PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Juan Antonio Frago: ‘Los fiscales veteranos siempre serán postergados si no están en la línea de quien gobierne la carrera’

Frago, hasta el pasado lunes fiscal de la Fiscalía de La Coruña, explica en Confilegal las razones por las que ha dejado la carrera fiscal y cuáles son sus nuevos proyectosJuan Antonio Frago aprobó las oposiciones en 2006, con 26 años, y entre 2007 y 2010 ejerció en la Fiscalía de Área de Santiago de Compostela en extranjería y siniestralidad laboral y desde 2010 en la Fiscalía de La Coruña, primero en el grupo de delitos urbanísticos y medioambientales, y desde 2014 en el de delitos económicos, donde ha recuperado 10,4 millones euros efectivos para las arcas públicas.
| | Actualizado: 22/09/2021 16:15

Juan Antonio Frago, hasta ahora fiscal de la Fiscalía de La Coruña, ha colgado la toga y como otros compañeros de la carrera fiscal y judicial se ha pasado al ejercicio libre de la Abogacía.

Desde el pasado lunes tiene la excedencia en el Ministerio Público, y junto a la letrada Verónica Suárez García, hasta entonces directora de SF Corporación, ha fundado el despacho Frago & Suárez Abogados Penalistas, con sede en La Coruña, y con servicio en toda España. 

Juan Antonio Frago y Verónica Suárez tienen el despacho en el número 10 de la calle Fernando Macías de La Coruña, en el edificio Condes de Fenosa.

También tienen intención de abrir despacho en Madrid y sus planes son hacer de esta firma «una de las más importantes del Derecho Penal del país».  

Frago es el socio director del Departamento de Penal, materia en la que está especializado tras 8 años dedicándose en la Fiscalía a ella, y Suárez, la socia directora del Departamento de Procesal.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Juan Antonio Frago Amada (Zaragoza, 1979) ha intervenido con sentencias condenatorias en todo tipo de delitos de corrupción y económicos, siendo su especialidad la descapitalización empresarial y el derecho penal de la persona jurídica. Cabe destacar que Frago ha recuperado 10,4 millones euros efectivos para las arcas públicas.

Desde hace dos años es el director académico de los congresos organizados por SF Formación y la Universidad de Castilla-La Mancha, varios de ellos dedicados a Penal Económico, y acaba de terminar su tesis doctoral en Derecho Procesal en ICADE.

Hasta el pasado fin de semana ha presidido la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF), cargo que ostentaba desde diciembre de 2019, y en la que ha tomado su testigo el fiscal del Tribunal Supremo Salvador Viada.

Frago ha publicado tres libros: ‘Casos prácticos de derecho procesal’ (Editorial Ezcurra), ‘Actualidad Compliance 2018’ (Editorial Aranzadi), y ‘Actualidad Compliance 2019′ (Editorial Aranzadi). Además, ha impartido más de 170 conferencias en diversos foros por toda la geografía nacional.

PUBLICIDAD

Tiene un blog, ‘En ocasiones veo reos’, «con más de 2,7 millones de visitas desde su creación en 2012», donde ya en aquel año escribía sobre ‘compliance’ y responsabilidad penal de la persona jurídica.

¿Qué le ha llevado a dejar la Carrera Fiscal?

La Carrera Fiscal está en unas horas muy bajas porque ahora mismo toda la elección de cualquier puesto, no hablamos ya de la cúpula, sino de cualquier puesto de media categoría, está decidido a dedo, y dada la extrema fractura que existe entre las dos asociaciones dominantes, la AF y la UPF, y el resto de la carrera, se están repartiendo sin pudor todos los nombramientos.

PUBLICIDAD

Una de las razones más poderosas que han impulsado mi salida de la carrera es que pedí plaza en la Fiscalía Anticorrupción y en la Fiscalía de la Audiencia Nacional, siempre fue rechazado y en algunos casos accedió al puesto gente con menos méritos objetivos. También he sido rechazado para delegado de delitos económicos en La Coruña cuando tenía muchos más años en la especialidad que la persona a la que le han dado la plaza; se ha aprobado dos veces la creación de la Fiscalía Anticorrupción en La Coruña y no me han dado la plaza porque era el único interesado para la misma…

¿Veía nulas posibilidades de ascender? ¿De acceder a asuntos interesantes y complejos?

