PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Montero Aramburu y GVA sientan las bases para crear el mayor despacho andaluz

Fachada de la Torre de los Remedios, en Sevilla, donde se ubica la sede de Montero Aramburu
|

Fortalecer su presencia en Andalucía. Es el mantra que suscribe la alianza de colaboración firmada entre Montero Aramburu y GVA Gómez-Villares & Atencia, oportunidad con la que ambas firmas pretenden desarrollar sinergias como primer paso de cara a una potencial integración.

Por lo pronto, el acuerdo de «best friends» en esta etapa preliminar implica la colaboración entre algunos departamentos de los dos despachos. En concreto, de las áreas de nuevas tecnologías y de propiedad intelectual e industrial. También han comenzado a trabajar en la presentación conjunta a licitaciones de servicios profesionales convocados por empresas y organismos públicos, así como en la colaboración de concursos públicos en los que cualquiera pueda resultar adjudicatario.

Desde las firmas reconocen su decidida voluntad de estrechar vínculos en esta primera fase, en la que tienen por objetivo profundizar en el conocimiento mutuo a todos los niveles. Así, a nivel operativo barajan configurar equipos de colaboración y entablar políticas conjuntas formativas. «En el plano organizativo, lo que se está debatiendo es poner en común la información en ámbitos como el de recursos humanos, sistemas o de desarrollo de negocio con la finalidad de evaluar sinergias».

Un tercer factor a considerar es el de la propiedad ya que, aunque tanto Montero Aramburu como GVA mantienen su vida por separado, comparten filosofía y una misma forma de entender la profesión. «La idea sería intensificar la relación entre los socios para conocer si, compartiendo valores y principios, podemos coincidir en los objetivos estratégicos«, explican.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Todo ello hace pensar en una más que probable integración, posibilidad a la que no se cierran sus responsables. «En estos momentos, no descartamos ningún escenario en un futuro». Dependerá, entre otros factores, de si los proyectos que han pactado desarrollar de la mano avanzan de forma adecuada.

«Ambas firmas esperamos que venga de manera natural, fruto del estrechamiento de vínculos que ahora iniciamos. Se producen a priori sinergias de forma clara y no sólo territorial, sino también porque nos complementamos en según qué áreas de especialidad». Se trata en todo caso de una opción que requiere de tiempo. «El camino que iniciamos nos llevará pues donde tenga que llevarnos, pero pretendemos avanzar siempre sobre cimientos sólidos», recalcan.

Esta eventual fusión daría lugar al mayor despacho andaluz, con un volumen de facturación superior a los 22 millones de euros. Según datos de 2020, Montero Aramburu generó 17,1 millones de euros, mientras que Gómez Villares & Atencia se apuntó 5,3 millones en un ejercicio de ligero descenso. La suma de estos ingresos les situaría por encima de Martínez Echevarría & Rivera, que viene de facturar 18 millones el año pasado, un 1,2% más.

Por otro lado, les permitiría ampliar su capacidad de influencia en la comunidad, toda vez que Montero Aramburu cuenta con un posicionamiento especialmente destacado en la zona occidental de Andalucía y GVA en la oriental. En paralelo a esta fase de consolidación regional se pretende mejorar la presencia nacional e internacional.

PUBLICIDAD

Aunque la alianza que tienen construida ha cristalizado en plena crisis sanitaria, llevaban tiempo fraguando la idea. En este sentido, sus socios directores concluyen que «el contexto de pandemia en todo caso ha dificultado el necesario roce personal en estos procesos. Se trata simplemente de una decisión meditada que obedece a la oportunidad surgida de intensificar nuestra capacidad de prestación de servicios».