PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Abogados colegiados del ICAB viajan a la City londinense para estrechar relaciones profesionales con despachos ingleses

Desde hace unos años el Colegio de Abogados de Barcelona fomenta este tipo de prácticas entre sus colegiados y abogados de otros paísesLos abogados posan fuera de la Law Society, máximo órgano de control de abogacía.
|

Dos días de estancia en Londres, jueves y viernes de la semana pasada, ha servido para un grupo de quince abogados/as colegiados del ICAB, la mayor parte de ellos con despacho propio, han disfrutado conociendo a otras firmas inglesas para estrechar lazos profesionales en este entorno globalizado actual que vivimos.

Santiago Nadal es el vocal de relaciones internacionales del Colegio de Barcelona de Abogados. “Llevamos años impulsando un programa de ayudas a los despachos medianos. Tanto a nivel de formación, marketing, nuevas tecnologías, organización y trabajo en equipo».

PUBLICIDAD

«Y una de las cuestiones que mas nos preocupa es la internacionalización. En estos momentos la salida al exterior para muchas firmas es básico en un mundo global como el que vivimos”.

PUBLICIDAD

Mientras que los despachos de abogados de cierto tamaño ya tienen su estrategia internacional y lo hacen por su cuenta “otras firmas no lo tienen tan claro, y desde el ICAB organizamos con carácter anual este tipo de actividades que ha ido cambiando de nombre a lo largo de los años”.

Turín, Frankfurt, Cracovia, Toulouse, Ámsterdam o Lyon han sido con anterioridad otros destinos, donde se organizaron viajes parecidos.

PUBLICIDAD

En síntesis, se trata de organizar un viaje de trabajo desde la propia entidad colegial para que abogados colegiados conozcan a otros compañeros de otros países.

“Al mismo tiempo sirven para que conozcan bien las instituciones jurídicas y como organiza el derecho en diferentes jurisdicciones”. En este caso, este viaje ha tenido visitas al Parlamento, Tribunal Supremo o el propio Foreign Office.

Para este cometido es fundamental mantener contacto con otra entidad colegial del país de recepción “en nuestro caso disponemos de una red de contactos superior a los cuarenta colegios en todo el mundo, con los que tenemos convenios firmados y eso nos ayuda a organizar este tipo de viajes de negocio donde el objetivo es que despachos medianos y pequeños salgan al exterior y encuentren alianzas”.

PUBLICIDAD

En esta oportunidad el grupo de abogados españoles, colegiados del ICAB se ha compuesto por abogados de familia; civilistas, abogados expertos en urbanismo, penalistas, mercantilistas o expertos en propiedad intelectual que han decidido hacer este viaje de trabajo de dos días duración a la City londinense “son quince abogados que representan a otros tantos despachos”.

Hoy en día, el uso de Internet permite saber que hacen abogados de otros países en materia de derecho.

PUBLICIDAD

“A partir de ahí se trata de impulsar la relación desde correos electrónicos, cartas y videoconferencias. Es muy importante manejarse bien en el idioma del país para que esa relación sea más fructífera. Hay que definir bien una estrategia de actuación”, aclara Nadal.

Españoles en la City

Entre los asistentes, Confilegal charla con Mireia Balaguer, socia cofundadora y responsable de Derecho Penal de Bataller Balaguer Abogados firma ubicada en Barcelona desde el 2001 pero que opera en todo el territorio nacional  “es evidente que el llamado criminal law se aplica de forma muy diferente en Reino Unido respecto a nuestro país”.

En este sistema británico, a nivel penal “la fuerza de la policía es importante al igual que el fiscal quien es el que gestiona todo el procedimiento, a diferencia de nuestros fiscales que solo acusan en cada uno de los asuntos”.

Para Mireia la experiencia ha sido importante y muy aprovechable “hemos tenido acceso a sitios como la Cámara de los Comunes, Foreign Office o la Law Society que funciona de manera parecida a nuestro CGAE”.

Los asistentes a este viaje organizado por el ICAB tuvieron también la oportunidad de acudir a un juicio por asesinato cuya duración está previsto en tres semanas “el viernes era el quinto día y tiene lugar en la Criminal Center Court, que sería aquí nuestra Audiencia Nacional, órgano de mayor jurisdicción en Londres”.

