Firmas

Sostenibilidad empresarial: Una cuestión de supervivencia en la vieja Europa

Macarena Perona
Sostenibilidad empresarial: Una cuestión de supervivencia en la vieja Europa
La columnista, Macarena Perona, directora de Comunicación de Carrillo Asesores, explicá por qué es vital la implementación de una política de sostenibilidad en las empresas.
31/12/2021 06:47
|
Actualizado: 30/12/2021 21:06
|

Los tiempos han cambiado. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los hechos. Anteriormente, encontrábamos empresas que no tenían ningún tipo de responsabilidad social o medioambiental y se dedicaban únicamente a obtener beneficios a cualquier coste. Incluso, dando igual el estado anímico de los trabajadores, arrasando con el medioambiente o sin preocuparse de la comunidad que tienen alrededor.

Hoy en día, todas las empresas tenemos el objetivo de poder mantener permanente nuestra actividad, pero teniendo en cuenta tanto factores sociales como medioambientales, humanos y económicos.

Esto es lo que se denomina, sostenibilidad empresarial; poder sostener nuestra actividad en el futuro, pero también mirando por lo que nos rodea.

Este, es un concepto que en la actualidad ha llegado mucho más allá del mero compromiso de una empresa, ya que incluso son los consumidores (y los nuevos ciudadanos millenials) los que valoran más positivamente a empresas sostenibles y, por lo tanto, es más probable que compren allí.

Ahora, los consumidores, llevan a cabo actos de compra responsables y ya no miran solo el producto o servicio que compran, sino la humanidad que hay detrás de la organización.

Por todo esto, la sostenibilidad empresarial parece que se convertirá cada vez más en una cuestión de supervivencia, pues las empresas que tienen éxito hoy, son aquellas que crean un valor a largo plazo para sí mismos y para los que les rodean.

UN FACTOR DIFERENCIAL

De hecho, según el informe Opportunity Strategy CEO 2019, que elaborado en parte por el Pacto Mundial entre más de 1.000 directivos de empresas de 100 países y 25 sectores diferentes, “el 70 % de los directores ejecutivos piensa que demostrar el compromiso social de su empresa es un factor diferencial frente a la competencia”.

Aunque, a pesar de que la sostenibilidad empresarial es el tema que vamos a tratar, ¿cuántos tipos de responsabilidad podemos encontrar?

• En primer lugar, y las más conocida, la sostenibilidad ambiental. El principal enfoque de este tipo de sostenibilidad, es poner en el centro a los recursos naturales. La manera de preservarlos es través de fomentar la responsabilidad de lo ecológico en los ciudadanos para que el ser humano evolucione, pero cuidando siempre el mundo en el que vive. Aquí, también podemos incluir la sostenibilidad energética.

• Por otro lado, la sostenibilidad social. Aquí, se busca poner en el foco a los valores que impulsan una sociedad y una cultura mejor, y la apuesta por el talento. Es decir, alcanzar niveles satisfactorios en educación, una población que se involucre de verdad en causas sociales, poder tener un buen nivel de vida… etc.

• Para concluir, otro de los gigantes de la sostenibilidad, es la sostenibilidad económica. Esta, se basa en gestionar mejor los recursos para que, cuidándolos, nos puedan durar más tiempo y así generar beneficios a largo plazo de manera cuidadosa y responsable.

La sostenibilidad económica, es el ejemplo más claro de los distintos tipos que podemos aplicar en nuestra compañía. Concretamente, a través de la conocida economía circular. Esta economía circular, consiste en la optimización de recursos, la reducción en el consumo de materias primas y el aprovechamiento de los residuos, reciclándolos para darles una nueva vida y convertirlos así en nuevos productos y consiguiendo alargar la vida de los propios recursos. En definitiva, darle más valor a los recursos que obtenemos de las materias primas.

QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE LA ECONOMÍA CIRCULAR Y LA LINEAL

La economía que hasta ahora hemos venido aplicando todas las organizaciones era una economía lineal, es decir, extraemos los recursos, producimos el bien, lo consumimos y, por último, lo acabamos tirando.

En cambio, este nuevo modelo circular, permite seguir continuando el ciclo sin necesidad de acabar con la vida de nuestros recursos. Asimismo, lo que propone la economía circular es que cuando hayamos consumido el producto, aprovechemos recursos del mismo, reutilizando y reciclando para no tener que extraer nuevas materias primas.

Evidentemente, la explicación del origen del nuevo modelo circular, se debe a la sociedad cada vez más consumista que tenemos y la aceleración que estamos viviendo en el consumo.    

Hay grandes empresas que ya están poniendo en marcha esta economía circular. Por ejemplo, Nike con su nuevo movimiento “Move to zero”, utiliza botellas de plástico para crear las camisetas de los equipos de fútbol a los que patrocina.

