PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

No se vela por nuestros derechos como víctimas

Mónica Carrasco, abogada, perdió a su bebé en 2016 como consecuencia de una negligencia médica.
|

De un tiempo a esta parte observo impotente, cómo en esta causa penal no se ha velado por nuestros derechos como víctimas y resulta además más desafortunado observar, cómo un informe del médico forense adolece de un transcendental error y de forma seguida presentamos alegaciones pero no nos consta que fueran admitidas por el juzgador.

No se nos ha ofrecido ni una sola acción judicial en la fase de instrucción de la causa penal.

Si a esto le añadimos que un informe del médico forense presenta un error, en modo alguno podemos señalar que nos sentimos indefensos ante el sistema judicial.

Investigando el suceso, descubrimos que un informe forense en la fase de instrucción penal era erróneo,  lo primero que hicimos fue presentar un escrito de impugnación ante el Juzgado, solicitando que se realizará una ampliación del informe y además que se procediera a la subsanación del error, pero no se obtiene nada.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sin embargo nosotros nos vimos seriamente perjudicados, si además definitivamente la vía penal se cierra no cabe la posibilidad de contradecirlo ni defender nuestros intereses, por ello se deja patente que nosotros como víctimas somos los únicos perjudicados por un informe erróneo.

Nosotros, las víctimas

El 16 de mayo de 2016 falleció nuestra hija Chloe Rodríguez Carrasco, una bebe sana que durante el transcurso del parto perdió la vida en un hospital privatizado de la Comunidad de Madrid.

El grave suceso fue inmediatamente denunciado en la Comisaría de Policía de Móstoles, y desde un Juzgado de Instrucción de esa localidad se abrió una investigación.

A nosotros no se nos ofrece ni una sola acción judicial (no ratificamos la denuncia que en un principio es presentada por nuestros familiares, tampoco somos llamados a declarar, no nos admiten ni una sola fuente de prueba en la fase de instrucción penal).

PUBLICIDAD

Presentamos dos recursos ante la Audiencia Provincial de Madrid para reivindicar que no se ha garantizado nuestro derecho fundamental a la tutela judicial efectiva (artículo 24 de la Constitución Española) y que además nos sentimos absolutamente desamparados.

Ambos recursos son desestimados.

Como victimas entendemos que se trata de un auténtico caso de indefensión.

PUBLICIDAD

No estimamos oportuno interponer un recurso más, como puede ser el recurso de Amparo ante el Tribunal Constitucional porque comprendemos que nuestro recurso casi con seguridad sería desestimado.

Hasta cuándo debemos soportar esta auténtica indefensión

Consideramos que, al igual que todas las personas, tenemos derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de nuestros derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

PUBLICIDAD

Parece hacer primar los intereses de unos por encima del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, la cual se vulnera cuanto se clausura la instrucción a pesar de existir “sospechas razonables” de la comisión de un presunto delito y siempre que dichas sospechas se puedan despejar mediante una investigación eficaz.

Supone un desacierto desproteger y desamparar a las víctimas del delito, nos encontramos en una lucha titánica por defender nuestros derechos fundamentales frente al sistema judicial.

Desde Confilegal hacemos una llamamiento a la sensatez para que se dicte un auto de continuación de la investigación, y a su vez se de inicio de nuevo a la instrucción para que podamos conocer cuál es la causa real del fallecimiento de nuestra hija. 

PUBLICIDAD

A día de hoy nadie nos ha dado una explicación, y nos resulta inadmisible esta grave situación de indefensión.