PUBLICIDAD

Exacto. Esto, aparte de otros hostigamientos menores, afectaba no solamente a mi carrera, sino también a mi condición de presidente de la APIF porque al final el estar con un cargo asociativo no está siendo tutelado ni dentro de la carrera ni por los tribunales.

¿Qué mensaje mandaría a los jóvenes de la Carrera Fiscal? El panorama que ha esbozado es desalentador.

Fundamentalmente que se afilien a la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales, y que aunque ahora mismo sus problemas son más de llevar su despacho al día, antes o después se harán veteranos y en ese momento su carrera profesional por mucho que estudien, por mucho que hagan otros méritos -doctorarse, aprender idiomas, publicar, etc.- no valdrá de nada y siempre serán postergados si no están en la línea de quien gobierne en ese momento la carrera.

PUBLICIDAD

En la APIF reivindican que no pueda saltarse de la política a la Carrera Fiscal…

No es comprensible que alguien que ha sido ministra luego pueda ser fiscal general del Estado porque se convierte en realidad en una fiscal general del Gobierno.

El Tribunal Supremo resolverá el próximo 19 de octubre el recurso de VOX contra el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general…

Habrá que esperar a ver qué decide la Sala de lo Contencioso.

Por cierto, el nuevo presidente de la APIF ha anunciado en Confilegal que interpondrá una queja ante la Unión Europea por la falta de imparcialidad objetiva de Delgado, «nombrada tras haber sido ministra de Justicia del Gobierno que la nombra». Viada ha señalado que usted ha sido «acosado sin respeto alguno durante muchos años por la Fiscalía General, siendo como es un magnífico fiscal y un magnífico compañero». ¿Podría explicar esto?

Prefiero mirar adelante.

¿Qué proyectos tiene ahora en mente?

Me incorporo a la Abogacía, he fundado con la letrada Verónica Suárez el despacho Frago & Suárez Abogados Penalistas, y nuestros planes son hacer de este bufete uno de los más importantes del Derecho Penal del país. Comenzamos con tres colaboradores y tenemos alianzas con otros despachos.

Aunque el mercado es el que acaba mandando, vamos a intentar centrarnos más concretamente en el Derecho Penal Económico.

¿Dónde se ha colegiado? ¿Donde vive o en la capital?

En el ICAM. Quiero recibir todavía más formación para estar más preparado si cabe porque estamos ante un mercado muy exigente, y la formación que da el Colegio de Abogados de Madrid es imbatible.

¿Llevarán su despacho la demanda de APIF contra el Ministerio de Justicia y la Fiscalía General del Estado por la ausencia de un plan de prevención de riesgos laborales en la Carrera Fiscal?

Sí. Tenemos ya la vista señalada para el 19 de octubre. Ya está acordado el interrogatorio por escrito tanto de la fiscal general como de la ministra, y la testifical presencial de Félix Pantoja, fiscal de Sala de siniestralidad laboral.

¿Qué servicios van a prestar en el despacho?

Por un lado, esperamos dar el mejor servicio de Derecho Penal Económico, aspirando a colocarnos a corto plazo entre las mejores firmas del país. También vamos a emitir dictámenes y periciales. Además, Verónica Suárez es experta en la implementación de planes de igualdad en el ámbito de las empresas.

¿Cómo ve el Derecho Penal actual?

Otra de las razones que me han llevado al cambio profesional ha sido precisamente entender que existen cada vez más procedimientos de la materia que he estado estudiando en los últimos años relacionadas con el Derecho Penal de la empresa, donde cada vez más un socio denuncia a otro o hay una denuncia particular de una empresa o el Estado acusa a una empresa y, además, a algunos socios o trabajadores. Eso lleva a un nivel de profesionalización que desgraciadamente no se está alcanzando en la Fiscalía y que, desde luego, exige tanto para denunciantes como para denunciados el mejor asesoramiento.

Ha recuperado 10,4 millones de euros efectivos para las arcas públicas. ¿Cómo lo ha conseguido?

