PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El 80% de los abogados apuesta por la innovación aunque solo el 34% la ha implementado

Lefebvre El Derecho presenta su 'II Estudio de Innovación en el Sector Jurídico' donde se explica el cambio al que se enfrenten los operadores jurídicos
|

Innovación y tecnología y adaptarse al nuevo entorno global que llega con la transformación digital, son dos caras de la misma moneda que han centrado el II Estudio de Innovación sobre el Sector Jurídico presentado este martes por Lefebvre El Derecho ante diferentes operadores jurídicos.

Entre las conclusiones del informe más comentadas por los asistentes al encuentro, llama la atención que el 80% de los abogados apueste por la innovación, si bien solo el 34% lo ha implementado en la práctica.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A nivel de despacho, el papel del abogado evoluciona de proveedor de servicios legales a socio estratégico de sus clientes. Los despachos se perciben como auténticos business partners y su oferta de servicios debe modificarse.

En este marco, diferentes juristas explicaron de qué forma deben los operadores jurídicos adaptarse a este nuevo entorno.

PUBLICIDAD

Entre los diferentes intervinientes, destacar el diálogo que mantuvieron la consultora en marketing jurídico y profesora de ESADE, Eugenia Navarro y Gloria Sánchez, directora de la Transformación Legal del Banco Santander. Un diálogo que intentó representar la relación habitual entre abogados y clientes.

PUBLICIDAD

Para Navarro, “los clientes son cada vez más exigentes y reclamáis al abogado una mayor implicación en sus asuntos”. Y recordó que en estos diez años la abogacía ha cambiado más que en el último siglo.

PUBLICIDAD

Por su parte, Sánchez confesó a los asistente que una firma como la suya de una entidad financiera de primera línea siempre está a la búsqueda del talento.

“Nos gustan los abogados que puedan incorporarse a nuestro equipo y sean versátiles. Que controlen su inteligencia emocional y tengan gran capacidad de aprendizaje”, apuntó. Las jóvenes generaciones están cambiando ciertos conceptos en su empresa, “son personas más directas que dicen lo que piensan”, aclaró.

Respecto a la relación con sus despachos recordó la importancia de contar con especialistas que ofrezcan una visión estratégica del negocio y que en esa relación de confianza con su empresa se establezca de forma empática. “Se está produciendo un cambio generacional en las empresas y eso puede ayudar a que ciertos esquemas rígidos se modifiquen”.

Navarro subrayó que “es fundamental enseñar al abogado a desarrollar sus habilidades no técnicas”.  Para esta experta en marketing jurídico, la formación para el abogado es un proceso continuo “donde ahora es importante que entienda las ventajas de la tecnología en su negocio. De alguna forma va a ayudar a que mejore su relación con el cliente”.

Visión estratégica de la tecnología

Recién llegado de la Legal Geek de Londres, principal feria de Legaltech, el abogado socio director de ECIJA, Alejandro Touriño, desde muy joven vinculado a la tecnología e innovación, señaló que “es fundamental hacerse la pregunta de para qué voy a utilizar la tecnología en el despacho. Muy importante hacer un uso racional de esos recursos, siempre desde un punto de vista estratégico”.

PUBLICIDAD

Touriño recordó a los asistentes que en el sector legal hay diferentes formas de innovar. Tanto a nivel de procesos internos del despacho, como de la gestión con la relación con el cliente o en lo concerniente a los precios u honorarios.

“Lo más importante es que en un entorno tan competitivo como es la abogacía, los despachos salgamos de nuestra zona de confort”. Y recordó que la tecnología junto con su visión positiva de ser más eficiente tiene un lado más oscuro relacionado con la destrucción de puestos de trabajo.

En su opinión, el uso que se hace ahora por parte de los despachos de la tecnología ayuda a reducir el error humano en gestiones que hasta hace muy poco realizaban los despachos de abogados. Y puso por ejemplo los casos de operaciones de M&A donde el uso de esas herramientas tecnológicas ayudan a que el proceso de due dilligence que comprueba el valor de esa empresa se haga con menos errores.

“Estas herramientas nos ayudarán a centrarnos en otros temas y en mejorar las relaciones con nuestros clientes”.

Respecto al futuro del sector legal, el socio director de ECIJA vislumbra un entorno más sofisticado con más competencia, tanto interna, boutiques pequeñas con grandes estructuras como con otra entidades ajenas a esta actividad jurídica pero que acabarán desarrollando aplicaciones sencillas que ayuden a acercar la justicia a terceros. En este escenario más abierto que antes, considera que la clave será aportar valor añadido al cliente y ser más eficiente gracias al uso de esas herramientas en los procesos de gestión de los despachos.

Otro de los invitados fue Emilio Ramírez, diputado bibliotecario del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) quien en su intervención recordó el uso ético que se debe hacer de la tecnología “para que no nos fagocite”. También explicó que parte del trabajo del propio Colegio es que la innovación llegue a todos los colegiados.  Y recordó como el propio Centro de Estudios se está readaptando para que el propio ciudadano acceda a la información de manera online.

La idea de la Biblioteca del ICAM es su digitalización progresiva y un trabajo anual de 10.000 documentos y manuales digitalizados cada año. En este momento se ha alcanzado la cifra de 3.300 volúmenes para facilitar el trabajo de estudio a los abogados. En este proceso de digitalización progresivo la puesta en marcha de aplicaciones móviles será clave, según indicó Ramírez.

Por su parte, Iñaki Vicuña, director del Centro de Documentación Judicial (CENDOJ) explicó a los asistentes la evolución de esta entidad que, por un lado sirve de apoyo jurisprudencial a los jueces españoles y, por otro, es un elemento de consulta para el resto de operadores jurídicos. Recordó que se vive un momento especial con la irrupción de la tecnología como es la inteligencia artificial y que cada entidad debe elegir las herramientas que mejor le convengan en su desarrollo.

Vicuña, jurista y exdirector de la Agencia Vasca de Protección de Datos en el periodo 2004 y 2012, recordó que hay un acuerdo suscrito con la AEPD que ha hecho que en el CENDOJ “se haya experimentado un cambio, de ser una entidad que recopila información a evolucionar a una entidad de vigilancia tecnológica ante lo que llega”. Y citó el artículo 235bis de la LOPJ para corroborar este giro en alguna de sus funciones.

En este entorno de cambio, fue  José Angel Sandín, CEO de Lefebvre, quien comentó que “la complejidad del nuevo escenario implica pasar del despacho de abogados al equipo de profesionales multidisciplinares. En definitiva, el cambio de la transformación digital obliga no solo a usar más la tecnología sino a pensar más tecnológicamente, en términos de colaboración, de multifuncionalidad y de redes”.

El estudio también señala las principales fuentes que impulsan la innovación. En orden de importancia, las más apuntadas son: escuchar al cliente, ser capaz de extrapolar, el análisis previo y posterior de las actuaciones y la tecnología como gran eje vertebrador.