PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El CGAE opta por la cautela sobre que los abogados fichen, a la espera de un informe

Crea una Comisión de trabajo para abordar este asunto que divide a los decanos entre partidarios y detractores del registro En la foto, Victoria Ortega en el nombramiento de nuevos consejeros del CGAE.
|

Todo está por decidir aún. El Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), que preside Victoria Ortega, ha optado por ganar tiempo antes de precipitarse a tomar una decisión que podría tener consecuencias inesperadas y desagradables.

¿Cómo? Creando un grupo de trabajo interno del CGAE que tendrá como cometido el análisis del informe que van a preparar, sobre este asunto, los servicios jurídicos de la institución sobre esta nueva obligación legal ineludible aprobada por el Gobierno.

PUBLICIDAD

De esta forma difieren cualquier tipo de decisión que afecta a los grandes y medianos despachos, quienes ya expresaron su preocupación en el reciente Congreso de la Abogacía, celebrado en Valladolid.

PUBLICIDAD

Dicha normativa legal cumplirá el próximo 12 de junio su primer mes de puesta en funcionamiento para todas las empresas españolas, sin excepciones.

De momento no ha habido sanciones y el trabajo de la Inspección de Trabajo se ha centrado en hacer requerimientos a las empresas para que tengan el servicio en las condiciones que marca la ley.

PUBLICIDAD

Desde el propio CGAE se indica que este Pleno, compuesto por los 83 decanos de los colegios de abogados, los presidentes de los Consejos Autonómicos y los 12 consejeros electivos ha acordado el respeto a la normativa vigente sobre el registro de jornada horaria.

Esto supone refrendar la opinión que el Consejo no debe cuestionar ninguna norma sino que si está vigente es aplicable.

HUBO DOS POSTURAS EN EL PLENO

Al parecer, en el debate que se ha generado en el citado Pleno han quedado definidas dos posturas bastante claras sobre esta cuestión, que ya Confilegal detectó días anteriores a la convocatoria de dicha reunión en la capital de España.

PUBLICIDAD

Por una parte, algunos decanos han mostrado su postura a favor del registro de la jornada horaria, y que los abogados fichen al entrar y salir, para evitar cualquier abuso en la profesión de abogado, especialmente relacionado con los jóvenes abogados. 

Por otra, otros decanos opinaron que la profesión de abogado es diferente a las demás y no es lógico que exista ningún tipo de control de jornada de los propios abogados.

PUBLICIDAD

Este último punto de vista defiende, al mismo tiempo, que ante cualquier abuso existente sobre jóvenes abogados en materia de jornada laboral, habría que establecer un sistema realmente útil que ayudase a frenar cualquier tipo de abusos en este contexto.

Otra de las cuestiones que estaban pendientes desde el Congreso de la Abogacía de Valladolid, lugar donde se desató dicha polémica sobre el registro es cuál debe ser el papel del CGAE y el de su presidenta, Victoria Ortega, a la hora de intermediar con el Ministerio de Trabajo a fin de ver como se adapta dicho control de jornada horaria a la abogacía.

Finalmente este asunto no se trató.

Habrá por tanto que esperar a dicho informe de los servicios jurídicos del CGAE para conocer cuál es el posicionamiento sobre esta cuestión de dicha institución.

Ese informe será clave para saber si realmente la abogacía puede acogerse a su relación laboral especial y evitar el registro horario, o, por el contrario, como se defiende por la abogacía joven especialmente, tiene que cumplir dicha obligación.

PUBLICIDAD

PENDIENTES DEL DESARROLLO REGLAMENTARIO

En los próximos días se da por descontado que el Ministerio de Trabajo cree un Reglamento que ayude a desarrollar mejor el Real Decreto Ley 8/2019 sobre el control de jornada horaria a fin de esclarecer las múltiples dudas existentes sobre el tema.

No se puede descartar que en ese desarrollo reglamentario pudiera aparecer alguna excepción más al citado control de jornada, a las ya anunciadas de la alta dirección, autónomos y socios de cooperativas ya existentes en la actualidad.

Hasta este momento, CCOO con su campaña, “Que no te quiten el tiempo”, y la Inspección de Trabajo a través de sus dos sindicatos, están solventando muchas dudas sobre el tiempo efectivo de trabajo por parte de los propios empresarios.

Junto a ello, las consultas se han multiplicado en los despachos de abogados sobre este asunto tan controvertido.

Las consecuencias de que los despachos de abogados no llevasen su control de jornada de sus profesionales al día supondría enfrentarse a multas de entre 626 y 6.250 euros si no controlan la jornada laboral de su plantilla.

Las multas serían a nivel global, no por cada trabajador, como en su día pidió la Inspección de Trabajo.

Dicha sanción podría ser superior y llegar a los 187.515 euros, en caso de impagos reiterados de horas extraordinarias, o si se enmascaran otros conceptos. (p.ej. establecer una prima o incentivo ocultando tiempo de trabajo).