PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Arriaga: “Guilarte ha tratado de hacer un evidente favor a sus amigos de la Sala de lo Civil con sus dos columnas”

El socio director de Arriaga Asociados, Jesús María Ruiz de Arriaga, opina sobre la defensa que el vocal el CGPJ, Vicente Guilarte, hace de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

“He leído con perplejidad los dos artículos que el vocal del Consejo General del Poder Judicial, el señor don Vicente Guilarte, ha publicado recientemente en Confilegal, titulados ‘La Sala de lo Civil del Supremo y la ignorancia asintomática I y II’. La conclusión a la que he llegado es que ambos artículos son un buen ejemplo de ello, de la existencia de esa ignorancia asintomática o, incluso, sintomática”, afirma el socio director del despacho Arriaga Asociados, Jesús María Ruiz de Arriaga, al que Guilarte se refiere de forma directa en la segunda entrega.

“Los romanos siempre se hacían una pregunta, cuando abordaban cada caso: ‘Cui prodest?’, a quien beneficia. Y está claro que, en este caso, sus dos columnas benefician a sus amigos de la Sala de lo Civil, que son los que le han pedido el favor de escribir en su defensa porque están preocupados por su reputación”, añade Arriaga.

Guilarte, catedrático de derecho civil y abogado, es, desde hace seis años y medio, vocal a tiempo parcial del CGPJ. En sus dos artículos rompe una lanza, a través de ambas columnas, a favor de esa Sala.

En uno de ellos afirma que ha sido “pionera y eficaz defensora de los derechos de los consumidores patrios”, por una parte.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y por otra, dice que solo ha sido “realmente contradicha por el TJUE a propósito de la irretroactividad de las cláusulas suelo”.

De acuerdo con Arriaga, “Negar los revolcones sufridos por la Sala Primera a manos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea [TJUE] es como negar que el sol sale todos los días por el este y se pone por el oeste”.

Y añade: “Pero es comprensible que cometa ese tipo de errores. El señor Guilarte no es un especialista en derecho de consumo. Si lo hubiera sido se habría acordado de las sentencias del TJUE sobre IRPH, de los acuerdos novatorios, del reparto de los gastos hipotecarios, de las clausulas suelo, del vencimiento anticipado, del préstamo mutltidivisa y de la comisión de apertura, por citar algunos de los evidentes revolcones sufridos por la Sala de lo Civil”.

PUBLICIDAD

A juicio de Ruiz de Arriaga, por mucho que haya empleado un “lenguaje florido” y hasta cierto punto “pedante”, la realidad es la que es.

“Negarla sí que es de ignorantes asintomáticos, por no decir que también podría ser un ejercicio de desinformación pública. En todo caso, el señor Guilarte ha defendido lo indefendible. Porque la Sala Primera se ha ganado la fama que tiene a pulso. Y los consumidores españoles así lo perciben”, subraya.

Sobre el “tráfico en masa”, al que se refiere Guilarte, señalando precisamente a Arriaga, como representante de la “industrias de la litigación”, el socio director de este despacho dice que el vocal del CGPJ que tiene “la memoria muy corta”.

PUBLICIDAD

Porque no habla de los ‘juzgados trampa’, los juzgados de cláusulas suelo que solo favorecen a los bancos y perjudican a los consumidores. El órgano de gobierno de los jueces, del que forma parte, creó estos tribunales especiales que no han resuelto nada y que retrasan todo lo que se puede las soluciones a los consumidores. A día de hoy, están dando cita para 2024. ‘Cui prodest?’”, enfatiza Arriaga.

PUBLICIDAD

“El mismo señor Guilarte no ha citado ningún caso en el que el beneficiado haya sido el consumidor frente a la banca, que son los casos de mayor importancia económica frente a los consumidores”.

Este abogado también se refiere al “entronizado” –como lo describe Guilarte– exmagistrado de la Sala de lo Civil, y catedrático de la Universidad de Valencia, Javier Orduña, autor de muchos de los votos particulares que han contribuido a los “varapalos” sufridos por el Supremo en Luxemburgo.

“El señor Orduña ha demostrado, durante los diez años que ha estado en la Sala de lo Civil, un sentido común y una independencia profesional encomiable. Ha dicho lo que dice la doctrina del TJUE, y a veces ha ido por delante de ella. Es una pena que haya abandonado la judicatura, porque marcaba la diferencia en esa Sala. Lo que no se puede decir de algunos de los que permanecen”, concluye.

PUBLICIDAD