Josu Ternera ficha al abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye
Josu Ternera está en Francia pendiente de que la Justicia del país vecino se pronuncie sobre la extradición solicitada por España para que responda por causas pendientes en la Audiencia Nacional; en la imagen pequeña su nuevo abogado, Gonzalo Boye.

Josu Ternera ficha al abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye

Para que le represente en la causa en la que está procesado por un delito de lesa humanidad
|
26/2/2020 09:05
|
Actualizado: 26/2/2020 09:36
|

El histórico dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, ha fichado como abogado a Gonzalo Boye, el letrado del expresidente catalán Carles Puigdemont.

Para que le represente en la causa en la que está procesado por un delito de lesa humanidad.

Es su abogado desde el pasado día 20.

De momento, sólo representará a Josu Ternera en esta causa, según publica Europa Press.

Josu Ternera está en Francia pendiente de que la Justicia del país vecino se pronuncie sobre la extradición solicitada por España para que responda por causas pendientes en la Audiencia Nacional, entre ellas esta por delitos de lesa humanidad por los crímenes cometidos por la organización terrorista desde 2004.

Otra de ellas es la del atentado contra la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987, que se saldó con 11 víctimas mortales, entre ellas seis menores, y 88 heridos; el asesinato del directivo de Michelin Luis María Hergueta en 1980; y la financiación de ETA a través de herriko tabernas.

El exdirigente de la banda terrorista, de 70 años, fue detenido el pasado 16 de mayo en Sallanches, en los Alpes franceses.

El que fuera diputado vasco y miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco estaba huido de la Justicia desde noviembre de 2002, tras ser imputado por la masacre de la Casa Cuartel.

Desde entonces ha estado encarcelado en París, a la espera de que los tribunales resuelvan sobre su situación.

La Justicia gala se pronunciará el próximo 4 de marzo sobre la reclamación de entrega a España

El 19 de junio, el Tribunal de Apelación de París decidió poner en libertad provisional a Urrutikoetxea por motivos de salud, aunque con medidas cautelares y control judicial.

Unas horas después, cuando el exjefe de ETA abandonaba la prisión de La Santé, fue retenido al cerciorarse de que la Audiencia Nacional le reclama por varias causas pendientes.

Ternera también tiene causas pendientes en Francia, ya que recurrió dos sentencias en las que se les condenó a siete y ocho años de prisión, y que fueron dictadas en rebeldía, cuando se encontraba fugado.

Gonzalo Boye fue condenado en 1996 a 14 años y 8 meses de cárcel por el secuestro en 1988 del empresario Emiliano Revilla a manos de ETA, concretamente como autor responsable de un delito de detención ilegal.

El secuestro se prolongó 8 meses y finalizó con la liberación del empresario tras el pago de un rescate millonario.

Boye cumplió seis años de cárcel. Quedó en libertad en diciembre de 2002.

Recientemente, la Audiencia Nacional ordenó embargar a Boye y realizar una investigación patrimonial al no haber afrontado la indemnización que le impuso el tribunal por aquella condena, una responsabilidad civil solidaria con el resto de acusados de 200 millones de pesetas (1,2 millones de euros).

Durante su ingreso en prisión, en el centro penitenciario de Navalcarnero (Madrid), se licenció en Derecho por la UNED, y desde 2004 es socio fundador, junto a su segunda mujer, Isabel Elbal, del bufete Boye-Elbal y Asociados, en Madrid.

En 2007 llevó la acusación de una mujer chilena que había perdido a su marido en los atentados del 11-M; y en marzo de 2012 fue uno de los promotores de la revista satírica ‘Mongolia’, de la que ha sido editor hasta julio de 2017.

En 2014, Boye se incorporó al equipo jurídico que defiende al exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) Edward Snowden, acusado por el Gobierno de Estados Unidos de espionaje, un delito por el que podría ser condenado a entre 30 años de cárcel y cadena perpetua, así como de violar el acuerdo de confidencialidad con un libro autobiográfico.

Snowden huyó a Hong Kong en 2013 tras filtrar a Wikileaks abundante documentación de la NSA. Posteriormente, se refugió en Rusia, donde podrá permanecer hasta 2020.

En febrero de 2015 el letrado protagonizó un documental sobre su vida ‘Boye’, de Sebastián Arabia, que fue estrenado en julio de 2016.

