Arriaga Asociados denuncia ante el CGPJ el ‘colapso crónico’ del Juzgado 101 Bis de Madrid, especializado en cláusulas abusivas
Este firma, dirigida por Jesús María Ruiz de Arriaga, asegura que "hay consumidores que conocerán su sentencia seis años después de presentar su demanda", y frente a esta situación "más recursos para dicho Juzgado de Madrid, tanto técnicos como humanos".

Arriaga Asociados denuncia ante el CGPJ el ‘colapso crónico’ del Juzgado 101 Bis de Madrid, especializado en cláusulas abusivas

Señala que fue habilitado para asuntos como cláusulas suelo, gastos hipotecarios, IRPH o Multidivisa y que actualmente está atascado, y anuncia que en las próximas semanas también alertará de ello al Defensor del Pueblo, entre otras instituciones y personalidades
|
11/5/2022 13:12
|
Actualizado: 11/5/2022 14:09
|

Arriaga Asociados ha presentado hoy una queja formal ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) advirtiendo del «colapso crónico» del Juzgado 101 Bis de Madrid, especializado en cláusulas abusivas.

Según expone este bufete, dirigido por Jesús María Ruiz de Arriaga, representa «a más de 31.000 clientes perjudicados por la parálisis del juzgado 101 Bis, creado al efecto de dar salida a casos que afectaban de manera masiva a consumidores como las cláusulas suelo, los gastos hipotecarios, el índice IRPH o la hipoteca multidivisa».

Explica que los más de 31.000 casos que ha tramitado el despacho en el 101 Bis, que se encuentran actualmente en distintas fases procesales, tienen en común que «el 90% fue presentado ya entre los años 2017 y 2019». 

«La situación de este juzgado es de parálisis total», sostiene Ruiz de Arriaga. Afirma que dicho juzgado «no dispone de recursos suficientes para abordar todo el trabajo y se encuentra colapsado, como demuestra que casi 20.000 (19.898) de los 31.000 casos presentados por Arriaga en este Juzgado, no se ha emitido a los abogados ni a los procuradores ningún tipo de noticia o notificación desde la presentación de la demanda en el citado Juzgado».

Afirma que insistirá oficialmente en que actualmente las circunstancias hacen que resulte «absolutamente necesario destinar más recursos a dicho Juzgado de Madrid, tanto técnicos como humanos». Por ello, Arriaga Asociados pondrá en marcha una serie de acciones para informar de la situación «y exigir que la reclamación sea un verdadero derecho de los consumidores, acudiendo a las instancias que sean necesarias».

Anuncia que también denunciará la situación del «retraso de los procesos» de este Juzgado ante otras instituciones. Según informa, en las próximas semanas presentará una queja y solicitud de amparo ante el Defensor del Pueblo, y solicitará una reunión con la magistrada María Jesús del Barco, juez decana de Madrid, para exponerle esta problemática.

Además, presentará una queja ante la Consejería de Justicia de la Comunidad de Madrid, y solicitará «ayuda y amparo» al Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), al Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), al Colegio de Procuradores de Madrid (ICPM) y al Consejo General de Procuradores de España (CGPE).

Arriaga Asociados destaca que no es la única que señala «la ineficiencia del Juzgado 101 Bis y su falta de recursos». En este sentido, indica que el Defensor de Pueblo, puso de manifiesto en sus últimos informes «la preocupante situación de los juzgados especializados, llegando incluso a realizar advertencias y recomendaciones tanto al Ministerio de Justicia, como al CGPJ, instando tanto a la creación de un nuevo juzgado de primera instancia en Madrid, como a la modificación de las competencias de los juzgados en relación a asuntos bancarios con multitud de afectados».

JUZGADOS CREADOS PARA NO COLAPSAR EL SISTEMA JUDICIAL

La firma recuerda que este tipo de juzgados especializados en cláusulas abusivas fueron creados por el CGPJ en 2017 ante el aluvión de denuncias solicitando la anulación de las mismas, y que el objetivo de su creación es que estuvieran dedicados «de manera exclusiva y no excluyente a litigios relacionados con las condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias cuyo prestatario sea una persona física, es decir, hipotecas».

Apunta que «la intención era no colapsar el sistema judicial» y canalizar todos estos asuntos a través de un único juzgado, haciendo que el resto de procedimientos no se vieran perjudicados por las reclamaciones masivas de cláusulas abusivas.

Ruiz de Arriaga manifiesta que «si bien en otros territorios esta medida de creación de tribunales específicos pudo surtir efecto, en Madrid se ha acabado produciendo el efecto contrario». «La cantidad de procedimientos a tramitar es tan alta y los recursos son tan bajos, que el 101 Bis se ha convertido en un cuello de botella, que hace que el proceso sea aún más lento de lo normal y que las sentencias vayan saliendo con cuentagotas», asegura.

Y afirma que «los consumidores madrileños llevan sufriendo estos efectos desde el nacimiento de los juzgados especializados», pero que con el transcurso de los años se han ido acumulando asuntos, lo que hace que actualmente se están conociendo sentencias del 101 Bis cuyas demandas se interpusieron en 2018; es decir, hace cuatro años.

A esto se añade, según explica, «que, solo en admitir a trámite la demanda, este juzgado está tardando entre 30 y 40 meses», por lo que «no solamente no se está mitigando el problema sino que el escenario empeora». Jesús María Ruiz de Arriaga lamenta que la consecuencia inevitable será que «habrá consumidores que conozcan su sentencia 6 años después de presentar la demanda».

«Si comparamos los plazos de tiempo del Juzgado especializado de Madrid con la media nacional, obtenemos que tardaríamos en conocer la admisión a trámite de nuestro asunto únicamente en 5 meses, frente a los 40 del especializado de Madrid. Las consecuencias de esta situación se materializan en que los consumidores ven vulnerados sus derechos, en concreto se impide el acceso a la tutela judicial efectiva«, argumenta este letrado.

Para Arriaga Asociados, parece «un efecto disuasorio», ya que «si un cliente sabe que puede tardar en resolver su asunto mínimo cuatro años, probablemente desista de su intención».

El despacho que denuncia esta situación recuerda que no se puede hacer nada para agilizar estos tiempos, ya que por Ley las demandas han de ser presentadas en el partido judicial correspondiente según el domicilio del cliente, con lo cual no es posible elegir Juzgados menos colapsados para presentar las demandas de los representados. Por ello, pide medidas urgentes.

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales