PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las víctimas de la Talidomida denuncian su abandono: «No estamos en los programas electorales de nadie»

También revelan como algunos políticos, ante su estupor, les han acusado públicamente de querer enriquecerse con el tema de la talidomidaRafael Basterrechea y José Riquelme posan con la eurodiputada Beatriz Becerra, en el Parlamento Europeo, con la que estuvieron.
|

“La talidomida nos robó la vida, el sistema, la esperanza pero nadie podrá contra nuestro tesón, solo la muerte ”. Este fue el duro comentario realizado por el presidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida Española ( AVITE), José Riquelme, al recibir exaequo, con la Confederación de Salud Metal España, el premio a la mejor asociación de pacientes que entregó el pasado viernes el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM).

Riquelme criticó duramente a los gobiernos del PSOE y del PP por su inacción en la solución para los afectados por este fármaco a lo largo de casi seis décadas y especialmente cuando se creó AVITE en el 2003, hace dieciséis años.

PUBLICIDAD

Recordó con amargura como ya no están en la agenda de los partidos políticos y la solución que han buscado de demandar al Estado en busca de la compensación que en otros países otras víctimas ya tienen.

PUBLICIDAD

Los segundos premios Médicos y Pacientes galardonaron, además de AVITE, a instituciones y personas referentes el campo de la salud.

En esta ocasión, se otorgó un premio especial a la Reina Doña Sofía, por su entrega, solidaridad y ayuda social y humanitaria a lo largo de toda su vida.

PUBLICIDAD

También fueron premiados Luis Rojas Marcos, la Policía Nacional, Fundación Rafa Nadal, el Instituto de Salud Carlos III, la Asociación Española Contra el Cáncer, Eduardo y Elsa Punset, el Equipo START de Emergencias (AECID) y el Alto Comisionado Contra la Pobreza Infantil.

COMO EN LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS 

En un contundente discurso Riquelme comparó la situación actual del colectivo de afectados, unos 579 hasta el momento, con aquella batalla de las Termópilas que hace 2500 años enfrento a Persia contra Grecia.

Fue una «batalla injusta, desproporcionada y de previsibles resultados, El Jerjes actual se llama laboratorio Grunenthal apoyado por las huestes del Ministerio de Sanidad y Consumo», apuntó este dirigente.

PUBLICIDAD

El presidente de AVITE citó a los nueve ministros de Sanidad que, en los últimos 16 años, desde 2003, cuando nació esta asociación, se han inhibido de resolver este problema de las indemnizaciones a los afectados de la talidomida. 

Esto hace que España sea el único país que aún no ha compensado a las víctimas en todo el mundo.

PUBLICIDAD

“Frente a ellos un ejército de trescientos valientes sin brazos o piernas, pero cargados del orgullo de la verdad y de la razón”, declaró.

Riquelme en su intervención, que fue seguida en silencio recordó, “el único apoyo de un abogado idealista, cuatro medios de comunicación con principios, los representantes de los médicos y pocos más, han estado al lado de las víctimas estos últimos años apoyándonos frente  a un  sistema corrupto y miserable e injusto”.

Recordó que el final de esta historia aún no está escrito y confían que la demanda interpuesta contra el Estado “ofrezca la última palabra en este asunto”.

El presidente de AVITE finalizó su discurso explicando a los asistentes como los diferentes Gobiernos de los últimos dieciséis años nunca habían realizado ninguna campaña de comunicación sobre la talidomida.

“Nosotros les planteamos organizar campañas de comunicación para que aflorasen los casos ocultos”, comentó enseñando unos carteles realizados por su asociación, “pero no nos hicieron caso”.

PUBLICIDAD
Miembros de AVITE con José Riquelme en el centro, con el premio en sus manos, posan tras la gala.

PRESCRIPCIÓN SIN SER VÍCTIMAS, OFICIALMENTE

Entre los asistentes a este evento, Rafael Basterrechea, vicepresidente de AVITE, quien explicó algún detalle más de la asociación.

