primera: solo se puede ser árbitro de Primera División hasta los 45 años. Una vez cumplidos los 45 años, se causará baja por edad a final de temporada (artículo 173.1 Reglamento RFEF).

Por otro lado, también se establece una edad límite para acceder a Primera: si el árbitro tiene 41 años o más, no puede ascender a Primera División (artículo 173.1 del Reglamento de la RFEF).

Vacantes producidas por los límites de edad

¿Qué ocurre cuando un árbitro abandona Primera División por cumplir la edad máxima?

El artículo 179.1 del Reglamento de la RFEF establece lo siguiente:

“En el movimiento de descensos que prevé el artículo 170, se computarán las vacantes producidas por edad, baja voluntaria, enfermedad u otra causa cualquiera distinta de la clasificatoria, siempre que los colegiados ocupen los últimos lugares de la clasificación final”.

De este modo, existen dos posibilidades, en función de la posición del árbitro que abandona Primera División por alcanzar el límite de edad.

Si el árbitro que causa baja por edad no ocupa los últimos lugares de la clasificación, no se computan las vacantes por edad en el movimiento de descensos, de modo que descenderían a Segunda dos árbitros (los dos últimos clasificados) y ascenderían a Primera tres árbitros (dos por la clasificación y uno por la baja por edad).

Si, por el contrario, el árbitro que causa baja por edad ocupa los últimos lugares de la clasificación (por ejemplo, penúltimo clasificado), sí se computan las vacantes por edad en el movimiento de descensos, de modo que descendería a Segunda solo un árbitro (el último clasificado) y ascenderían a Primera dos árbitros (uno por la clasificación y otro por la baja por edad).

Sin embargo, según informa el diario Sport, el Comité Técnico de Árbitros pretende modificar el Reglamento de la RFEF, para que sea este órgano el que determine al final de cada temporada si las vacantes se computan o no en los ascensos y descensos.

En este enlace se puede ver el Informe arbitral por categorías 2017/2018, en el que se publican los ascensos y descensos para la presente temporada.