A finales de 2017, Boye pasó a formar parte de la defensa de Carles Puigdemont, cuando éste ya se encontraba en Bélgica huido de la Justicia.

Otro de sus clientes es el rapero Valtònyc, también huido de la Justicia en Bélgica, que fue condenado por la Audiencia Nacional a 3 años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona y amenazas no condicionales en sus canciones.

Ha defendido también al líder de Def con Dos, César Strawberry, a quien ayer el Tribunal Constitucional anuló su condena por un delito de enaltecimiento del terrorismo, al considerar que se ha vulnerado su derecho a la libertad de expresión.

El pasado 17 de enero denunció ante la Policía que habían entrado a su despacho en Madrid, ubicado en el despacho en la calle Pilar de Zaragoza, en el barrio de Salamanca, y que le habían hecho destrozos importantes de material informático y mobiliario.

El letrado no echó de menos documentos ni otros enseres. Denunció destrozo de cables, mobiliario y material informático como su servidor.

En Twitter colgó imágenes del estado en el que se lo encontró:

Dijo que los “‘ladrones’ no se llevaron los ordenadores, pero que parece que sí les interesaba su servidor. «¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Mi casa, mi familia o yo?», se preguntó.

JOSU TERNERA INGRESÓ EN ETA CON 20 AÑOS

José Antonio Urrutikoetxea (Miravalles (Vizcaya), 1950) ingresó en ETA con 20 años y, en 1984, pasó a formar parte de su cúpula directiva, una promoción que se llevó a cabo tras la detención del etarra Eugenio Etxebeste, alias ‘Antxon’.

En enero de 1989, dos años después de asumir el papel de número 1 de la banda terrorista, fue detenido en Bayona (Francia), y condenado a 10 años de prisión por la Justicia francesa, que cumplió hasta el 4 de mayo de 1996, cuando lo entregó a España.

La Audiencia Nacional lo mantuvo en prisión preventiva hasta el 14 de enero del 2000, cuando el Tribunal Supremo ordenó su puesta en libertad al considerar que su condena en Francia por asociación de malhechores incluía las acusaciones que se le formulaban en España por pertenencia a banda armada, dentro del denominado ‘caso Sokoa’.

Estando en prisión fue elegido diputado en el Parlamento vasco por Euskal Herritarrok (EH), miembro de la Comisión de Derechos Humanos de esa Cámara, y concejal en Ugao-Miravalles, su pueblo.

Su último papel de relevancia interna tuvo lugar durante la primera etapa del proceso de negociación con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE). Posteriormente fue relegado por Francisco Javier López Peña, alias ‘Thierry’, ya fallecido.

En 2002 Ternera protagonizó su última aparición pública, en Ginebra, donde participó junto a Arnaldo Otegi en una reunión con periodistas de la Asociación de Corresponsales Acreditados ante la ONU en la sede de las Naciones Unidas en la capital suiza.

Su último rastro se diluyó en julio de 2013. Ese año fue visto en un piso alquilado en Durban-sur-Arize, en el sur de Francia y muy cerca de Andorra y de la frontera española.

El 3 de mayo de 2018 participó en el comunicado en el que ETA en el que anunció su disolución, siete años después de que la banda terrorista comunicara el cese de su actividad armada, que ha dejado casi 1.000 asesinados en 43 años de violencia.

El 6 de octubre de 2015 también fue detenido su hijo, Egoitz Urrutikoetxea.

“Espero que responda por tantos asesinatos, entre ellos los de mi hermano y dos sobrinas, y que el Gobierno no interfiera como han hecho todos los Gobiernos permitiendo su impunidad durante 30 años. El negociador con el PSOE tiene que responder por sus crímenes”, ha manifestado Francisco José Alcaraz, diputado de VOX y presidente de la asociación Voces contra el Terrorismo (VCT).

“Corremos el peligro que hagan un “Bolinaga” . Teniendo de socios a proetarras y las concesiones al recogenueces del PNV todo puede pasar”, ha añadido Alcaraz.

El pasado 11 de diciembre hizo 32 años del asesinato de su hermano pequeño, Ángel, y sus dos sobrinas gemelas, Miriam y Esther, en el atentado en la Casa Cuartel de Zaragoza.

Pedro Ángel Alcaraz, su hermano pequeño (en el centro), que tenía 17 años cuando ETA lo mató, y las pequeñas Miriam (a la izquierda) y Esther (a la derecha), sus sobrinas gemelas, que tenían tres años.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales