Firmas

¿Cómo se debe decir, presidente o presidenta?

Eduardo de Urbano Castrillo
¿Cómo se debe decir, presidente o presidenta?
El autor, Eduardo de Urbano, opina que lo lógico es utilizar la palabra presidente, ya sea hombre o mujer el titular, y explica por qué. En la foto, Meritxell Batet, que ocupa la Presidencia del Congreso de los Diputados.
30/11/2020 06:47
|
Actualizado: 30/11/2020 07:59
|

Este es un debate que se asemeja al río Guadiana. Aparece y desaparece de forma regular. Yo, hace un tiempo, escribía “presidenta” pero decidí cambiar de criterio y ya siempre escribo “presidente”, aunque quien presida sea una mujer.

¿Por qué? Por estas razones.

Cada uno habla como le parece, cierto, pero no siempre lo que uno quiere hacer o decir es lo correcto pues existen leyes y reglas, al respecto, y, desde luego, no son los políticos, las modas, o lo «políticamente correcto” quienes impongan  lo que tenemos que decir o hacer.

Se trata de un tema de reglas gramaticales.

El género de los sustantivos no es opinable ni manipulable. Las palabras no tienen sexo, sino género y hasta género neutro.

Todos decimos “cuchara” o “astronauta” sin problema. En el primer caso no parece que existan connotaciones sexuales. En el segundo, sí,  pero “astronauta”, lo mismo que “periodista” incluye hombres y mujeres, y si queremos precisar, determinamos con el artículo correspondiente, si nos referimos a un astronauta  o a una astronauta.

Vamos, ahora, con quienes presiden y ejercen una Presidencia.

NADIE DICE «PRESIDENTO»

Nadie dice “presidento” o “gobernanto” o “gerento”.

Y ello porque, en general, los sustantivos terminados en “e” son neutros (presidente, gobernante, gerente).

Lo mismo que  profesiones terminadas en “a” como dentista, artista, concertista, malabarista, etcétera).

En estos casos, las personas que ejercen tales funciones son designadas con un vocablo que engloba ambos géneros, masculino y femenino, que no sexos, pues estamos en el campo de la gramática y de la lengua.

Otro caso, que no es resulta muy próximo.

La supuesta “progresía” de algunos les lleva a  emplear “juez” y “jueza” , en vez de lo correcto gramaticalmente  en nuestra lengua, que es  “el juez” o “la juez”. Del mismo modo, que nadie dice “el pez” y “la peza”  (sino el pez o los peces ) o “el nuez” y “la nueza” (sino la nuez y las nueces).

Otros ejemplos que terminan en “e”: amante, cantante o tunante se especifican con el artículo que proceda, y así decimos: el amante, la amante; el  cantante y la cantante… 

«PRESIDENTA» NO TIENE SUSTENTO

Por lo dicho, se debe expresar “presidente”, porque es una cuestión de género, relacionado con una función que se ejerce, indistintamente por hombres o mujeres y resulta conforme con las reglas de las palabras que terminan con  la letra “e” .

Decir “presidenta” porque la persona que ejerce el poder es mujer no tiene sustento. Ya de por sí “la Presidencia de la Nación” está expresado como femenino.

En masculino tenemos “el Poder Ejecutivo de la Nación”.

Si nos ponemos a feminizarlo todo habría , cierto, que escribir  «presidente» y «presidenta», pero no se entiende por qué no «Presidencia» y «Presidencio», «titulares» y «titularas», «vocales» y «vocalas»…

Eso, me parece “de cajón”, es caer en el ridículo.

EN CONCLUSIÓN

Por eso, con mucho, considero que la mejor forma de determinar el género es la utilización del artículo, masculino o femenino, que proceda.

“El” televisor, “la” impresora, etc.

Nada de el televisor/la televisora o la impresora/el impresora para que estos objetos cotidianos no se sientan discriminados.

Por tal razón, en nuestras resoluciones yo escribo: presidente, magistrada  y magistrado, porque sobre esto último, la palabra “magistrado” sí admite el masculino y el femenino.

Además, “los magistrados” es un genérico que incluye magistrados y magistradas, pero “magistradas”, no, pues solo incluye a mujeres con tal condición.

Por eso me niego a esa “patochada” de niño/niña; tonto/tonta, etcétera, pues, en esos casos, el genérico, en la lengua española, se construye con el inclusivo “niños” o “tontos” y no se requiere más.

Desde luego, lo superfluo, por definición, es prescindible.

Y  concluyo, cuando  hablamos de “presidente” (participio activo) como termina en “e”, lo correcto es determinar su género, masculino o femenino, con el artículo correspondiente: “El” presidente Sánchez o “la” presidente Batet.

Y nada, en este fin de semana he sacado un ratito para tratar este tema, al que venía dándole vueltas.

En todo caso, cada uno hace lo que le parece, cierto, pero no siempre lo que se hace o se dice, es lo más correcto.

Creo que en eso estamos todos (genérico) de acuerdo .

Otras Columnas por Eduardo de Urbano Castrillo:
Últimas Firmas