El nuevo despacho DWF-RCD ultima su hoja de ruta donde Latinoamérica será uno de los ejes claves de su expansión

El nuevo despacho DWF-RCD ultima su hoja de ruta donde Latinoamérica será uno de los ejes claves de su expansión

|
17/12/2019 00:00
|
Actualizado: 17/12/2019 00:00
|

Ignasi Costa, uno de los tres socios fundadores de la firma española, del que depende el área de innovación y marketing del despacho, nos explica la situación que viven en estos momentos.

“Aunque comunicamos la relación de best friend con DWF el pasado mes de junio ya llevábamos dos años trabajando conjuntamente en asuntos concretos. Especialmente hemos llevado temas de corporate, regulatorios financieros, seguros, inmobiliario, fiscales, entre otros”.

Al final las sinergias eran evidentes entre estos dos despachos que ahora se integran en uno.

Costas aclara que “tanto el perfil de clientes que gestionamos ambas firmas como la propia filosofía institucional es parecida».

«Además, nos ayuda en nuestra mayor internacionalización como despacho. Al final hemos visto que tenía sentido y como nos gusta salir de nuestra zona de confort hemos asumido este reto”.

El mensaje que mandan a sus abogados es que cuentan con todos para este nuevo proyecto profesional “tenemos más trabajo que nunca y más oportunidades para todos. Y nuestra vocación es la de seguir creciendo en España”, apunta.

Ese crecimiento pasará por reforzar las oficinas de Madrid y Barcelona del nuevo DWF-RCD que surge de esta integración, sin descartar abrir en otras ciudades.

“Vamos a incorporar a otros profesionales desde el próximo mes de enero. Queremos tener más talento y ya hemos tenido varias aproximaciones”.

Aunque aún no esta decidido del todo dicha búsqueda Costas nos adelanta que “muy posiblemente se incorporen más perfiles seniors con equipo. La vocación es seguir creciendo en los próximos años y nuestra hoja de ruta se dará a conocer a partir del mes de enero”.

En cuanto al futuro de estos tres abogados españoles fundadores de RCD continuarán con sus mismas tareas, José María Durán seguirá liderando la práctica fiscal y grandes patrimonios.

Adolf Rousaud seguirá llevando grandes operaciones corporativas y la parte de gestión vinculada a finanzas, e Ignasi Costas el área de innovación y startups y la parte de gestión vinculada a marketing y RRHH.

Junto a ello tendrán responsabilidades en el grupo DWF “de hecho ya nos tienen muy en cuenta para algunas decisiones a nivel global del grupo”, subraya.

Tanto Adolf Rousaud como Ignasi Costas, han sido nombrados miembros del Comité Ejecutivo para Europa Continental. Y el propio Costas ha sido invitado a unirse al consejo de DWF Ventures y de DWF Connected Services.

Costas explica a Confilegal que esta integración de su despacho RCD en DWF es una oportunidad para sus profesionales, “nos hemos reunido con muchos socios de diferentes áreas de DWF y realmente creemos que la oportunidad de negocio está ahí para todos».

«Comparten los valores de entender la abogacía que tenemos nosotros, diferente de otros bufetes”, apunta.

En un escenario de cinco años “la firma será más global todavía, porque su vocación expansiva a nivel geográfico y sectorial. Esperamos que DWF sea uno de los grandes protagonistas del sector legal en el mundo”.

La adquisición de RCD abre la puerta a que este despacho internacional, que cotiza en la bosa de Londres desde el pasado mes de abril, pueda llegar al mercado latinoamericano. Las oficinas españolas darán acceso a DWF a una amplia red de conexiones en Latinoamérica y Portugal.

La abogacía se transforma

La llegada de DWF a España coincide ya con los primeros síntomas de cambio que se observan en la abogacía de los negocios.

“Es la primera gran operación que hacen como despacho tras su salida a Bolsa y la primera gran operación que realizan tras estar cotizando en el mercado bursátil. Que se haya hecho en España define la calidad de nuestra abogacía y la coloca en el punto de mira en el mundo jurídico global”.

