PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Asociación de Abogados del Estado cierra en falso su crisis con una fuerte división interna

El presidente de la AEE, Fernando Bertrán Girón, cuya gestión de la crisis del escrito sobre Oriol Junqueras, ha creado una profunda división en el cuerpo de Abogados del Estado. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

La Asamblea Extraordinaria de la Asociación de Abogados del Estado (AEE) comenzó a las 11.40 en el 5 de la calle Ayala, la sede de la Dirección General Servicio Jurídico del Estado.

Y terminó bien pasadas las 14 horas en una votación profundamente dividida que evidenció la profunda crisis en la que está inmersa este cuerpo del Estado como consecuencia del “gesto” hacia ERC: el escrito al Tribunal Supremo favoreciendo la puesta en libertad de Oriol Junqueras, tal como pretendía el gobierno.

Un escrito cuyo contenido fue conocido por los dirigentes de ese partido apenas dos horas después de que la AEE hiciera público un comunicado en defensa del Cuerpo y su independencia el 29 de diciembre pasado, dejando el prestigio público de la Abogacía del Estado por los suelos.

El “gesto” exigido por ERC posibilitó que, después, el candidato a presidente del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez, pudiera ser elegido gracias a la abstención del partido independentista en la segunda sesión de investidura.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Asamblea Extraordinaria, a la que asistieron casi 200 abogados del Estados -de un cuerpo de 650- estuvo dirigida por su presidente, Fernando Bertrán Girón, al que acusaron de plegarse a la abogada general del Estado, Consuelo Castro, pero al que no exigieron su cargo porque su mandato está a punto de expirar.

El debate se centro en torno a la aprobación de un comunicado en defensa de la profesionalidad de la carrera y que contenía cuatro puntos: 1. Una declaración de la Abogacía del Estado como un cuerpo apolítico; 2. Una declaración de apoyo a los compañeros; 3. Una reivindicación de que la Abogacía del Estado actúa siempre conforme a derecho y no siguiendo los dictados políticos del partido de turno en el gobierno; 4. Y una tercera declaración de que en diciembre no se sintieron arropados.

Miguel Vizcaíno Calderón, uno de los abogados del Estado más veteranos y respetados dentro de la carrera, con una antigüedad de 43 años, puso en diciembre, negro sobre blanco, el estado de ánimo del cuerpo a través de varios mensajes de WhatsApp: “Muchos esperábamos que los portavoces de la Asociación rechazasen, sin paliativos y en concreto, la coacción por parte de ERC, aceptada al parecer por el Gobierno. En efecto, ERC condicionaba su aceptación a determinado acuerdo político a que el escrito de la Abogacía fuera del agrado de la propia ERC”.

PUBLICIDAD

Los ánimos estaban más que caldeados en esta Asamblea Extraordinaria.

Pero logró imponerse Bertrán Girón por 173 votos en contra de que se hiciera el comunicado mencionado frente a 143 que votaron a favor. 

El presidente de la AEE pudo ganar la votación merced a casi el centenar de votos que le fueron delegados por compañeros que no pudieron asistir. 

PUBLICIDAD

Bertrán Girón logró salvar la cara pero a un costo muy doloroso: la evidencia de la profunda división interna del cuerpo de abogados del Estado por la imagen proyectada, de entrega al gobierno de turno, haciendo trizas una reputación de autonomía forjada a lo largo de muchos años.

PUBLICIDAD

Ha sido una victoria pírrica que no ha podido acabar con el malestar interno que, desde diciembre, se ha instalado en lo más interno de este cuerpo de altos funcionarios.

 

 

PUBLICIDAD