PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

«El abogado defensor tiene el derecho y el deber de entrevistarse con los testigos antes del juicio», según el profesor Segrelles

Abogado y profesor, aclara las dudas en la relación que existe entre los abogados defensores y los testigosÍñigo Segrelles es profesor de derecho penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense y socio del bufete Auren, donde es responsable de su área de penal. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

Íñigo Segrelles, socio de Auren Abogados y profesor de Derecho Penal en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha analizado la relación que existe entre el abogado de la defensa, los testigos, y la confusión sobre el derecho de los letrados a entrevistarse con esos testigos antes de un juicio.

El profesor apunta que «el problema que hay con esto es que hay una tendencia a pensar que el abogado no puede entrevistarse con el testigo ni reunirse con él antes que este preste declaración. Bien sea en la fase de instrucción, o en la fase oral».

PUBLICIDAD

«Ahí se cita a declarar al imputado, (y ahora investigado) y a los testigos. Ahí no se practican pruebas, sino diligencias de investigación, pero materialmente es muy parecido. La cuestión es si tú eres el abogado de la defensa, hay que tener en cuenta que la posición del abogado en el procedimiento es parcial en gran medida».

PUBLICIDAD

Además, Segrelles apunta que «el abogado tiene que defender a su cliente. ¿Qué pruebas llevarías al juicio? Si defiendes a tu cliente y llevas las preguntas que le van a perjudicar le estás haciendo un flaco favor».

«¿Cómo sabes tú si el testigo va ser un buen testigo? El abogado tiene el derecho y el deber de hacerlo», asegura.

PUBLICIDAD

«Si al cliente le acusan de haber cometido un delito y se puede disponer de un testigo que prueba de no es así, como abogado tengo que hablar con ese testigo. Tengo que ver si me interesa llevarle o no. Si soy un buen abogado, es mi derecho y mi deber conocer la información de los testigos de primera mano», afirma.

«Hay muchos abogados que se creen que no se puede hacer»

El socio de Auren Abogados ha repasado los motivos que él cree que pueden ser los que originan este mal entendimiento de la relación entre el abogado defensor y los testigos.

«Esa confusión, creo yo, que está originada en el miedo. Lo que está prohibido es decirle a un testigo lo que tiene que decir. Eso sí es delito», explica.

PUBLICIDAD

Señala también que «si llega el juez y pregunta si se ha entrevistado con el letrado, está dando por hecho que es negativo o malo que esto haya sucedido y eso no puede ser. En mi opinión es una pregunta improcedente a todas luces».

Sobre la posibilidad de que el testigo sea preguntado en el juicio por si se ha entrevistado con el abogado de la defensa, Segrelles opina que está de más que el juez pregunte eso.

PUBLICIDAD

«Es que debería darse por hecho que se han entrevistado. Al final se pierde el norte un poco, porque intimidas al testigo y parece que el abogado ha hecho mal, y le pones en una mala posición. Se debería dar por hecho que se han entrevistado», declara.

Por último, el profesor Segrelles considera que «tanto se ha repetido esta historia que al final la gente se lo cree. Por pura prudencia, imagen o formalidad, el abogado antes de las declaraciones se aleja del testigo por ver qué puede pensar el juez».