El PSOE votó a favor de despenalizar las injurias a la Corona junto con ERC, Bildu, PNV, Izquierda Confederal y Junts
Manifestantes independentistas quemando fotografías de Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una concentración de protesta por su presencia en Barcelona. Foto: Kike Rincón/EP

El PSOE votó a favor de despenalizar las injurias a la Corona junto con ERC, Bildu, PNV, Izquierda Confederal y Junts

|
26/5/2022 06:49
|
Actualizado: 26/5/2022 01:33
|

El PSOE votó ayer en el Senado, junto a ERC, Bildu, PNV, Izquierda Confederal y Junts, una proposición de ley para modificar el Código Penal con el fin de despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España, como la quema de banderas, a pesar de que en el Pleno haya sido crítico con los promotores, por lo que ha quedado aprobada su toma en consideración.

Finalmente, el Senado tomó en consideración la propuesta presentada por Esquerra Republicana y EH Bildu con 145 síes.

Votaron ‘no’ 111 senadores, entre ellos los de Vox, Ciudadanos y PP, cuyo líder, Alberto Núñez Feijóo, presenció la sesión plenaria desde su escaño después de tomar posesión esta mañana como senador.

En su intervención, el senador del PSOE Artemi Vicent Rallo calificó de «ventajista» el debate por plantearse en plena polémica por Juan Carlos I.

Según él, hay que garantizar, «por supuesto», las críticas a cualquier poder, pero dijo que esta proposición queda fuera de los planteamientos socialistas, pues lo que buscan sus promotores, ERC-Bildu, es eliminar la Corona.

Para el senador socialista, «el propósito de ERC hoy es traer al Senado el debate sobre la legitimidad de la monarquía en el sistema constitucional, un debate ventajista, porque aprovecha este momento», con la polémica por las conductas de Juan Carlos I y su reciente viaje de vuelta a España, «para confrontar con la derecha».

Rallo acusó también a la oposición de ser una derecha «pseudodinástica» y partidaria de un patriotismo «cerril, estéril y montaraz».

«Los socialistas mantenemos nuestro compromiso con el pacto constituyente de 1978 y defendemos sin reservas las instituciones constitucionales, todas, porque es defender» la época de mayor «paz, progreso y bienestar», afirmó el senador.

Además, Rallo interpeló a la representante de ERC y le recriminó que se considere «más republicana» que la bancada socialista. El PSOE, según el senador, tiene una «inequívoca tradición» en defensa de la república y la «soberanía popular».

«INVIOLABILIDAD» DE LA CORONA

El debate en el Pleno estuvo monopolizado por las críticas, desde los partidos favorables a la proposición, a Juan Carlos I, sobre todo a raíz de su reciente viaje a Galicia y Madrid.

El PSOE insistió en reclamar explicaciones al Rey Emérito y apostó por modernizar la Casa Real, pero criticó que la propuesta de ley lo que quiere es destruir la legitimidad de la monarquía.

Desde Esquerra, la senadora Laura Castel fue la encargada de defender en la tribuna la proposición de ley, cuyos motivos están relacionados con la libertad de expresión y piden «tomar ejemplo» de otros países de «larga tradición democrática», como Estados Unidos, ya que, para ellos, «una democracia moderna debe asegurar a la ciudadanía su pleno derecho de la libertad de expresión».

Bajo el criterio de ERC, mientras se mantenga esta tipificación, «siempre» podrá haber una acusación de «orden político» que acarree «consecuencias», para lo que ha citado como ejemplo que, en 2020, la Fiscalía de la Audiencia Nacional abrió diligencias por injurias a la Corona a la política andaluza Teresa Rodríguez, a la gallega Ana Pontón y el ahora presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, por declaraciones que «se amparaban» en la libertad de expresión.

Castel abogó por el derecho a expresar ideas contrarias a la monarquía, aunque sean ofensivas, ante la «inviolabilidad» de la Corona.

Consideró que castigar las injurias y los ultrajes es un «freno» y un «efecto disuasorio» para no decir lo que se piensa.

«La protección de la libertad de expresión tiene su razón de ser en aquellas manifestaciones que puedan provocar debate, polémica o indignación, o incluso herir sensibilidades», subrayó.

En el documento, ERC y Bildu sostienen que «el Estado español debe superar estas censuras que tipifican como delitos la quema de banderas o la injuria a la Corona desde un concepto de sacralización de la imagen del rey y de su familia», antes de criticar la «persecución» que, a su juicio, han sufrido personas, artistas o revistas satíricas «por hacer uso de su libertad de expresión».

En su intervención destacó el caso del rapero Valtònyc.

RIFIRRAFE MULET-PP

De su parte se colocó Carlos Mulet, de Compromís, que mantuvo un encontronazo con los senadores del PP, a los que acusó de corruptos, ladrones, fascistas y sinvergüenzas, provocando que la vicepresidenta primera del Senado, Cristina Narbona, le llamara la atención.

También Vicenç Vidal, de Més, y Josep María Cervera, de Junts, respaldaron la iniciativa.

El PNV, a través de su senador Imanol Landa, ofreció su apoyo a la proposición al ver necesario una revisión del Código Penal, pero explicó que requiere matices y una reflexión «sosegada».

Los senadores María Salom (PP), Miguel Sánchez (Ciudadanos), Yolanda Merelo (Vox) y Alberto Catalán (Unión del Pueblo Navarro) cargaron contra la propuesta, al coincidir en afirmar que los impulsores de la proposición quieren tener «barra libre» para insultar «sin límites» a la Casa Real y desprestigiar, sin castigo penal, los símbolos de España, como su bandera y su himno.

«El Rey Juan Carlos ha hecho más por nuestra democracia que todos los que estamos aquí y tuvo un papel determinante para frenar el 23-F», como Felipe VI en el «1 de octubre de 2017», ante el referéndum ilegal de la Generalitat. «Ahí estuvo la Corona», dijo Salom.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política