PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La política española la han hecho, mayormente, los juristas

Dicho durante la presentación del libro “Los abogados que cambiaron España. Ochenta años de historia de los letrados y juristas que contribuyeron a la democracia”Fernando Jáuregui, de pie, durante la presentación de su libro. En la mesa, de izquierda a derecha, Antonio Garrigues Walker, Paca Sauquillo, Miguel Herrero de Miñón y Manuela Carmena. JMG.
|

Esa fue una de las ideas que quedaron materializadas con toda claridad ayer por la tarde, durante la presentación del libro “Los abogados que cambiaron España. Ochenta años de historia de los letrados y juristas que contribuyeron a la democracia”, del que es autor el periodista Fernando Jáuregui. 

Fue en el salón Florencia del Hotel Eurobuilding, en Madrid, y en el marco del Club Siglo XXI.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Jáuregui se hizo acompañar no de un jurista sino de cinco, que cubrían todo el espectro ideológico y profesional: Miguel Herrero de Miñón, padre de la Constitución y consejero de Estado; Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, magistrada jubilada y activa miembro, en su tiempo, Jueces para la Democracia; Paca Sauquillo, abogada, exsenadora y exeuroparlamentaria,presidenta del Movimiento por la Paz; Antonio Garrigues Walker, presidente honorario del número 1 de los despachos; y Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE).

“La política española, para mejor o para peor, con todas sus luces y sus sombras, la han hecho los juristas, dejando el paréntesis del periodo que va de 1939 a 1945, los años de la barbarie”, precisó Garrigues Walker.

En el acto hubo un recuerdo especial para los abogados de Atocha, asesinato que Paca Sauquillo vivió muy especialmente porque una de las víctimas fue su hermano Javier.

PUBLICIDAD

“Aquél hecho fue muy duro. Recuerdo cuando comenzamos como abogados. Nuestra aspiración a cambiar las cosas. Cómo nos implicábamos en todo. Trabajábamos mucho. Le metíamos todas las horas”, contó Sauquillo. “Poseíamos un ímpetu que no veo en las nuevas generaciones de abogados. Las prioridades, hoy, han cambiado”, añadió.

Jáuregui, por su parte, reveló que en aquella época, en 1977, él militaba en el Partido Comunista de España.

PUBLICIDAD

“Me acuerdo del 26 de enero de 1977 en Las Salesas [el Palacio de Justicia que hoy alberga al Tribunal Supremo], cuando, con lágrimas en los ojos, llegó Santiago Carrillo en un 600. O del valor del decano de la abogacía Pedrol Rius, que supo plantarse ante Martín Villa, sosteniendo que quería velar a sus compañeros en el Supremo“, dijo Jáuregui.

PUBLICIDAD

“La moderación de Santiago Carrillo fue fundamental para hacer realidad la transición. Porque obligó a toda la izquierda a moderarse, a su vez”, apuntó Herrero de Miñón.

Un momento muy emotivo se produjo cuando se recordó, en aquella época, la aparición de abogados laboralistas, que, como Felipe González en Sevilla, y de mujeres, como Cristina Almeida, Paca Sauquillo o Manuela Carmena, ‘rompieron moldes’ en el mundo del Derecho, defendiendo a los trabajadores. Lo cual provocó que el público, especialmente el femenino, rompiera en aplausos.

“Mucha gente se ha dejado la vida en esto”, aseguró Jáuregui, pasando al capítulo del terrorismo.

Juristas como Juan de Dios Doval, Fernando Múgica, Tomás y Valiente, Enrique Broseta o el fiscal Luis Portero.

Todos ellos víctimas de los atentados de ETA en los años duros del terrorismo.

PUBLICIDAD

Herrero de Miñón, por su parte, relató cómo se había elaborado la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y cómo habían tenido que explicar a sus compañeros el funcionamiento de la Ley D’Hont y, en especial, “los restos”, haciendo especial hincapié en el trabajo del jurista como legislador.

Manuela Carmena destacó la visión que, de los políticos, han aportado los niños en los diferentes actos que el Ayuntamiento ha celebrado con ellos, y que “no puedo ser más pesimista, por lo que parece obligado un cambio hacia horizontes más limpios”.

La presidenta del CGAE, Victoria Ortega, agradeció a Jáuregui el libro, que este dedicó a dos letrados –José María Garzón y Emilio Renedo– “porque hace justicia al trabajo de los abogados”.