PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El papel de la mujer en las empresas y su liderazgo, protagonistas en el III Congreso de CEAPI: “Mujer, empresa y liderazgo”

"El mundo cambiaría si cada día una mujer hiciese una sola cosa por ayudar a otra mujer", dijo Núria Vilanova, presidenta de CEAPISentados, de izquierda a derecha, Antonio Pérez-Hernández y Torra, director general de Casa América, María José Álvarez, presidenta del Grupo Eulen (España), Ana Botella, presidenta de la Fundación Integra y exalcaldesa de Madrid (España), Bettina Bulgheroni, presidenta de la Fundación Educando (Argentina), y Núria Vilanova, presidenta de CEAPI (España).
|

La sesión inaugural de la jornada “Mujer, empresa y liderazgo” en el III Congreso de  Congreso de Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica contó con la participación de Antonio Pérez-Hernández y Torra, director general de Casa América, o María José Álvarez, presidenta del Grupo Eulen.

También estuvieron Ana Botella, presidenta de la Fundación Integra y exalcaldesa de Madrid, Bettina Bulgheroni, presidenta de la Fundación Educando de Argentina, y Núria Vilanova, presidenta de CEAPI.

Pérez-Hernandez destacó el compromiso Casa América con la igualdad. “El 80% de sus trabajadores son mujeres. Aunque al ritmo al que vamos, harán falta 58 años para acabar con la discriminación salarial entre hombres y mujeres”.

Añadió que “hay que dejar atrás miedos y prejuicios, y lograr igualdad no solo tecnológica, sino humana”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por su parte Bettina Bulgheroni, empresaria y presentadora de televisión, destacó el compromiso con la educación como herramienta de erradicación de la pobreza.

Sobre cómo contribuye esta fundación al campo educación en latam (Latinoamérica), señaló que “comienzan en Argentina en 1999, deciden ayudar a jóvenes y adultos que quedaron fuera del sistema educativo. Objetivo es dar un camino de esperanza. No convertirse en élite, sino cumplir sus sueños”.

Su base es educar en idioma y en internet, y dividen país en zonas: el norte, por ejemplo, es muy turístico, “es importante ayudar con el inglés como barrera de entrada a trabajo turístico. Eso sirvió para que desarrollaran trabajos como guías turísticos con los que llevaron comida a sus familias”, señaló.

PUBLICIDAD

“Desde Buenos Aires, comienzan una labor de escucha activa y recogida opiniones, comienzan a desarrollar programas en función problemas que les trasladaban los alumnos. Es un éxito en labor de escucha, es un valor que llevamos al alza”.

Complicaciones con las comunidades indígenas

También dijo que “se elaboran cursos y programas teniendo en cuenta la demanda, desde turismo hasta peluquería canina. La clave es que las persones puedan valerse por sí mismos sin necesidad ayudas sociales. Empoderar a las personas para darles esperanza de futuro”.

En cuanto a las mujeres, puso como ejemplo las complicaciones que tuvieron con comunidades indígenas:

PUBLICIDAD

“Para que me dejasen trabajar, tuvo que pasar una prueba que consistió en sentarse delante de todos los caciques, en silencio, durante 50 minutos. Luego, pude empezar a educar a las mujeres indígenas”.

PUBLICIDAD

Tras Bulgheroni, le llegó el turno a Ana Botella, presidenta de la fundación Integra desde su fundación.

Sobre qué puede diferenciar el liderazgo de la mujer en la actualidad, manifestó que “soy afortunada por todo el trabajo que ha podido desarrollar y también viajar a latam y conocer mejor la cultura y las personas de los países de latam”.

Botella comienza como presidenta en la fundación fundada por ella hace 18 años. En ese momento “siempre había personas que se quedaban fuera del mercado laboral, incluso en tiempos de bonanza económica cuando se creaba empleo, cuando la mujer se incorporaba masivamente al mercado laboral”.

“Esas personas son aquellas personas recién salidas de la carrera, a personas víctimas de violencia, cárcel, drogas, jóvenes. Desde el inicio han ayudado a decenas de miles con 90% de casos de éxito“.

PUBLICIDAD

“Uno de los problemas de Europa y España es el invierno demográfico. La mayor riqueza de un país son las personas, si no conseguimos que la demografía cambie no podemos mantener el sistema que tenemos”, añadió.

En cuanto a la baja tasa de natalidad puntualizó que “el mundo laboral debe hacer posible la conciliación tanto para hombres como para mujeres. No solo para las mujeres, deben poder conciliar los dos. Las medidas de los países escandinavos permitieron aumentar la natalidad”.

No se victimiza como mujer, pero cree que “el mundo laboral debe ser compatible para hombres y mujeres. Mientras era alcaldesa hizo que se cerrara el ayuntamiento a las 18h, pero para todo el mundo: Si no los hombres se quedaban y las mujeres se iban a cuidar a los familiares”.

En su turno, María José Álvarez habló sobre cómo ha podido ayudar a la inserción de mujeres en su empresa y la situación en América latina, “en latam llevamos 30 años, fueron la primera compañía de servicios dispuesta a salir fuera. Empiezan con Chile”.

Apunta que “la sociedad es muy compleja y muy parecida, pero muy diferente en cuanto al trato a la mujer. A día de hoy 60% estructura en Chile son mujeres”.

“Tenemos una gran satisfacción, porque son las mujeres las que realmente manejan técnicamente nuestras oficinas. Mujeres jóvenes, muy bien formadas, ambiciosas”.

“Nos ha costado muchos años formar a las mujeres para que asuman responsabilidades. Tenemos 2 tipos de mujeres: Mujer con formación en departamentos de estructura, y otro personal directo, que está en el cliente, el que lleva la máquina, al pie del cañón todos los días, requiere formación tremenda”.

“También ofrecen formación integral para inserción laboral mujeres maltratadas, prostitución, y las integran de igual a igual en las plantillas”, añade.

Además, comenta que le sorprendió mucho que 75% de maltrato fuesen mujeres con trabajo informal.

Dos objetivos claros: Acabar con el fraude y con el maltrato

En cuanto a sus objetivos, son “acabar con el fraude y con el maltrato. La independencia que da el trabajo te permite no tener que aguantar malos tratos. Si estoy en la economía sumergida hace estar trabajando más horas de las necesarias y por menos dinero de lo normal, soportando cargas familiares bajo enorme precariedad”.

Además, aporta una clave final, la formación a mujeres les da seguridad y perder miedo a asumir responsabilidades.

Nuria Vilanova presidenta de Atrevia, habló sobre la organización de esta jornada y sus objetivos. Para empezar dio las gracias a los ponentes, y a todas las mujeres:

“Es el año donde más y mejor asistencia ha habido: 250 personas desde latam. Gracias a las mujeres que comparten sus historias en estas jornadas. Pedimos vuestra ayuda y os volcasteis”.

“Todas y cada una debemos apoyar el papel de la mujer, recuerda a esas madres que rompieron barreras y son ejemplos para sus hijas, como lo fue en su caso”.

También da las gracias a los hombres, “su asistencia demuestra la importancia que dan a conseguir igualdad entre hombres y mujeres, se nota en las decisiones que tomáis en vuestras compañías, granito a granito, Todas esas cosas cambian mundo para una sociedad mejor”.

En cuanto a cuál es la medicina con la que he crecido y vivido, apunta que es “una mujer comprometida con otras mujeres. No seamos nunca una excepción. Allí donde estemos procuremos ser más mujeres, sumarlas a espacios de decisión”.

Y finalizó señalando que “el mundo cambiaría si cada día una mujer hiciese una sola cosa por ayudar a otra mujer”.