“Es curioso como el Instituto de Salud Carlos III aún no tenga realizados ningún reconocimiento de los que somos víctimas de la talidomida. No tenemos noticias sobre el particular, Su papel es de coordinador y supervisor de los reconocimientos médicos que se hagan en todas las Comunidades Autónomas. Al  final esa información estaría en una plataforma, accesible para el Comité Nacional formado por médicos reputados. El mutismo es absoluto y no sabemos nada”.

AVITE se puso en marcha en el 2003 y sus cuatro integrantes se conocieron a través de Internet, a iniciativa de José Riquelme quien vio la necesidad de crear este colectivo para dar visibilidad a estas personas afectadas por la talidomida.

“En estos años hemos ayudado a muchos compañeros afectados a gestionar sus papeles, tanto a nivel de jubilación o incapacidad en el caso que la tengan  y como entidad a visibilizar  este problema. Sin AVITE muchos de ellos hubieran tenido problemas para desenvolverse en esta sociedad”.

El vicepresidente de AVITE reconoce que para personas con discapacidad el trabajar supone un esfuerzo aún más importante que para trabajadores convencionales.

“Es evidente que en muchos casos la discapacidad frena tu actividad. En nuestro caso, como les pasa a otras personas no es nada fácil lograr el reconocimiento de esa incapacidad, Tenemos afectados con un 86% que están trabajando tras pasar tribunal médico”.

En este contexto, la asesoría jurídica dirigida por Ignacio Martínez, les ofrece asesoramiento jurídico  en este tipo de asuntos.

Basterrechea se integra en AVITE en el 2005, al igual que medio centenar de afectados. Pronto accede a la Junta Directiva desde donde se trabaja para no callar la voz de estos perjudicados pese a la pasividad de la administración española “A día de hoy somos 282 y todos han pasado las pruebas. En los últimos años fallecieron unos veinte compañeros, sus familias siguen formando parte de la asociación. Según el Instituto Carlos III hay 579 solicitudes para ser reconocidos como víctimas de talidomida”, aclara.

Curiosamente pese a no estar reconocidas como víctimas, la justicia ya dijo su última palabra para las víctimas de la talidomida.

El Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid admitió indemnizar a los afectados con 20.000 euros por cada punto porcentual de discapacidad, además de reconocer la “actuación culposa” de la farmacéutica por no haber tomado las medidas necesarias para comprobar la seguridad del producto

Sin embargo, en la apelación realizada por Grunenthal, tanto la Audiencia Provincial de Madrid como la Sala Civil del Supremo en sendas sentencias señalaron que no había lugar a la reclamación porque la acción había prescrito.

Pero este colectivo no se rindió   y acudió  al Tribunal Constitucional, que no admitió el recurso de amparo, y al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que tampoco les dio la razón. Entonces era 2017 “ Es muy curioso que sin ser reconocidos  oficialmente víctimas de talidomida, nos diga la justicia que ha prescrito el tema”; apunta Basterrechea.

Desde AVITE se muestra crítico  con la iniciativa ultima  del Gobierno en funciones de ofrecer cinco millones de euros a determinadas organizaciones sociales mediante adjudicación directa.

“De este debate, nosotros estamos fuera ni fuimos convocados a esa reunión con otras organizaciones del Tercer Sector. Ya se ha publicado por el BOE la relación de entidades que se repartirán esa cantidad. Parece que la única solución a nuestro tema es la demanda, ya admitida a trámite en la Audiencia Nacional, sala de lo contencioso”, explica Basterrechea.

De este nuevo asunto judicial se sabe que está admitida a trámite desde el pasado dia 13 de septiembre  y que ahora la Audiencia Nacional ha pedido a las partes que presenten sus alegaciones correspondientes.

“La justicia es lo único que en este país tiene fin aunque realmente no confiamos en ella. Tendremos una sentencia en unos meses que dejará cerrado este tema”.

Basterrechea refleja el sentir de los asociados de AVITE, de seguir luchando hasta el final de las fuerzas. “Esperamos poder demostrar la inacción del Gobierno en los últimos dos años pese al mandato del Congreso de resolver este asunto y pagar nuestras indemnizaciones”, señala.

Sin embargo,  aún les esperan unos ocho meses hasta que se celebre el juicio pero no pierden la esperanza que algún dia alguien les dé la razón y las indemnizaciones pactadas.