Ignasi Costas, vinculado al despacho desde sus inicios desde la innovación, reconoce que el proyecto de DWF en España puede generar cambios en el modelo de entender el negocio de la abogacía en nuestro país.

Bajo su punto de vista es posible que el actual partnership de los despachos se modifique y no sea tan rígido como hasta ahora.

Nuestro interlocutor reconoce que este nuevo despacho que surge de la integración de RCD en DWF será más horizontal en sus planteamientos y estructura.

“Tenemos que ser creativos en la atracción del talento y detectarlo en edades más tempranas. Desde el punto de gestión es un reto extraordinario porque estamos involucrados en un despacho que lleva seis meses cotizando en Bolsa”.

El escenario para los próximos años en nuestro país vendrá, en opinión de Costas, con operaciones de este tipo donde un despacho internacional busque un socio local a nivel de despacho para llegar a nuestro mercado.

“Es muy importante desde esta perspectiva la compatibilidad de valores y ambiciones para que este tipo de operaciones cuajen”, comenta.

Y es que el mercado mundial de la abogacía está cambiando y en estos próximos cinco años veremos algunos reajustes, según este jurista “junto con la concentración de los despachos en firmas más grandes también veremos la aparición de nuevas firmas, algunas muy especializadas en alguna jurisdicción”.

Sin embargo, reconoce que “en el largo plazo, para operaciones complejas siempre hará falta tener un fondo de armario importante a nivel de abogados para poder afrontarlas con garantías».

«Se trata de transacciones donde operen equipos multidisciplinares por encima de los dieciséis abogados que no es tan fácil tenerlos para afrontar este tipo de iniciativas”.

Un despacho pionero para asesorar startups

RCD, anterior Rousaud Costas Durán fue una de las primeras referencias que vio en el mercado de las startups un nicho de negocio evidente.

En aquel 2003 poco se podría pensar que iba a crecer tanto aquel sector de empresas tecnológicas “el entorno regulatorio no le favorece, pero Barcelona Y Madrid son ciudades europeas para que las startups crezcan”.

Para Costas “el cambio experimentado ha sido radical. El fenómeno startups ya es una realidad también en Valencia, Málaga, Alicante y en algunos campus universitarios de base tecnológica y digital».

«Los fondos de capital riesgo internacionales miran a estas ciudades como verdaderos polos de atracción de talento”, aclara.

En su opinión, la disrupción tecnológica que llega al sector legal será progresiva “junto con proyectos internos de algunas firmas legales que aún se conocen hay otras con perfil más bajo a nivel tecnológico».

«El ecosistema de legaltech está madurando y creciendo donde habría oportunidades de negocio a tener en cuenta”.

Sobre si estos cambios tecnológicos vienen propiciados por los propios clientes de los despachos, Costas señala que “no siempre es así la tendencia. Hay despachos como el nuestro que siempre es más proactivo».

«Son iniciativas propias porque no esperamos que el cliente nos las demanda. Forma parte de nuestra filosofía proactiva”.

Para este abogado experto en innovación “las cosas no han cambiado tanto como hace dieciséis años cuando ideamos RCD, como startup jurídica en sus inicios. Siempre la clave ha sido entender al cliente y a su negocio para aportarle valor”.

En cuanto al uso de las técnicas de gestión para optimizar recursos aglutinadas en el llamado Legal Project Management o gestión de proyectos, cree que “son útiles para determinados proyectos en cuestión. En otros no funcionarían y se haría el trabajo más complicado”.

Costas recuerda que el mundo de las startups que él conoce tan bien “necesita de tomas de decisiones rápidas, también a nivel jurídico».

«Por eso se necesitan abogados que conozcan muy bien desde el punto de vista técnico el funcionamiento de estos negocios. Se puede ofrecer soluciones rápidas gracias a nuestro conocimiento profundo del sector y estas empresas”.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales