PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El ‘sandbox’ en España, pendiente de que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez lo impulse como prioridad

La Asociación española de Fintech e Insurtech (AEFI), reclama una aprobación inminente de dicho entorno desregulado que situaría a España a la cabeza de la innovación tecnológica financieraDe izquierda a derecha, Rodrigo de la Cruz, presidente de AEFi; Mirenchu del Valle secretaria gnal de UNESPA, Pilar González de Frutos, presidenta de esta entidad y Jaime Bofill, socio del despacho Hogan Lovells.
|

La puesta en marcha del «Sandbox» ( banco de pruebas) permitirá generar 5.000 empleos más en los próximos dos años y atraerá 1.000 millones adicionales de inversión.

El «Sandbox» español es uno de los más completos y puede situar a España a la cabeza de la innovación tecnológica financiera.

PUBLICIDAD

Tras su aprobación en el Consejo de Ministros del pasado 22 de febrero del anteproyecto de ley para la Transformación Digital del Sector Financiero, que incluye la creación del Sandbox, Asociación española de Fintech e Insurtech (AEFI) solicita la aceleración de la puesta en marcha de este proyecto.

PUBLICIDAD

Se trata de situar a España como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional.

A este respecto, la Asociación española de Fintech e Insurtech (AEFI) explicaba a una serie de periodistas el impacto de la aprobación del «Sandbox» en España, donde participó su presidente, Rodrigo García de la Cruz, y Jaime Bofill, socio del despacho Hogan Lovells.

PUBLICIDAD

La Asociación de Fintech e Insurtech de España, que nació hace ya tres años con la misión de crear un entorno favorable para el desarrollo de «startups» y empresas Fintech e Insurtech en España, representa a las Fintech mediante grupos verticales liderados por coordinadores especializados.

Esta asociación trata de colaborar, innovar y situar a España como un foco pionero de FinTech e InsurTech; construir puentes en el ecosistema FinTech español, promocionando la interacción entre los principales «players» del mercado.

En la actualidad, AEFI cuenta con 126 empresas asociadas y 28 alianzas internacionales

Por su parte, Jaime Bofill, socio del despacho de abogados Hogan Lovells, analizó algunos detalles sobre el funcionamiento del «Sandbox» y cuáles serán los próximos pasos tras su aprobación. “Si tenemos Gobierno pronto, se podría aprobar en septiembre y entrar en funcionamiento a finales de año”.

PUBLICIDAD

Bofill explicó que el «Sandbox» funcionará “a través de una serie de cohortes (convocatorias periódicas) donde se podrán presentar diferentes proyectos que aspiran a participar en el mismo”.

Además, Bofill explico que “el Sandbox supone un espacio de pruebas controlado y no desregulado que identificará una serie de proyectos que mejoren la prestación de servicios financieros, con unos protocolos de supervisión que conocerán todas las partes».

PUBLICIDAD

«Habrá una apuesta clara por un criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades”.

Este despacho está dando asesoramiento jurídico a AEFI y fue la firma legal que asesoró a esta asociación para crear el Libro Blanco del Sandbox.

En Europa ya funcionan los sandbox de Holanda, Dimanarca y Polonia. A medio plazo es posible que la UE cree un sandbox desregulado para todo Europa, pero aún es solo un incipiente proyecto.

El socio de Hogan Lovells destacó que “el Sandbox español es muy ambicioso ya que incluye la modalidad de exención, que permite un periodo de pruebas para proyectos que necesiten alcanzar los requisitos para obtener licencias, y una modalidad de no sujeción, para que actividades no expresamente reguladas hasta la fecha (por ejemplo, ICOs, «neobanks», intermediación de «cryptocurrencies») empiecen a probar sus productos en un espacio de pruebas seguro o controlado”.

Además, el Sandbox se convertirá en garante de seguridad jurídica para todos aquellos interesados en el desarrollo de modelos de negocio de fusión entre lo financiero o asegurador y lo tecnológico y se asegurará la permanente revisión y actualización de la regulación que afecta al ecosistema Fintech, consiguiendo que la lejanía entre la innovación y la regulación sea cada vez menor.

PUBLICIDAD

Para ambos expertos la implantación del sandbox en España implicará diferentes ventajas competitivas para el desarrollo del sector Fintech e insurtech.

“En primer lugar se habla de la reducción de costes y tiempo de lanzamiento al mercado de los productos y servicios innovadores de dichas entidades.

Al mismo tiempo, mejoraría el posicionamiento estratégico de nuestro país en el mercado Fintech internacional, siguiendo la estela de otras jurisdicciones claves como Reino Unido, Singapur o Australia que ya han implementado poner en marcha alternativas de este tipo.

También incrementará la mayor competencia en el mercado con el consiguiente beneficio para los consumidores.

Otras ventajas de la puesta en marcha del sandbox tiene que ver con el acceso a una mejor financiación para las empresas; y la oportunidad que para un país como el nuestro puede provocar que se convierta en un hub, referencia, financiera a nivel europeo y latinoamericano.

También se piensa que se creará empleo de calidad; el incentivo al emprendimiento, a la innovación tecnológica y a la atracción para la inversión extranjera.

La implementación de un sandbox en España podría articularse a través de una acción formativa en tres pasos diferentes.

Por un lado, la promulgación de una norma de rango de ley como normativa básica inicial; la aprobación de uno o varios reglamentos de desarrollo y, por último, la atribución de facultades expresas a las entidades supervisoras en cada ámbito para la concesión de licencias o la firma de protocolos individuales para cada proyecto.