PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hace 100 años Helena Normanton se convirtió en la primera mujer “barrister” de la historia de Inglaterra

Helena Normanton ataviada con la clásica peluca británica y la toga y "de civil", imágenes tomadas en los primeros años de ejercicio profesional. Foto: Wikipedia.
|

Fue el 16 de enero de 1920. Ese día Helena Normanton, de 37 años, se convirtió en la primera mujer “barrister” de la historia del Reino Unido.

A diferencia de los “solicitors” –el otro tipo de abogados–, los “barristers” son los que tienen capacidad para comparecer ante todos los tribunales, en especial ante los de mayor jerarquía, en los que se suele llevar la famosa peluca de pelo blanca (fabricada con crin de caballo) llamada “wig”, y la toga negra simple, conocida como “gown”.

Hasta entonces fue un terreno vedado a la mujer.

Gracias a la entrada en vigor de la Ley de descalificación por sexo (Remoción) de 1919, Normanton pudo acceder a la “Middle Temple Inn of Court” (traducido, la Posada de la Corte del Templo Medio), el equivalente, en el derecho anglosajón, a un colegio de abogados. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En Inglaterra hay cuatro, junto con la del “Middle Temple” –”Inner Temple”, “Gray’s Inn” y el “Lincoln’s Inn”– que, a día de hoy, siguen cumpliendo la función de entidades capacitadoras en abogacía, además de apoyar la especialización de los abogados y de organizar actividades culturales de corte académico-jurídico.

Normanton también fue la primera mujer en ejercer ante el Tribunal Superior y ante el Old Bailey, el tribunal penal central de Inglaterra y Gales, con sede en Londres, y una de las dos primeras mujeres nombradas “KCs”, consejera de su Majestad el Rey.

Foto oficial de la “barrister” Normanton, tomada en 1950, tenía 68 años. Foto: Wikipedia.

ROMPIÓ MOLDES EN TODO: FUE UNA PIONERA

Helena Normanton fue una mujer que rompió moldes en todo.

PUBLICIDAD

Fue una defensora de los derechos de las mujeres, activista sufragista y pacifista.

Se casó en 1921 con Gavin Bowman Watson Clark pero mantuvo su nombre de soltera.

En ese país, como en Estados Unidos, cuando las mujeres se caso toman el apellido del marido, a diferencia de España, donde, en aquellos tiempos, se añadía como un segundo apellido con la preposición de delante.

PUBLICIDAD

Así, en España, habría sido Helena Normanton de Clark.

PUBLICIDAD

En consecuencia, fue la primera mujer casada en Gran Bretaña, de la historia, en conseguir un pasaporte con su apellido de soltera y en defender la necesidad de que los hombres y las mujeres tuvieran su dinero y sus propiedades por separado. 

Normanton nació en el este de Londres en 1882.

Su padre, William Alexander Normanton, era fabricante de pianos y su madre, Jean Amelia, se dedicaba a la familia.

Cuando tenía 4 años su padre apareció muerto en un túnel de tren.

PUBLICIDAD

Su madre, que se había separado de su padre –algo que no estaba nada bien visto en aquel tiempo-, sacó a sus dos hijas adelante, Helena y la pequeña Ethel, primero alquilando habitaciones en su casa familiar y después, tras moverse a Brighton, ciudad al oeste de Inglaterra, llevando una tienda de comestibles y más tarde otra pensión.

UNA VOCACIÓN DESCUBIERTA A LOS 12 AÑOS 

Helena Normanton escribió un libro, titulado “Everyday Law for Woman” (Ley de todos los días para la mujer), en el que cuenta el momento en el que decidió ser “barrister”. 

Tenía doce años de edad y se encontraba en la oficina de un “solicitor” (el otro tipo de abogados) con su madre, que era incapaz de entender los consejos legales que le estaba dando.

La pequeña entendió que aquello era una forma de discriminación sexual y quiso poder ayudar a todas las mujeres a tener acceso a la ley, que en aquel tiempo estaba vetada a las mujeres.

“No me gusta ver a las mujeres sacando la peor parte de cualquier trato por ausencia de un poco de conocimiento legal elemental, que es la forma más común entre los hombres”, escribió.

Se licenció en historia moderna en la Universidad de Londres, donde se graduó con honores, obtuvo un Diploma de profesor de Enseñanza Secundaria de Escocia y otro obtuvo un diploma en lengua, literatura e historia francesas en la Universidad de Dijon.

Murió en 1957, a los 75 años.

La primera mujer que en España se convirtió en abogada fue Victoria Kent. 5 años más tarde que Helena Normanton. 

ACTO DE HOMENAJE A HELENA NORMANTON 

Esta efeméride fue celebrada el pasado 16 de enero en una acto conmemorativo en Londres.

Del Canto Chambers, firma de la que es socio director el “barrister” español León Fernando del Canto, tomó parte en el mismo.

A la misma asistieron dos mujeres relevantes de la sociedad londinense: Una de ellas es Brenda Marjorie Hale, baronesa Hale de Richmond, conocida como Lady Hale, presidenta del Tribunal Supremo del Reino Unido desde 2017 (fue vicepresidenta entre 2013 y 2017) y miembro de la Cámara de los Lores desde 2004 como Lord of Appeal in Ordinary (Señor de la apelación en el Ordinario).

Lady Hale fue la jueza que plantó cara a Boris Johnson. Nunca se ha mordido la lengua a la hora de criticar el sexismo imperante en el poder judicial británico y es un referente para los partidarios de la permanencia en la Unión Europea.

Hale está habituada a las críticas desde que en 1984 el ‘Daily Mail’ considerara que su llegada a la Comisión Judicial de Inglaterra y Gales (la primera mujer y su miembro más joven) era una manera de “subvertir los valores de familia”.

La presidenta del Tribunal Supremo inglés, Lady Hale, rodeada de abogados, entre ellos, el “barrister” español en Londres, León Fernando del Canto –el tercero por la derecha– , en una foto tomada el pasado en el marco del acto de conmemoración de Helena Normanton.

La otra es Dame Sara Mullally, obispo de Londres. 

Durante los servicios religiosos previos a la cena, Dame Sara Mullally recordó a la sociedad de mujeres luchadoras, promovida por Virginia Woolf y conformada por trabajadoras por la libertad, la igualdad y la paz.

Mullally, antes de ser ordenada obispo, era jefe de enfermería en el Departamento de Salud.

El “barrister” español, León Fernando del Canto, con la obispo de Londres, Dame (equivalente al título de Sir para las mujeres) Sara Mullally.

Se formó para el ministerio en el Instituto de Educación Teológica del Sureste y sirvió su primera curaduría en Battersea Fields en la Diócesis de Southwark de 2001 a 2006.

De 2006 a 2012 fue rectora del Equipo en Sutton en la Diócesis de Southwark. De 2012 a 2015 fue residente de Canon y tesorera de Canon en la Catedral de Salisbury antes de asumir su cargo actual, en 2018, como obispo sufragáneo de Crediton en la Diócesis de Exeter.

Es miembro del Consejo de King’s College London University.