PUBLICIDAD

De la gestión de estos despachos de abogados, la mayor parte de ellos macroestructuras a partir del centenar de letrados, le sorprendió “la organización que tienen del despacho, muy empresarial y efectiva.

La protección de los escritos a nivel de propiedad intelectual es notable y la confidencialidad es un valor en alza”.

En un país como Reino Unido, el papel de los abogados está muy reconocido y se destaca como sector que crea puestos de trabajo y tiene un papel importante en el PIB nacional “en España esto no lo sabemos y tampoco hay el reconocimiento social que lo abogados tienen en ciudades como Londres».

«Eso hace que se potencie su figura, porque no solo crea puestos de trabajo, sino que genera ingresos”.

Nuestra interlocutora recuerda que la Law Society hace anualmente una auditoria a cada despacho “y cada despacho realiza una auditoria trimestral interna en cada bufete para comprobar que todo es correcto».

«Entre los compañeros también hay auditorias. El abogado que detecta que algo está mal en su firma tiene la obligación de comunicárselo a su superior”, destaca Balaguer.

Sobre el expediente y su gestión “lo dejan claro que no es del despacho sino del cliente. El cliente puede pedir una copia en cualquier momento y tiene acceso directo a la información de su asunto que debe estar accesible”.

Como se puede ver máxima transparencia en la gestión entre el abogado y sus clientes, algo de lo que se quejan muchos consumidores españoles cuando acceden a un abogado.

Curiosamente los lazos entre abogados ingleses y españoles se mantienen desde hace años con la Brithis Spanish Law Association, asociación que mantiene en contacto a letrados de ambos países “la próxima reunión a la que acudiré como socia de la entidad será el próximo 3 de octubre en Madrid para mantener relaciones entre diferentes bufetes”.

Es clave fomentar el networking

Otra asistente a este viaje jurídico es Carmen Varela, abogada experta en derecho de familia en los últimos veintiséis años, desde hace uno al frente de un despacho propio, Carmen Varela Abogados de Familia.

Desde su blog, uno de los más conocidos del sector, analiza la problemática cada vez más compleja en familia. “Ha sido una experiencia muy intensa. Ahora viene el periodo de reflexión para, de lo visto, qué podemos aplicar a la gestión del despacho”, apunta.

Y es que en estos dos días de intensas reuniones “hemos podido conocer cómo funcionan los despachos ingleses por dentro de diferentes especialidades».

«También hemos entendido las diferencias existentes a nivel de abogacía entre barrister y solicitors y ver su sistema de trabajo, muchas de las cosas no pueden aplicarse a nuestros despachos, muchos de ellos son grandes estructuras por encima de los doscientos abogados”, aclara.

Entre las visitas institucionales que realizaron este grupo de abogados del ICAB, Varela destaca la realizada a la Law Society, máximo órgano de control de la abogacía en este país, donde se fiscaliza el trabajo de estos profesionales y los abogados están obligados a pagar el 30% de los honorarios a esta entidad”.

Varela reconoce que ha regresado a Barcelona en su agenda con algunos contactos de estos colegas ingleses “además el grupo que hemos acudido a la llamada del ICAB ha empatizado mucho».

«Somos abogados de familia, mercantilistas, penalistas o de derecho laboral con lo cual es posible que la relación profesional se mantenga en el futuro”.

De la gestión de los despachos ingleses “llama la atención la apuesta que hacen por la gente joven, a la que dan responsabilidades en seguida. En alguna presentación de estos despachos han sido impartidas por estos jóvenes juristas».

«Y es que en estos bufetes la promoción de estos letrados está clara y se gestiona de manera rápida desde que ingresa en el propio bufete”.

Otra cuestión que le llamó la atención es la racionalización del negocio “está todo medido y calculado. En muchos de ellos hay una persona que se ocupa de anexar e indexar documentos y de ordenar la documentación que reciben de los clientes».

«Es una figura que podría encajar en los despachos medianos porque permite al abogado hacer su trabajo y ser más rentables”.

Los abogados que han acudido a este encuentro profesional han podido comprobar la preocupación de sus colegas ingleses por el Brexit. “Muchos de ellos ya están preparados para esta salida, aunque no acaban de saber cuál será el impacto real de la salida de Reino Unido de la UE”.

Habrá que ver cuál es el futuro de los Reglamentos y convenios suscritos por este país si dejan de ser europeos “es importante saber gestionar el impasse que se genere”, aclara Varela.