PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Oriol Junqueras no se fugó al extranjero, como Puigdemont, «por un sentido de responsabilidad con los ciudadanos»

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en una foto tomada cuando eran vicepresidente y presidente de la Generalitat. Foto: EP.
|

El líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, no se fugó al extranjero tras el 1-0, como sí hicieron Carles Puigdemont, Antoni Comín, Lluis Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí, y se quedó en Cataluña «por un sentido de responsabilidad con los ciudadanos. Por este motivo me personé en el Supremo, por responsabilidad y coherencia».

Junqueras se quedó en España y cuando fue llamado por el Supremo acudió voluntariamente.

PUBLICIDAD

Así lo ha afirmado en una entrevista que publica el diario francés «La Depêche du Midi».

PUBLICIDAD

Su coherencia personal le condujo a su encarcelamiento preventivo y a su enjuiciamiento, por el Tribunal Supremo, junto con 11 personas más, a lo largo de 52 semanas, acusado de los graves delitos de rebelión y malversación de fondos públicos.

Un juicio al que le resta la sentencia, que se conocerá en las próximas semanas.

PUBLICIDAD

Junqueras no vio con buenos ojos la fuga de Puigdemont y de los cuatro prófugos a Bruselas. Prueba de ello es el trato que le dio el líder de ERC a Joaquim Torra, el presidente de la Generalitat, cuando asistió a algunas de las vistas en el Palacio de Justicia, en Madrid.

En cada una de ellas, Junqueras evitó la mirada de Torra y actuó como si no estuviera allí cuando salió de la Sala, pasando a pocos centímetros de este, camino del furgón, para ser trasladado a la cárcel.

Sobre su prisión provisional, Junqueras dice estar tranquilo, sereno y determinado y recuerda ERC tiene más de 88 años de historia y no es la primera vez que ha tenido a su presidente en la cárcel: «Desde siempre hemos defendido siempre los principios republicanos. ¿Qué otro partido puede decir lo mismo? Por tanto, ninguna lección».

PUBLICIDAD

Y sobre la sentencia por venir, en opinión de Junqueras lo que pretende el Estado es «descabezar» al movimiento independentista con ela.

«El Estado lo que pretende con esta condena es descabezar a un movimiento pacífico, y, como no puede detener a 2 millones de ciudadanos, nos encierra a nosotros», ha razonado en una entrevista de Reuters desde la cárcel y recogida por Europa Press.

PUBLICIDAD

Junqueras ha insistido en su inocencia, ya que defiende que los presos soberanistas no han delinquido: «Estoy convencido de que soy inocente y de que no hemos cometido ningún delito».

También ha asegurado que no se arrepiente del 1-O y de la proclamación de independencia del 27 de octubre de 2017, porque dice que se «cumplió un mandato democrático».

Preguntado por si descarta retomar la vía unilateral, el exvicepresidente de la Generalitat responde: «No podemos descartar ninguna que sea democrática y pacífica», y ha reiterado que su prioridad es buscar un referéndum pactado con el Estado. CONFILEGAL/EP.