PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las fundaciones no pueden existir sin un nivel alto de transparencia y gobernanza

Expertos reunidos por Pérez-Llorca analizan la implementación de prácticas de buen gobierno sostenibles en fundacionesMesa debate donde coincidieron expertos de fundaciones y juristas para analizar la problemática.
|

Esa es la síntesis principal del evento “Fundaciones: Caminando hacia prácticas de buen gobierno sostenibles. Análisis de una década de transparencia. La experiencia de las fundaciones de Cataluña” que, organizado por Pérez-Llorca Abogados en su sede de Barcelona, analizó estos últimos diez años de actividad en este sector.

Un evento en el que participaron Javier Martín Cavanna, director de la Fundación Compromiso y Transparencia; Pere A. Fàbregas, presidente de la Coordinadora Catalana de Fundacions; Antoni García, Director General de la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia; José María de Paz, socio de Corporate de Pérez-Llorca y Ana Ribó, socia de Litigación y Arbitraje del mismo Despacho, la cual ha ejercido como moderadora del acto.

PUBLICIDAD

La sesión fue inaugurada por Javier Martín, quien presentó el X Informe sobre Transparencia y Buen Gobierno de Fundaciones  y que destacó, entre otros, el gran peso de la autorregulación y de la participación de instituciones independientes en los procedimientos de impulso de la transparencia en las fundaciones.

PUBLICIDAD

A continuación, Pere A. Fàbregas y Antoni García debatieron sobre la experiencia de las fundaciones en Cataluña. Por un lado, Fàbregas recalcó la importancia de mantener la libertad de la fundación como elemento fundamental del proceso para conseguir unas prácticas de buen gobierno sostenibles.

Además, destacó la necesidad de contar con un sistema basado en la flexibilidad -en lugar de apostar por una única solución de transparencia- teniendo en cuenta la gran diversidad existente en el sector de las fundaciones.

PUBLICIDAD

Por su parte, García compartió la perspectiva de la Fundación Josep Carreras, destacando la importancia de la legitimidad de la fundación frente a sus beneficiarios y donantes.

Asimismo, explicó cómo este sector ha desarrollado en los últimos años una cultura interna de la mejora constante.

En este sentido, aseguró que actualmente las fundaciones se encuentran a la vanguardia en el cumplimiento de las obligaciones de transparencia.

PUBLICIDAD

Finalmente, José María de Paz centró su intervención en las prácticas de buen gobierno de las fundaciones empresariales.

Así, resaltó que su capacidad de generar credibilidad es esencial para que sean seleccionadas por las empresas para instrumentalizar los planes de responsabilidad social corporativa.

PUBLICIDAD

De igual forma recalcó que el aumento de la diversidad y renovación en los patronatos, junto a la clarificación de los criterios de selección de proyectos y la evaluación de resultados de los mismos, son medidas de gran utilidad para ganar credibilidad.

Un sector emergente que busca la excelencia

De Paz conversaba con Confilegal al acabar esta jornada sobre fundaciones y buen gobierno “la percepción es que es un sector que está creciendo, pero es evidente que en los últimos diez años se ha incrementado notablemente, mas en unas ciudades españolas que otras”.

Sobre esta tendencia parece no excesivamente complejo administrativamente configurar una fundación “lo fundamental es que la esencia de la fundación supone contar con un legado patrimonial que se destine a la consecución de un fin”, aclara este experto de Pérez-Llorca, quien advierte que las fundaciones ya creadas tienen su propia vida y desarrollo “se colocan al final sobre la supervisión de las Comunidades Autónomas y del Estado”.

Desde su punto de vista, es importante la aplicación de las prácticas de buen gobierno a este tipo de instituciones “el mundo del buen gobierno lleva un camino paralelo a las sociedades cotizadas que ya están inmersas en este tipo de actividades tomando como ejemplo las empresas anglosajonas”.

Las practicas de buen gobierno pretenden situar a las fundaciones, sobre todo con más recursos, a un grado de gobernanza notable que les dote de un nivel de transparencia y al final de legitimidad a la hora de recibir donaciones “se trata de que se tenga la garantía que están mejor administradas».

PUBLICIDAD

«Sin un nivel alto de transparencia y gobernanza alta las fundaciones no pueden existir, así está pasando en países como EE. UU. y Gran Bretaña donde la autorregulación de estas entidades funciona”, destaca.

La propia complejidad de las fundaciones, con la presencia de diferentes patronos de este tipo de entidades, que tienen una responsabilidad similar al de un consejero de una compañía “es fundamental la buena gestión de estas instituciones que ayuden a que patronos independientes puedan incorporarse a estas entidades en cualquier momento de la vida de cualquier fundación”.

Respecto a la relación del cumplimiento normativo con las fundaciones “no es una cuestión de urgencia dicha relación porque ya existe una supervisión de la autoridad para cubrir una serie de requisitos. Sin embargo, creo que es algo que se acabará de aplicar, porque se encuentra en la esencia del buen gobierno corporativo de estas entidades”.

Para De Paz hay que darse cuenta de que estas medidas de prevención pueden suponer un cierto coste a fundaciones de pequeño tamaño “pero habrá que aplicarlo en el futuro, son personas jurídicas, cubiertas por la normativa del Código Penal y tarde o temprano se va a implementar”.

Otra normativa como la que es de prevención del blanqueo de capitales también afecta a este tipo de corporaciones “son personas jurídicas que tendrán que cumplir con este tipo de protocolos empresariales».

«Lo que sí está claro es que, si no se logra la autorregulación de forma excelente, al final se implanta la regulación externa de la Administración. Creo que el sector tiene más claro que es mejor marcar las pautas, lo que repercute en una buena imagen de las fundaciones y más visibilidad”, aclara este experto.

Sobre la gestión de las fundaciones, además de la transparencia “es fundamental ser eficiente una vez que se pone en marcha, el capital inicial nunca revierte al fundador de la misma».

«Es fundamental trabajar en la profesionalización de su gestión que se manifiesta en esa gestión eficiente de los recursos y qué objetivos debe cumplir dicha institución”, destaca nuestro interlocutor.

Desde su punto de vista “es importante que se trabaje en esa gestión eficiente de forma racional para reducir los costes de estructura. Se trata de conseguir que estas entidades sean organismos dinámicos y realmente cumplan los fines para los que se crearon”.

A este respecto cada vez más es visto la figura de la gerencia profesional es clave en esa labor porque el patronato es más bien supervisor “es una figura ejecutiva que ayuda a desarrollar los planes de la entidad”, finaliza.