Sí, es una de las cosas de las que más orgulloso me siento porque ya desde 2014 he venido aprendiendo de un maestro, un teniente coronel de la Guardia Civil, que se llama Vicente Corral, actualmente en Bruselas, que me enseñó muchísimo sobre la recuperación de activos, lo importante que es para el Estado no quedarse solo con la condena de prisión o de la que sea al responsable del delito, sino el resarcimiento a la víctima, sea el Estado o el particular víctima de ese delito.

He intervenido con sentencias condenatorias en todo tipo de delitos de corrupción y económicos, siendo mi especialidad la descapitalización empresarial y el Derecho Penal de la persona jurídica. Además, me ha interesado el ámbito de las insolvencias concursales porque he visto que es un pozo sin fondo de defraudación al que no se le presta la debida atención y normalmente se defrauda todavía más que en los clásicos delitos contra la Hacienda Pública o contra la Seguridad Social, y sin ningún tipo de control por parte de las administraciones de lo que está pasando ahí.

¿Cuándo decidió que abandonaría la Carrera Fiscal y que se pasaría al ejercicio de la Abogacía?

Hace un año, cuando recibí una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia en la que se rechazaba mi recurso por la delegación de delitos económicos de La Coruña. 

No hizo caso a la alegación de que el otro solicitante ni tenía sello de entrada en registro ni valoraba mi currículum de 57 páginas frente a las dos del otro, entonces vi que no iba a tener tutela ni dentro ni fuera de la carrera y pensé  «me voy a crear mi propia carrera profesional, porque voy a ver pasar los mejores procedimientos y los mejores juicios, y me voy a quedar haciendo alcoholemias toda la vida como siga con esta dinámica».

El pasado fin de semana abandonó la presidencia de la APIF, que ostentaba desde desde diciembre de 2019, y en la que le sucede Salvador Viada. ¿Qué balance hace de esta etapa al frente de la asociación? 

Me tocó vivir una época muy convulsa porque a los tres meses de haber sido nombrado estalló la pandemia, con una situación de confinamiento, de minimización de las garantías ciudadanas, hasta el punto de que el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional el primer estado de alarma, por lo que es presumible que el segundo también lo sea.

Comencé en la asociación en una situación en la que la fiscal general del Estado se permitió ordenar a los fiscales ir a trabajar sin los medios de protección personal, razón por la que tuvimos que presentar una solicitud de medidas cautelares, que nos estimó un juzgado de lo Social de Madrid ordenando a Delgado que nos proporcionase esos medios de protección antes de tener que trabajar.

También tuvimos que recurrir ante los Juzgados una decisión de la Fiscalía en la que a la última promoción de los fiscales en prácticas, la 58ª, injustificadamente les quitaban la mitad de sus vacaciones, a lo que echaron marcha atrás en el último momento a raíz de esta demanda.

Y aparte de otras cosas menores también está la demanda por riesgos laborales por carecer a fecha de 2021 de un plan de prevención de riesgos laborales, siendo obligatorio desde 1995, es impensable que nos encontremos en esta situación cuando la Fiscalía acusa en accidentes laborales a empresas que carecen de dichos programas.

Bajo su presidencia, la APIF también reclamó, entre otras cosas, que se potencien las sustituciones profesionales de los fiscales titulares y mejoras laborales por penosidad en ciertos destinos… 

Así es. Es increíble que haya fiscales interinos que lleven 30 años en algunas ciudades y fiscales de carrera no puedan acceder a las plazas en sus municipios de origen, con la penosidad que supone vivir alejado de la familia y sin un pronóstico temporal claro de poder volver a casa.

Además, es necesario dotar mejor económicamente algunas plazas como son las de Cataluña y el Campo de Gibraltar por la singularidad del trabajo que se está teniendo que llevar a cabo allí. Por ejemplo, al fiscal jefe de Algeciras le han pinchado ya varias veces la ruedas del coche personal.

¿Qué opina de la elección de Viada para la presidencia de la APIF?

Es una elección inmejorable. Salvador Viada, además de su veteranía, ha trabajado ha trabajado en Anticorrupción desde 1995, cuando se creó, hasta 2003, momento en el que le contrataron en el Tribunal Penal Internacional en La Haya, donde estuvo tres años y medio como fiscal para los crímenes de guerra de la antigua Yugoslavia, y en 2006 fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo, con lo que también ha acumulado muchísima experiencia en la casación penal. 