Otro modelo a seguir, es Lego, que además de reducir el embalaje de sus juguetes, se ha propuesto trabajar con energía 100 % renovable con el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono en el próximo año 2022.

MEJORA LA IMAGEN DE NUESTRA EMPRESA

La economía circular, no solo nos va a ayudar a colaborar más con el medioambiente, sino a mejorar la imagen de nuestra empresa. Esto, lo podemos conseguir por ejemplo con la certificación de residuos cero en nuestra compañía.

Dicho sello, lo puede obtener cualquier organización de cualquier sector que garantice el reciclado, la valorización energética o la reutilización de los residuos que genera, evitando de esta manera que acaben en el vertedero.

Destacar también, que la optimización de los residuos puede comportar también beneficios económicos para nosotros, ya que una buena gestión de los residuos nos puede aportar una reducción en los propios costes de gestión y conseguir así incrementar nuestros beneficios mensuales.

Otra buena manera de ser transparentes con nuestros clientes y demostrar que realmente estamos llevando a cabo estrategias y políticas propias de la economía circular puede ser a través de la publicación de informes anuales.

Esta estrategia, puede diferenciarnos de nuestros competidores y mostrar a nuestros clientes el grado de compromiso que tenemos con el planeta.

ESTRATEGIAS PARA IMPLEMENTAR UNA CULTURA DE SOSTENIBILIDAD  

Ahora bien, ¿cómo podemos desarrollar una cultura de sostenibilidad en nuestra empresa? Hay muchas estrategias que nos van a permitir tener una empresa sostenible, algunas de ellas son:

1. Lo que hace no tanto parecía futuro, pero ya es presente, la digitalización. Esta, te puede ayudar a: disponer de más tiempo, ser más ágil y utilizar menos recursos naturales. La digitalización ayudará a nuestra empresa a que tenga una comunicación mucho más fluida, tanto en el seno de la propia empresa entre los distintos departamentos, como a la hora de comunicarnos con nuestros clientes o proveedores. Además, la velocidad y transparencia digital, es algo que los consumidores valoran cada vez más.

2. La sostenibilidad empresarial implica también una mayor preocupación por nuestros trabajadores. Esto, lo podemos conseguir a través de favorecer las relaciones humanas, la inteligencia colectiva y aumentar las responsabilidades compartidas con toda la organización. Además, hay que destacar que las empresas son mejores cuando escuchan a todas las partes implicadas en su negocio, ya que todos se sienten más involucrados y hacen suyo el propósito de la compañía.  

4. Otra manera, es a través del comercio justo. Comprometiéndonos a respetar la idiosincrasia de los pueblos, sus tradiciones, sus culturas y sus derechos humanos básicos. Por ejemplo, Starbucks, se comprometió a abastecerse de café de manera ética y transparente en 2008 y en la actualidad todo su café proviene del comercio justo, una práctica acreditada por terceros.

5. Por último, un plan de ahorro, nos permitirá ir un paso más allá. Tener un fondo donde podamos ir ingresando dinero poco a poco, nos hará poder llevar los tiempos de crisis o de eventos desfavorables con más facilidad.

GOBIERNO CORPORATIVO

Se trata en definitiva de dotar a las empresas de un Gobierno Corporativo que se dedique en gran parte a pensar la estrategia integral de la compañía, que le permita aportar valor en sí misma a la empresa y a sus stakeholders, ya sean clientes, proveedores, colaboradores, etc., pues ello repercutirá en el mercado y a su vez en el propio ser de la compañía.

Para terminar, es necesario destacar que la sostenibilidad en los negocios no es algo que solo esté promoviendo el sector privado, sino que las mayores instituciones mundiales como la Unión Europea, están trabajando para fomentarla.

Tanto es así, que la Unión Europa ha anunciado este 2021 la creación de unos fondos conocidos como “NextGenerationEU”.

Estos, son unos fondos de un total de 800.000 millones de euros, que contribuirán a reparar los daños económicos y sociales inmediatos causados por la pandemia de coronavirus.

Con ello, se busca que la Europa posterior al COVID-19 sea más ecológica, más digital, más resiliente y mejor adaptada a los retos actuales y futuros.

Es decir, fondos para los que la vieja Europa quiere distinguirse de los grandes competidores en tecnología como sea Asia y EEUU, y otras acciones en las que sinceramente algunas empresas europeas no pueden aportar valor.

Pero, seguimos siendo el continente en el que las empresas quieren mirarse, y qué mejor forma de demostrar nuestro buen hacer como empresarios, que adoptando una estrategia empresarial global, que también incluya la sostenibilidad desde todos los puntos de vista que hoy hemos analizado.

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Macarena Perona:
Últimas Firmas