Desde hace una par de años usted también dirige los congresos organizados SF Formación y la Universidad de Castilla-La Mancha, varios de ellos dedicados a Penal Económico, el Congreso práctico de planes de cumplimiento normativo, y el I Congreso sobre derecho penal económico: presente y futuro a revisión, en ambos con los magistrados del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar, Antonio del Moral García y Miguel Colmenero Menéndez de Luarca, entre los ponentes. ¿Van a continuar con los congresos? 

Sí. Estamos esperando a que se alcen ya las restricciones de aforo por el Covid para poder hacerlos presenciales. La gente está ansiosa de verse y el Covid nos ha afectado muchísimo a esa faceta social que tiene el hombre, como ya decía Aristóteles.

Esperamos celebrar ya en la próxima primavera algún congreso presencial en Madrid.

¿Seguirán con los de Derecho Penal Económico?

Sí. En el Congreso de ‘Compliance’, celebrado el pasado febrero, abordemos desde un enfoque práctico cómo implementar y ejecutar un programa de cumplimiento normativo (o compliance program), atendiendo a las problemáticas que en el día a día se encuentran implementadores y profesionales del sector.

En el de Derecho Penal Económico, que tuvo lugar en abril, se abordaron los delitos contra la Hacienda Pública, Seguridad Social, fraude de subvenciones y el contrabando, las problemáticas actuales de la auditoría, contabilidad, fraude interno e investigaciones internas, el cibercrimen relacionado con el Derecho Penal Económico, y las criptomonedas. También se hizo un análisis del proceso de Bankia, de los delitos societarios e insolvencias punibles, la administración de hecho y de derecho, el blanqueo de capitales, la doctrina Falciani, y se abordaron cuestiones del derecho penal de la persona jurídica y de la corrupción en el ámbito del deporte.

En los próximos tocaremos otras muchas cuestiones novedosas. 

Ha publicado en Twitter un mensaje de despedida de la Fiscalía en el que agradece a sus compañeros, especialmente a los de la APIF, funcionarios de la oficina fiscal, de los juzgados y tribunales, entre ellos el Juzgado de Instrucción 8 de La Coruña, a jueces y letrados de la administración de justicia el muy buen trato recibido.

También ha tenido palabras de agradecimiento para la Policía Judicial y muy singularmente para la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Coruña, y el Seprona, Vigilancia Aduanera y el grupo de blanqueo de la Policía Nacional. A todos ellos les dice que ha sido un honor. 

Ha sido un honor, sí. Me llevo un grato recuerdo de los compañeros.

¿Está bien preparada la Policía Judicial española?

SÍ, sin duda. Están haciendo un esfuerzo muy importante para mantenerse siempre formados. Está claro que son muy dignos defensores de los valores constitucionales.

A su mensaje de despedida han contestado numerosos compañeros del mundo de la justicia. «La Fiscalía se lo pierde. Bienvenido al lado bueno de la sala de vistas. Un honor tenerte como compañero… y un alivio librarme de tenerte en frente como fiscal», ha señalado el abogado penalista José María de Pablo.

«Messi se fue del Barça y Frago de la Fiscalía. No soy mucho de alabar a nadie. Pero si finalmente acabas de abogado y tuviera un problema penal, te intentaría contratar de abogado. Y mira que conozco a la llamada “elite” de la defensa penal», ha manifestado también el tuitero @penal_de_pena.

«Aunque me duele verte marchar, te deseo todos los éxitos del mundo en tu nueva andadura, siempre y cuando no te lleves por delante una operación de la UCO, claro, en cuyo caso me reservo el derecho de revisar los términos de nuestra amistad», ha publicado Vicente Corral, a quien antes se ha referido. Estos son solo algunos de esos mensajes…

He recibido muchísimas muestras de cariño de compañeros que lamentan mi marcha y lamento perder a tan buenos compañeros. 

¿Está ilusionado con esta nueva andadura?

Muy ilusionado. También estoy recibiendo muchísimos mensajes de bienvenida del mundo de la Abogacía, que siempre me trató muy bien como fiscal, y a los que espero corresponderles como merecen.